Paraísos fiscales: El último estudio de Piketty: el dinero en paraísos fiscales se ha disparado un 1.400%. Noticias de Economía
Desde los ochenta hasta 2007

El último estudio de Piketty: el dinero en paraísos fiscales se ha disparado un 1.400%

Los españoles tienen el 11% de su riqueza en paraísos fiscales y el 8,6% sin declarar al Fisco. La desigualdad en el mundo no ha dejado de crecer en toda la crisis.

Foto: Ilustración: Raúl Arias.
Ilustración: Raúl Arias.

Los Papeles de Panamá y los Papeles del Paraíso vinieron a ejemplificar una realidad que sufre España: la riqueza sin declarar en los paraísos fiscales. Estos casos eran la punta del iceberg y mostraban que existía debajo un gran volumen de activos ocultos al Fisco. Por primera vez se ha realizado un estudio global de activos 'offshore' en un informe elaborado por World Inequality Lab y que ha estado coordinado por Thomas Piketty, entre otros investigadores.

El informe muestra que el dinero que mantienen los españoles sin declarar en paraísos fiscales se disparó a partir de los ochenta, coincidiendo con una época en la que empezaron a aparecer grandes fortunas en el país. Según estiman los autores del 'paper', la riqueza pasó de los 10.000 millones de euros en 1985 al entorno de los 150.000 millones en 2005 (datos en euros constantes de 2016).

Esto significa que el dinero oculto al Fisco en paraísos fiscales se disparó un 1.400% en apenas dos décadas. “El valor de los activos offshore creció rápidamente durante los ochenta, noventa y principios de los dos mil antes de estabilizarse tras 2007, cuando las autoridades españolas se volvieron más estrictas contra el fraude fiscal y la evasión”, explican los autores del estudio.

Fraude
Fraude

El dinero sin declarar de los españoles en paraísos fiscales supone en torno al 15% del PIB y el 8,6% de los activos totales de las familias. “La media global es que los países tengan un 8% de su riqueza en paraísos fiscales, pero España tiene el 11%, de la que el 8,6% está sin declarar”, señala Clara Martínez-Toledano, investigadora que ha tratado los datos de España. La mayor parte de esta riqueza está invertida en fondos de inversión, que representan el 50% del total de activos, según el estudio; mientras que el 30% son capital en acciones, el 18% son depósitos y el 2% restante, seguros de vida.

En el año 2012 la tendencia de crecimiento del dinero oculto en paraísos fiscales cambió, coincidiendo con la amnistía fiscal impulsada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. Hasta 2015 el valor de los activos 'offshore' se redujo en algo más de 5.000 millones de euros.

La media global es que los países tengan un 8% de su riqueza en paraísos fiscales, pero España tiene el 11%

Como son las grandes fortunas quienes tienen estructuras fiscales para defraudar a Hacienda, el hecho de que esta riqueza no aparezca en las estadísticas oficiales distorsiona la evolución de la desigualdad en el país. Si se tienen en cuenta solo los activos declarados, España es uno de los países que mejor superó la crisis sin aumentar la diferencia de riqueza entre las clases populares, medias y privilegiadas. Sin embargo, cuando se incorporan los ahorros 'offshore', el escenario cambia notablemente, lo que muestra que los ricos han aumentado su participación en la riqueza nacional, pero la tienen oculta a la Agencia Tributaria, con lo que no contribuyen a la solidaridad.

[La UE dicta una lista de paraísos fiscales descafeinada]

El 1% de la población más privilegiada, que es quien tiene dinero en los paraísos fiscales, aglutina un total del 24% de la riqueza del país, por encima del 21% que tendrían sin contabilizar los activos 'offshore'. “Esta diferencia es remarcable, ya que en los últimos años el país experimentó un boom de la vivienda y el precio de los activos financieros y no financieros creció considerablemente”. En otras palabras, si la participación del 1% en la riqueza nacional fue creciente, se debió a que sus activos ocultos aumentaron más rápido que el resto.

La inversión en vivienda es una de las características más peculiares de la riqueza de las familias españolas en comparación con el resto del mundo. España es un país de propietarios, lo que ha permitido que prácticamente todas las clases sociales se beneficiaran de la subida de precios en los años de burbuja y sufrieran con el desplome tras su estallido. La consecuencia es que la concentración de la riqueza (si se excluyen los activos 'offshore') se ha mantenido estable en las últimas décadas.

Además, la subida continua de los precios de las casas desde los ochenta ha provocado que la riqueza de las familias aumentara con fuerza. Tal es así que antes de la crisis, las familias españolas tenían una riqueza equivalente al 750% de la renta nacional, el dato más alto de todos los países analizados. Esta es una peculiaridad de España que permite a las familias participar de las ganancias del capital y equilibrar el reparto de la riqueza.

Impuestos contra la desigualdad

Los investigadores han analizado la evolución de la distribución de la riqueza y la renta en los principales países del mundo y han localizado que Europa es el único refugio contra el crecimiento de la desigualdad durante las tres últimas décadas. Por ejemplo, en el caso de la renta, el 10% superior consigue en Europa el 37% de los ingresos totales, mientras que en Estados Unidos y Canadá consiguen el 47% (10 puntos más) y en Medio Oriente sube hasta el 61%.

Renta
Renta

Europa ha conseguido mantener relativamente estable la desigualdad desde los años ochenta, algo que no ha ocurrido en el resto del mundo. Por ejemplo, en 1980 el punto de partida de Europa y EEUU-Canadá era casi el mismo: en torno al 35% de la renta se concentraba en el 10% más privilegiado. Sin embargo, a medida que pasaban los años, la brecha se iba ampliando, hasta el punto de llegar a 2016 con 10 puntos de diferencia.

[La OCDE destapa que la desigualdad se ensancha]

Sin embargo, los países en los que más rápido ha crecido la desigualdad ha sido en los emergentes, especialmente en aquellos que venían de sistemas comunistas o socialistas. En Rusia, por ejemplo, país en el que el 10% privilegiado concentraba el 20% de la renta en los ochenta, pasó a controlar más del 50% antes de la crisis, más del doble.

Esta diferencia en el reparto de los ingresos se debe principalmente al estado de bienestar, explican los autores del estudio. Por una parte, los sistemas tributarios progresivos obligan a hacer un esfuerzo contributivo mayor a las clases altas. Por otra parte, las transferencias y los servicios que van a las rentas bajas mejora sus ingresos totales, lo que completa la labor redistributiva. Por último, los países con una educación pública de calidad y que garantice la igualdad de oportunidades contribuye a equilibrar el retorno que consiguen esas generaciones.

Este estado de bienestar que caracteriza a las economías europeas no se repite en el resto del globo. La consecuencia es que en el conjunto del mundo la desigualdad no ha dejado de crecer durante toda la crisis. En EEUU, la renta del 1% superó a la del 50% más pobre en 1995 y en la actualidad es ya 7 puntos superior (el 20% de los ricos frente al 13% de los pobres). Por el contrario, en los países de Europa Occidental, el 50% más pobre todavía tiene más renta que el 1% rico: el 22% frente al 12%.

Renta
Renta

En cuanto al reparto de la riqueza, el estudio pone de manifiesto que durante la crisis las clases privilegiadas han mejorado continuamente su posición, mientras que las clases medias están estancadas y las populares han perdido peso. El 0,1% más rico del mundo (mundo entendido como China, Europa y EEUU) tenían en 1985 menos del 10% de todos los activos y en 2015 ya superaban el 15%.

Los investigadores advierten que si se mantienen las condiciones y la tendencia actual, la desigualdad seguirá creciendo rápidamente en las próximas décadas. El deterioro llegará a tal punto que el 0,1% más rico tendrá tantos activos como todas las clases medias (percentiles del 50 al 90). Sin embargo, si se aplican instrumentos fiscales de redistribución como existen en Europa, la desigualdad global no solo se frenará, sino que se reducirá en las próximas décadas, explican los investigadores.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios