también se revisaría la cuantía de la pensión máxima

El PP se abre a negociar la eliminación de los topes de cotización a las pensiones

La reforma de las pensiones, tras desbloquearse la formación de Gobierno, está más cerca. El PP está abierto a negociar el 'destope' de las cotizaciones sociales

Foto: El líder del PP, Mariano Rajoy, durante una rueda de prensa. (EFE)
El líder del PP, Mariano Rajoy, durante una rueda de prensa. (EFE)

La reforma de las pensiones será el eje de la próxima legislatura. Y el Partido Popular, que ya se ha asegurado la continuidad en el Gobierno, tiene sobre la mesa algunas de las reformas que propondrá en la comisión del Pacto de Toledo.

Lo relevante, según fuentes de absoluta solvencia, es lograr un acuerdo con el Partido Socialista. A ese pacto se debería sumar Ciudadanos, y de esta manera se crearía un gran bloque parlamentario capaz de asegurar la sostenibilidad de las pensiones para volver a sacarlas del debate político durante algún tiempo. Ese bloque estaría respaldado por el 72% de los 350 diputados del Congreso.

El problema para iniciar las conversaciones es que el PSOE y el resto de partidos han cambiado a sus portavoces en la comisión del Pacto de Toledo, por lo que no hay un interlocutor claro (salvo en el caso del diputado Carles Campuzano, de la antigua Convergència).

El Partido Popular y el PSOE —también CCOO— coinciden en que lo urgente es atacar el problema de las pensiones desde el lado de los ingresos —lo prioritario ahora no son los gastos—, y en este sentido, está abierto a negociar la eliminación de los topes que hoy existen tanto en las cuantía de las bases de las cotizaciones como en la cantidad que hoy perciben los pensionistas. Es decir, habría ‘destope’, pero siempre que se mantuviera una cierta proporcionalidad, ya que no tendría sentido elevar las bases máximas de cotización actuales (3.642 euros mensuales) y, en paralelo, no elevar la cuantía máxima (2.567,28 euros brutos mensuales).

Hoy, se asegura, hay más de 1,2 millones de trabajadores que cotizan por las bases máximas, pero habida cuenta de que en muchos casos sus salarios reales son más elevados que el tope de cotización, la Seguridad Social deja de ingresar una buena cantidad de dinero. Algunos estudios han calculado que si se gravara esta base exenta, la recaudación por contingencias comunes aumentaría en 7.577 millones de euros, que pagarían trabajadores y empresas en función del reparto de sus cuotas de cotización.

En los últimos cinco años las bases máximas de cotización se han incrementado un 13,6%, mientras que la pensión máxima apenas ha crecido un 4,35%

Lógicamente, en coherencia con esta decisión, habría que ‘destopar’ la cuantía de la pensión máxima, pero este es un asunto políticamente muy delicado. En ningún caso, se trataría de tocar los tipos de cotización (el porcentaje que pagan los trabajadores en función de las bases correspondientes).

Hay que tener en cuenta que, como se sabe, las bases de cotización tienen una función redistribuidora dentro del sistema, pero no tanto como para llegar prácticamente a la confiscación en caso de que se 'destoparan' solo las bases —lo que se paga— y no la cuantía de la pensión máxima —lo que se cobra—.

Esa función de ‘solidaridad’ intergeneracional’ se ha manifestado con nitidez durante la crisis. De hecho, en los últimos cinco años las bases máximas de cotización se han incrementado un 13,6%, mientras que la pensión máxima apenas ha crecido un 4,35%, sólo la tercera parte. Por el contrario, la pensión mínima se ha incrementado por encima de lo que lo han hecho sus bases de cotización.

El Partido Popular descarta la creación de un nuevo impuesto o contribución especial —a la manera francesa— para financiar la Seguridad Social

Como recuerda un reciente trabajo de la profesora Gallego Losada, de la Universidad Rey Juan Carlos, sólo entre los años 2004 y 2011 las pensiones mínimas contributivas se revalorizaron entre el 28% y el 81,25%, de modo que se ha reducido la diferencia entre la cuantía de ambas pensiones, reforzándose el grado de equidad del sistema de pensiones español. Eso ha significado que la distancia entre la pensión máxima y la mínima es de apenas 3,5 veces, consolidándose “como uno de los más equitativos del mundo”.

El PP descarta, en todo caso, la creación de un nuevo impuesto o contribución especial —a la manera francesa— para financiar la Seguridad Social. Entre otras cosas, se asegura, por el hecho de que el Estado —vía impuestos— siempre está detrás del sistema público de pensiones, por lo que no se considera una ‘tragedia’ que se agote el Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

Alarmismo injustificado

Se habla, en concreto, de la existencia de un ‘alarmismo injustificado’ que no responde a la realidad. Máxime cuando algunas de las medidas más relevantes tomadas en las dos últimas reformas de la Seguridad Social (años 2011 y 2013) todavía no han tenido un gran impacto, ya que su entrada en vigor fue muy gradual (en algunos casos, el periodo transitorio no acaba hasta 2027).

Los responsables económicos del PP en materia de pensiones, en todo caso, lo que sí quieren impulsar es la integración de todas las entidades gestoras en la Seguridad Social, muchas de las cuales están hoy dispersas por diversos ministerios. O lo que es lo mismo, se trataría de integrar todas las políticas sociales (incluido el Imserso) en un gran departamento. Integrando, incluso, y aunque sea en el medio plazo, el INSS y la Tesorería General de la Seguridad Social, un viejo proyecto que ya estuvo sobre la mesa en tiempos de Aznar.

Los responsables económicos del PP en materia de pensiones lo que sí quieren impulsar es la integración de todas las entidades gestoras en la Seguridad Social

Se propone, igualmente, incentivar voluntariamente la vida activa de los trabajadores: haciendo compatible el cobro del 100% de la pensión con un empleo. Esta propuesta ha sido repetidamente anunciada por el actual Gobierno, pero en la práctica no ha salido adelante. Los límites actuales —el 50%— no parecen haber funcionado, y eso explica que apenas poco más de 30.000 trabajadores compatibilizan su pensión con un trabajo remunerado. Y de ellos, casi el 85% son trabajadores por cuenta propia, es decir, autónomos, que de esta manera completan su vida laboral para tener derecho a una prestación.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
42 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios