PRETENDE RECAUDAR 4.500 MILLONES ADICIONALES

C's pone como 'condición previa' para pactar que las grandes empresas paguen más

El Impuesto de Sociedades estará sobre la mesa en la reunión que mantendrán este miércoles Rajoy y Rivera. Y lo que propone C's es que la gran empresa abone más

Foto:  El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)
El líder de Ciudadanos, Albert Rivera. (EFE)

La segunda reunión entre Mariano Rajoy y Albert Rivera -en esta legislatura- se producirá este miércoles. Y sobre la mesa habrá ya una primera propuesta del líder de Ciudadanos para que España pueda cumplir sus compromisos presupuestarios con Bruselas: el endurecimiento del Impuesto de Sociedades, que hoy agoniza pese al robusto crecimiento económico.

En palabras de Francisco de la Torre, portavoz económico de Ciudadanos (C's), se trata de una “condición previa” por dos razones. Una de carácter económico: “Si no se recupera la recaudación, España no estará en condiciones de cumplir los nuevos objetivos de déficit”. Pero también otra política. Según De la Torre, “no se puede pedir a los ciudadanos nuevos sacrificios si el Estado no es capaz de cobrar más a las grandes empresas”.

La estrategia de Ciudadanos, en este sentido, es muy clara. Pasa por adoptar “de forma urgente” medidas para levantar la recaudación este año, y, en paralelo, empezar a estudiar una reforma “en profundidad” del impuesto que grava los beneficios empresariales para que entre en vigor a lo largo de 2017. Estas medidas se tomarían al margen del compromiso adoptado con Bruselas por el Gobierno en funciones de recuperar el pago fraccionado en el Impuesto de Sociedades. Y que debe suponer unos ingresos adicionales este año de unos 6.000 millones de euros, aunque para ello es necesario que haya Gobierno, toda vez que un Ejecutivo en funciones no puede adoptar esa medida.

El análisis que hace Ciudadanos es claro. Alrededor del 90% de la recaudación del Impuesto de Sociedades procede de los pagos fraccionados, el resto se obtiene de las retenciones, ya que la cuota del impuesto es negativa. Pues bien, sostiene De la Torre, “en el primer pago fraccionado de 2016, la recaudación, que debía haber crecido un 20% según las previsiones de Montoro y su equipo, se ha caído a la mitad”.

En concreto, el beneficio declarado a efectos fiscales por los grupos consolidados (las grandes empresas) se ha incrementado un 17,4%. Sin embargo, la cuota que han pagado estos grupos consolidados se ha reducido un 62,9%, con lo que las grandes empresas han pagado, solo en abril, 2.800 millones de euros menos que en 2015. Si esto sigue así, sostiene el portavoz de Ciudadanos, ”la Agencia Tributaria recaudaría 9.000 millones de euros menos que el año pasado solo en el Impuesto de Sociedades”.

Los datos más recientes de Hacienda muestran que la última reforma del Impuesto de Sociedades ha supuesto una merma de ingresos equivalente a 361 millones de euros durante el primer semestre de este año. Mientras que los cambios en el sistema de pagos fraccionados en el mismo tributo han significado una pérdida de recaudación de 1.434 millones de euros. En total, casi 1.800 millones de euros que están ensanchando el déficit público. “La reforma ha sido un desastre”, concluye De la Torre.

Techo de gasto e investidura

En el caso de los pagos fraccionados, la recaudación cayó hasta junio un 48%, descenso que la Agencia Tributaria achaca a los cambios legales y a que hace un año hubo un ingreso extraordinario ligado a la salida a bolsa de Aena. En junio, en todo caso, la recaudación también fue inferior a la del año anterior, tanto en pagos fraccionados como en cuota diferencial.

El programa con el que Ciudadanos se presentó a las elecciones del 26 de junio incluía una poda de las deducciones en Sociedades por un importe aproximado de 4.500 millones de euros, pero “sin tocar los tipos impositivos”. El objetivo que se planteaba es que España recaude gravando a las empresas un porcentaje muy similar al que se ingresa en la OCDE, un 2,5% del PIB, poco más de 25.200 millones de euros. Todavía muy lejos de los 44.823 millones que se llegaron a recaudar en 2007, antes del pinchazo de la burbuja de crédito. El año pasado, la recaudación por pagos fraccionados alcanzó los 18.449 millones.

Por el momento, las negociaciones entre los equipos económicos del PP y de Ciudadanos son inexistentes. Por parte del partido de Albert Rivera, tan solo hay un compromiso político de negociar tanto el techo de gasto como el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado, pero una vez que Rajoy haya ganado la investidura. El discurso oficial sigue siendo que “no hay nada que negociar” hasta ese momento.

Ciudadanos, por el contrario, sí estaría dispuesto a aceptar que el Gobierno, aunque esté en funciones, apruebe el techo de gasto no financiero del Estado para 2017, algo en lo que coincide con el Partido Socialista. En este caso, el argumento que se ofrece es que, de esta manera, las comunidades autónomas y las corporaciones locales estarían en condiciones de elaborar sus respectivos presupuestos, cuya cuantía depende de las proyecciones de ingresos que haga el Gobierno central. En particular, los anticipos a cuenta, que suponen el 98% de las transferencias mensuales del Estado. El Partido Popular, como se sabe, ha negado ya esta posibilidad porque, en su opinión, no es competencia de un Gobierno en funciones.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios