reunión del bce en viena

Draghi asegura que el BCE "está preparado" para afrontar la amenaza del Brexit

El BCE salda la reunión de su consejo de gobierno sin cambios en los tipos de interés y con una ligera revisión al alza de las previsiones de crecimiento e inflación para 2016

Foto: El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. (Reuters)
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi. (Reuters)

A tres semanas del referéndum en Reino Unido y a tres semanas y media de las elecciones en España, era imposible que Mario Draghi se escapara de la política en la rueda de prensa posterior a la reunión que el consejo de gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha celebrado este jueves en Viena (Austria). El banquero italiano ha asegurado que "el BCE está preparado para cualquier resultado", incluido el Brexit, pero ha mostrado su confianza en que Reino Unido siga en la Unión Europea (UE) "porque beneficia a las dos partes". 

Como muestra de la importancia que la consulta británica puede tener en la economía europea, Draghi la ha incluido explícitamente entre "los riesgos a la baja" que penden sobre el crecimiento, junto con otros factores como los riesgos geopolíticos. "Reino Unido debería permanecer en la UE", ha manifestado el presidente del BCE con respecto a este peligro potencial. 

Draghi insiste en que su 'medicina monetaria' necesita más tiempo. Y sobre todo insiste en exigir reformas estructurales que potencien el impacto de sus recetas

A la espera de lo que resulte del referéndum, y como hace cada tres meses, el BCE ha revisado en junio sus previsiones económicas. Y esta puesta a punto arroja un mayor crecimiento a corto plazo y un ritmo algo menor a largo plazo. En marzo, el BCE preveía un crecimiento del 1,4% para 2016, del 1,7% para 2017 y del 1,8% para 2018; ahora ha elevado la cifra para 2016 hasta el 1,6%, ha mantenido la de 2017 en el 1,7% y ha rebajado la de 2018 al 1,7%. 

Con respecto a la inflación, solo se registran pequeños cambios en las perspectivas para este año. Hace tres meses, pronosticaba una inflación del 0,1% en 2016, del 1,3% en 2017 y del 1,6% en 2018. Ahora eleva la primera al 0,2% y deja las otras dos previsiones sin variaciones. 

Aplicando las medidas de marzo

Con respecto a los tipos de interés, tal como se esperaba, la entidad los ha dejado como estaban. Así, los tipos de interés oficiales permanecen en el 0% y los de la facilidad de depósito, en el -0,40%. Draghi ha reiterado que "los intereses seguirán en este nivel o por debajo durante un largo periodo de tiempo" y que, en todo caso, continuarán bajos "más allá del periodo de vigencia del programa de expansión cuantitativo (QE)", que por ahora se prolongará hasta marzo de 2017. De hecho, y prolongando el discurso que viene exhibiendo en los últimos meses, el banquero italiano ha confirmado que sigue "preparado para volver a actuar" si la inflación continúa sin dar muestras de reacción.

Draghi asegura que el BCE "está preparado" para afrontar la amenaza del Brexit

El BCE también ha puesto fecha este jueves a la puesta en marcha de dos de las iniciativas que anunció en marzo. Ha concretado que, primero, iniciará la compra de deuda corporativa (CSPP, por sus siglas en inglés) el próximo 8 de junio y que, después, realizará la primera ronda de las nuevas operaciones de financiación bancaria a largo plazo, condicionada a que se use para reactivar el crédito al sector privado (TLTRO II, por sus siglas en inglés) el 22 de junio

Draghi tampoco ha dejado pasar la oportunidad de reivindicar una vez más reformas estructurales. "Unas mayores reformas estructurales ayudarían a las medidas del BCE", ha afirmado, para reforzar su mensaje de que la política monetaria, por sí sola, no se basta para apuntalar la recuperación y desterrar las presiones deflacionistas. Prorrogar el 'plan Juncker', progresar en la Unión del Mercado de Capital y adoptar medidas para mejorar la productividad fueron varias de las referencias específicas que realizó el presidente del BCE. "Draghi repitió una vez más que la política monetaria no es suficiente e insistió en las necesidad de que otras políticas, tanto a escala nacional como europea, contribuyan al crecimiento", subrayan los expertos de Barclays. 

Otro foco de atención en la reunión celebrada en Viena concernía a Grecia. Más en concreto, a la posibilidad de que el BCE decidiera volver a aceptar la deuda pública griega como colateral para financiar a los bancos helenos, después de que dejara de hacerlo en febrero de 2015. En contra de lo que se esperaba, finalmente el BCE no ha adoptado esta medida. Draghi ha asegurado que "la decisión sobre Grecia necesitará otra reunión".

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios