APUESTA POR UN TIPO MÍNIMO DE TRIBUTACIÓN

El PSOE promete acabar con la guerra fiscal entre CCAA por atraer herencias

Un viaje al centro. Así puede sintetizarse las reformas económicas que propone el PSOE en su programa. Eso sí, con guiños a la izquierda aumentando la fiscalidad de los grandes contribuyentes.

Foto: El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)

La guerra entre comunidades autónomas por atraer herencias (eliminando en la práctica el Impuesto de Sucesiones) debe acabarse. Esto es lo que aparece en el programa electoral del PSOE presentado este jueves. En concreto, el Partido Socialista apuesta por establecer, mediante legislación básica, un mínimo común en todo el territorio nacional tanto en el Impuesto de Sucesiones como en el de Patrimonio para evitar en la práctica su vaciamiento.

La idea no es nueva, ya fue propuesta por la Comisión de Expertos que asesoró al Ministerio de Hacienda en su última reforma fiscal, y, de hecho, aparece también en el programa electoral de Ciudadanos. Con ella se pretende evitar las consecuencias de la actual legislación, que ha provocado una carrera entre los gobiernos autonómicos para bonificar hasta en un 99% el Impuesto de Sucesiones, lo que en la práctica ha supuesto su liquidación. Y, por consiguiente, una reducción de los ingresos tributarios.

El mantenimiento de la figura del Impuesto del Patrimonio forma parte de un nuevo esquema global de fiscalidad para las rentas más altas que pretende llevar adelante el PSOE si cumple su programa electoral. Los socialistas proponen, en síntesis, reformar de manera integral la tributación de la riqueza “para acabar con la actual descoordinación” entre el IRPF, Impuesto de Sociedades, Impuesto de Patrimonio e Impuesto de Sucesiones y Donaciones, que impide, en su opinión, gravar adecuadamente la riqueza, “dando lugar a una doble no tributación que permite que determinadas grandes fortunas y patrimonios no contribuyan de forma justa al sostenimiento de los gastos públicos”. Es decir, una especie de compensación entre renta y patrimonio para evitar que determinados grandes contribuyentes se escapen de tributación. El PSOE no da muchos más detalles de cómo lo haría.

En relación con Sociedades lo que se pretende es revisar las exenciones y bonificaciones del Impuesto de escasa justificación. Y entre tanto, sostiene el programa, se establecerá una tributación mínima del 15% en el impuesto que grava los beneficios empresariales teniendo como referencia el resultado contable de las grandes empresas.

La otra gran novedad de los socialistas es una vieja idea que ningún Gobierno ha llevado a cabo. La articulación de una serie de impuestos medioambientales. El PSOE propone crear los siguiente siguiente nuevos tributos:

Impuesto sobre las emisiones de CO2, que se aplicaría sobre la tonelada de CO2 que se emiten, discriminando entre las empresas sujetas al sistema de comercialización de derechos de emisiones (ETS) y las que no.

• Impuesto sobre los óxidos nitrosos (NOX).

• Impuesto sobre las emisiones de los vehículos de motor: basado en las emisiones potenciales de cada tipo de vehículo, resultará de la fusión de los actuales impuestos de matriculación y circulación.

• Impuesto mixto sobre residuos industriales y peligrosos o tóxicos e impuesto sobre residuos de envases, embalajes y bolsas.

Esta batería de impuestos ayudaría a aumentar la recaudación. Y en ese sentido, los socialistas adquieren el compromiso de reducir el déficit público hasta dejarlo en el entorno del 1% del PIB al finalizar la próxima legislatura, y estabilizar el nivel de deuda pública para terminar con una senda descendente. No supone ningún cambio radical respecto de las proyecciones actuales que hace la Comisión Europea (el déficit debe situarse en el 2,8% en 2016 según lo previsto por el Gobierno).

Estas son el resto de medidas:

Lucha contra el fraude y la evasión

• Aprobar un Estatuto de la Agencia Tributaria que refuerce su independencia y profesionalidad, evitando las injerencias políticas.

• Incrementar en 5.000 empleados públicos los efectivos de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria destinados a la lucha contra el fraude en los próximos cuatro años.

• Adquirir el firme compromiso de no aprobar una nueva amnistía fiscal. La Ley debe prohibir de forma absoluta el recurso general o individualizado a la amnistía fiscal.

• Establecer un mayor control de las SICAV mediante:

(i) Establecimiento de un porcentaje de participación máximo para cada inversor; (ii) Se estudiará la fijación de un período de permanencia máximo de las plusvalías acumuladas sin que tributen; (iii) Dotar legalmente a la AEAT de competencias para supervisar e inspeccionar a las SICAV.

Medidas para impulsar el I+D+i

• Duplicar la inversión pública en I+D+i civil en la legislatura, ajustando la inversión dedicada a operaciones financieras a las necesidades y capacidad real de absorción por empresas e instituciones. Al final de la legislatura los recursos destinados a operaciones no financieras alcanzarán como mínimo el 50% de la inversión pública total.

• Convertir el CDTI en la Agencia Estatal de Innovación, otorgándole más autonomía y mayores recursos para que pueda realizar con plena eficacia las funciones previstas por la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, evitando la dispersión de programas y convocatorias de ayudas entre departamentos.

Medidas para aumentar el tamaño empresarial

• Elevar el umbral de facturación en los pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades y en la liquidación del IVA, así como la integración a la Unidad de Grandes Contribuyentes, de 6 a 20 millones de euros.

• Establecer un nuevo tipo de auditoría abreviada para empresas que cumplan al menos dos de los siguientes requisitos: cifra negocios entre 5,7 y 8 millones de euros; activos entre 2,85 y 4 millones de euros y; número de trabajadores igual o menor a 50 empleados.

Medidas para fomentar el emprendimiento

• Acercar la cotización a la Seguridad Social y el sistema de pago de impuestos de los autónomos de forma que coticen por los rendimientos netos que reciben, modificando el periodo de pago de las cotizaciones para adaptarlas mejor a las actividades estacionales o temporales.

• Cambiar el sistema de retenciones de impuestos de los autónomos para que se adapten a los ingresos realmente percibidos en cada periodo, lo que facilitará el inicio de la actividad y responder mejor a las situaciones de crisis del negocio. 

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios