LAS ENTREGAS A CUENTA SE QUEDAN CORTAS

Hacienda regará con 10.000 millones a las CCAA tras recaudar por encima de lo previsto

Las entregas a cuenta que ha hecho Hacienda a las CCAA en aplicación del modelo de financiación autonómica se han quedado cortas. Ello obligará a aumentar los ingresos en cerca de un punto del PIB

Foto: El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)

El nuevo modelo de financiación autonómica ha echado a andar. Es verdad que nadie sabe todavía quién lo negociará por parte del Gobierno central -al menos hasta las elecciones del 20-D-, pero lo que está claro es que algunas comunidades autónomas han empezado a mover ficha. Las últimas, Madrid y Aragón, que ya han enviado sendas cartas al ministro Montoro -tenían de plazo hasta el pasado 30 de septiembre- comunicándole su interés en integrarse en el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

No se trata, en el caso de Madrid, de una petición formal (al menos por escrito), sino que tal y como prevé la legislación se deja la puerta abierta a hacerlo en 2016, en función de lo que fije el nuevo modelo de financiación que todos los partidos se han comprometido a poner en marcha en la primera parte de la próxima legislatura. El presidente Rajoy, incluso, ha hablado del primer semestre de 2016, lo cual explica el interés de los gobiernos autonómicos en cubrirse por lo que pueda venir. Como sostiene un alto cargo de la Comunidad de Madrid, “nada nos ata de pies y manos” con el envío de la carta, por lo que se ha preferido dejar abierta la posibilidad de beneficiarse del sistema. En última instancia, será el Consejo de Gobierno quien lo decida.

La Comunidad de Madrid, en todo caso, ya tiene un pie dentro. Hasta el momento, ha recibido 2.332 millones de la liquidez que garantiza el sistema, de los que 1.346 millones corresponden al plan de pago a proveedores y el resto a la llamada facilidad financiera, que se destina a cubrir las desviaciones de déficit generadas en los años anteriores. En el caso de Aragón, el Gobierno regional estima que el año próximo tendrá unas necesidades de liquidez equivalentes a 978 millones de euros, de los que 460 millones se destinarán a cubrir el déficit previsto en 2015, que quedará pendiente de financiación por falta de recursos.

La adhesión de Madrid y Aragón supone un importante triunfo político para el Ministerio de Hacienda, que desde 2012 -cuando se puso en marcha el FLA- siempre ha querido controlar directamente los presupuestos regionales. De hecho, en estos momentos son solo cinco comunidades las que estarán fuera del FLA: País Vasco, Navarra, Canarias, Castilla y León y Galicia, y de ellas, las tres primeras tienen sistemas fiscales propios o con enormes particularidades.

PREVISIÓN LIQUIDACIÓN 2014 SISTEMA DE FINANCIACIÓN LEY 22/2009
PREVISIÓN LIQUIDACIÓN 2014 SISTEMA DE FINANCIACIÓN LEY 22/2009

La mejora de la financiación derivada del desplome de los tipos de interés -el Tesoro ha vuelto a beneficiarse de tipos de interés negativos- no será la única fuente adicional de recursos destinados a las comunidades autónomas. El hecho de que las previsiones de recaudación hayan sido inferiores a los ingresos reales (como consecuencia de la aceleración de la economía) supondrá un colchón extra de unos 10.000 millones de euros para el conjunto de las regiones del régimen común. Es decir, alrededor de un punto del PIB, según fuentes oficiales.

Entregas a cuenta

La diferencia nace del hecho de que las comunidades autónomas ingresan de forma provisional en forma de entregas a cuenta. Pero lo que ha sucedido en los dos últimos años es que la recaudación ha sido superior a la estimada. Tan solo en 2014 la previsión de liquidación ha dado como resultado un excedente de 6.918 millones de euros, que se incorporan a la financiación de las comunidades autónomas. Sin embargo, las entregas a cuenta previstas para 2016 (86.754 millones) solo suponen un aumento de los recursos del 2,7% respecto del año anterior, cuando es probable que al final el avance sea de alrededor de un 8% en términos reales.

Esa recaudación adicional favorecerá, fundamentalmente, a tres comunidades autónomas, Cataluña (1.407 millones), Comunidad Valenciana (1.245 millones) y Andalucía (959 millones).

Este es uno de los argumentos que ha esgrimido el Gobierno español ante Bruselas para explicar que en 2016 se podrá cumplir el objetivo de déficit público.

Los mayores recursos, sin embargo, no significan que las comunidades autónomas vayan a disponer de mucho más dinero para gastar. Básicamente, debido a que la senda pactada con Bruselas sobre reducción del déficit público obliga a rebajar el desequilibrio presupuestario de las comunidades autónomas del 0,7% del PIB al 0,3%. En palabras de una responsable de Hacienda, “una cosa compensa a lo otra”.

Y es que los problemas de financiación de las comunidades autónomas son muy distintos a los que tienen las corporaciones locales o, incluso, la propia Administración central. Sus gastos (fundamentalmente en sanidad o educación) son inelásticos a la coyuntura económica (los hospitales o los centros educativos permanecen abiertos aunque se desplome la economía), mientras que los ingresos sí que se ven muy afectados. En el caso de Madrid, por ejemplo, la recaudación vía Impuesto de Transmisiones Patrimoniales llegó a superar los 1.700 millones de euros, pero ahora apenas se ingresan 1.000 millones, lo que explica sus dificultades financieras.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios