Es noticia
Menú
S&P baja el rating a Cataluña por su deuda y alerta de "mayores tensiones con España"
  1. Economía
reduce la nota a 'bb-' con perspectiva negativa

S&P baja el rating a Cataluña por su deuda y alerta de "mayores tensiones con España"

La agencia de calificación, que subió la nota crediticia de España hace una semana, recorta ahora la de Cataluña por su "muy débil evolución presupuestaria" y su "elevado endeudamiento"

Foto: El presidente de Cataluña, Artur Mas. (EFE)
El presidente de Cataluña, Artur Mas. (EFE)

Las comparaciones son odiosas. Hace una semana, la agencia de calificación Standard & Poor's (S&P), una de las tres más importantes del mundo junto con Moody's y Fitch, subió la calificación crediticia de España en un escalón, desde BBB hasta BBB+. Una semana después, la misma agencia ha revisado la nota creditica de Cataluña, pero en su caso lo ha hecho con una rebaja de un peldaño, desde BB hasta BB-. Y no solo eso, sino que además ha dejado abierta la puerta a más recortes porque ha puesto una perspectiva "negativa" sobre esa calificación.

El contraste que supone este recorte aumenta si se tiene en cuenta que en las restantes Comunidades o ha mantenido su calificación o la ha mejorado. Entre las afortunadas de este viernes figuran Madrid, Galicia o Canarias, que han visto mejorar su nota crediticia en un escalón, desde BBB hasta BBB+. Es decir, como en el caso español. Además, esta misma semana ha elevado también el rating de País Vasco y Navarra, que ha pasado en ambos casos desde A- hasta A. Cataluña que, por tanto, como la Comunidad que recibe una peor calificación por parte de S&P y como la única cuya nota credicia se encuentra dentro de la categoría de alta rentabilidad o bono basura, en la que se integran los emisores menos fiables.

La resaca del 27S

"La perspectiva es negativa porque refleja nuestra expectativa de que las crecientes tensiones políticas entre el nuevo Gobierno catalán y el Gobierno español pueden interferir en la continuidad del acuerdo con el Gobierno central que permite a Cataluña afrontar el servicio de su deuda", argumenta S&P en su informe. En su opinión, el compromiso del Gobierno central con los mecanismos extraordinarios de financiación autonómica que puso en marcha desde 2012 sigue vigente y no permitirá que se produzcan situaciones de tensión.

La agencia realiza esta valoración tras las elecciones del 27S, de las que se hace eco asegurando que "los partidos que apoyan la secesión de Cataluña obtuvieron la mayoría absoluta por escaños, a pesar de que consiguieron menos del 50% de los votos". "Aunque no esperamos una declaración unilateral de independencia, anticipamos más tensiones políticas entre Cataluña y el Gobierno central de España", prosigue.

Por el momento, S&P considera que el Gobierno central continuará respaldando la deuda catalana y seguirá suministrando "apoyo presupuestario y de liquidez" a Cataluña, pero también detecta una "creciente riesgo de que la coordinación sin problemas con el Gobierno central para el respaldo de la deuda podría estar comprometida".

"Muy baja capacidad de generar caja"

Para acometer ese recorte de la calificación, la agencia menciona la "muy débil evolución presupuestaria" de Cataluña y su "muy alto nivel de endeudamiento". Cataluña tiene una deuda de 67.000 millones de euros, de los que más de la mitad están amparados por el Fondo de Financiación a Comunidades Autónomas. Ese cantidad es la mayor todas las Comunidades Autónomas, aunque supone el 32,8% del Producto Interior Bruto (PIB), la tercera mayor proporción de todas las regiones, por detrás de Valencia y Castilla-La Mancha.

"También pensamos que la liquidez de Cataluña está por debajo de lo adecuado", añade. A partir de esta realidad, S&P asume "la dependencia de Cataluña de la liquidez del Gobierno central, dada la muy baja capacidad intrínseca de Cataluña para generar caja".

Cada vez mayor distancia

Con la decisión anunciada este viernes, la brecha entre el rating que S&P concede a España y el que concede a Cataluña se amplía a cinco escalones. Aunque más allá de esta distancia, lo más relevante es que la última subida afianza a España en la categoría de grado de inversión, la que distingue a los emisores de deuda más fiables, y la última rebaja confirma más a Cataluña en el bloque de alto rendimiento o 'bono basura', en el que ya estaba.

Durante la crisis, S&P ha degradado la nota de Cataluña y de España en seis ocasiones. Sin embargo, en el caso de España esas rebajas ya han dejado paso a las subidas. Por el momento, recibió una mejora en 2014 y ha merecido otra en 2015.

Las comparaciones son odiosas. Hace una semana, la agencia de calificación Standard & Poor's (S&P), una de las tres más importantes del mundo junto con Moody's y Fitch, subió la calificación crediticia de España en un escalón, desde BBB hasta BBB+. Una semana después, la misma agencia ha revisado la nota creditica de Cataluña, pero en su caso lo ha hecho con una rebaja de un peldaño, desde BB hasta BB-. Y no solo eso, sino que además ha dejado abierta la puerta a más recortes porque ha puesto una perspectiva "negativa" sobre esa calificación.

Cataluña Rating Deuda
El redactor recomienda