crisis de grecia

Grecia planea pagar ya el 70% de las pensiones y los sueldos públicos en pagarés

A Grecia se la acaban los euros. Pero antes de saber si los podrá seguir empleando o si tendrá que desempolvar el dracma, Atenas ya trabaja en un recurso intermedio: emitir pagarés (IOUs)

Foto: El primer ministro griego, Alexis Tsipras, y el presidente del BCE, Mario Draghi, en una conversación de este martes en Bruselas. (EFE)
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, y el presidente del BCE, Mario Draghi, en una conversación de este martes en Bruselas. (EFE)

El dinero es una convención. Un instrumento que cumple tres funciones -unidad de cuenta, medio de pago y depósito de valor- porque se acepta que sea así, porque la sociedad no tiene dudas de que con esos billetes y monedas -que no dejan de ser la expresión física del dinero- pueden comprar comida o recibir la retribución por su trabajo. La clave, por tanto, reside en la confianza. Y en la credibilidad. Y el Gobierno de Alexis Tsipras ya está trabajando en ambas palancas, en inspirar esa confianza y generar esa credibilidad, como piedra angular del plan B al que puede verse obligado a recurrir en caso de que a Grecia se le acaben los euros y como flotador al que aferrarse a la espera de sellar un acuerdo con sus acreedores o, en caso contrario, de salir del euro -Grexit-. 

Ese plan B gravita en torno a la creación de unos pagarés -IoUs, en sus siglas en inglés- que ejerzan temporalmente la función de dinero en Grecia. El Ejecutivo de Syriza está trabajando en esta opción como herramienta a la que recurrir para poder afrontar el pago de los salarios de los funcionarios y de las pensiones en caso de que se le acaben los euros. O lo que es lo mismo, los IOUs sustituirían al euro y serían el nuevo dinero de Grecia, aunque sea por unos días. 

“Se trataría de que el 70% se pagase en IOUs y el 30% en euros hasta que se decidiese qué ocurre con el euro“, avanzan fuentes técnicas de Syriza

Según fuentes técnicas del gobierno, en Syriza están valorando la posibilidad de empezar a pagar en IOU el 70% de las pensiones, los sueldos públicos y los suministros del sector público. “Se trataría de que el 70% se pagase en IOUs y el 30% en euros hasta que se decidiese qué ocurre con el euro, se imprimiesen dracmas o se encontrasen nuevas vías de liquidez", avanzan.

Fuentes de Syriza confirman que es una medida que se ha estado barajando en reuniones internas, aunque desmienten que se haya redactado un plan concreto al respecto. “Hemos valorado muchas opciones y, claro los pagarés han salido en las conversaciones. Es algo que se ha hecho también en países como Estados Unidos”, aseguran.

En efecto, Grecia no sería el primer país en tirar de esta estrategia. California ya lo hizo dos veces, en 1992 y 2009; Argentina, en 2001, con los denominados bonos patacones; y la propia Grecia ya recurrió a un sistema así en 2010 con los llamados bonos pharma para pagar a los proveedores de los hospitales públicos.

Los ciudadanos griegos siguen con el agua al cuello

El propio exministro de Finanzas, Yanis Varoufakis, habló de ello recientemente, en declaraciones recogidas por el diario Daily Telegraph. “Si es necesario, lanzaremos una medida paralela de liquidez, al estilo del IOU californiano, de manera electrónica. Deberíamos haberlo hecho hace una semana”, sentenció.

Fácil de decir, no tan fácil de hacer

Aunque Tsipras encontraría en ellos un salvavidas temporal para no empeorar la situación de los funcionarios y los pensionistas, son muchas las incógnitas que envuelven a los IOUs y, sobre todo, a su aplicación real. La primera -y principal- clave radica en si los griegos concederán a estos pagarés la condición y el estatus de dinero. Es decir, si aceptarán atesorar, cobrar y pagar en IOUs.

Para ello, será esencial saber el valor de partida que tendrán esos pagarés y cómo se convertirán en euros -o en otra divisa- en el futuro. A partir de ese tipo de cambio, la confianza y la evolución de las negociaciones jugarán de las suyas; si crece la desconfianza y la amenaza del Grexit, el valor de los IOUs descenderá. Es decir, estos pagarés perderán capacidad de compra. 

Una de las últimas manifestaciones en Grecia. (EFE)
Una de las últimas manifestaciones en Grecia. (EFE)

Otra duda reside en cómo se implementará. En principio, Syriza pretende que los IOUs no sean físicos, sino electrónicos. Sin embargo, la implantación de una medida de pago electrónico sería de una enorme complejidad en un país como Grecia, donde la mayoría de los negocios no aceptan la tarjeta como método de pago. Además, en muchas islas es directamente imposible pagar de manera electrónica y sólo se acepta efectivo.

“Sería necesaria una importante inversión en tiempo y dinero para que los pagos electrónicos se conviertan en una posibilidad viable”, dijo Apostolis Philipopoulos, profesor del Departamento de Economía de la Universidad de Atenas.

Y, por supuesto, Atenas tendrá que definir bien la estructura de los IOUs para que no vulneren las normas europeas, que establecen que la única moneda de curso legal en la Eurozona será el euro. En última instancia, la autoridad que determinaría si los IOUs se encuentran dentro de la ley sería el Tribunal de Justicia Europeo. Según Varoufakis, no se trata de una acción que contradiga las normas de la Unión Europea, ya que se trata de una “acción legal” que en ningún momento ha prohibido Bruselas.

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
46 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios