Es noticia
Menú
La devaluación salarial pincha: España es ahora más cara respecto a la UE que en 2007
  1. Economía
EL NIVEL DE PRECIOS REPRESENTA EL 94,8%

La devaluación salarial pincha: España es ahora más cara respecto a la UE que en 2007

Los efectos de la devaluación interna para ganar competitividad son evidentes. Pero si la comparación se hace con la UE el resultado es muy distinto

Foto: Varias personas ante un comercio en rebajas en la Gran Vía de Madrid. (EFE)
Varias personas ante un comercio en rebajas en la Gran Vía de Madrid. (EFE)

Los efectos de la llamada devaluacióninterna para ganar competitividad –recorte de salarios y reducción de plantillas– son evidentes en la economía española. Pero si la comparación se hace con el resto de países miembros de la Unión Europea (UE), el resultado es muy distinto. De hecho, según Eurostat, los precios relativos en España no sólo no han bajado en los últimos años, sino que han crecido ligeramente. No sólo respecto de la UE o de la unión monetaria. También frente a los principales competidores de España como Alemania o Francia.

Un par de datos lo ponen de relieve. Mientras que en 2007 el nivel de precios de España respecto de la Unión Europa representaba el 93% de la media, en 2013 ese porcentaje suponía el 94,8%. Ese nivel es, incluso, seis puntos superior al que existía en 2003, lo que significa lisa y llanamente que España es un país más caro que hace una decena de años respecto de la Unión Europea. Alemania es un país más caro que España (101,8 frente a 100 en la UE), pero, aunque no ha efectuado devaluaciones competitivas (las hizo en el pasado), mantiene sus niveles de precios en términos relativos. Y lo mismo le sucede a Francia.

Los datos de Eurostat se hacen en términos de paridad de poder de compra, lo que permite hacer comparaciones más ajustadas a la realidad, ya que se tiene en cuenta la evolución de la inflación. Y la causa de que España no sea un país más barato en términos relativos pese a la devaluación interna tiene que ver, fundamentalmente, con la subida de la presión fiscal. En particular, el IVA y los impuestos especiales (hidrocarburos, alcohol o tabaco), que se han comido buena parte de las ganancias de competitividad.

El caso de España no es el único. La política de devaluación interna la ha extendido la troika (la Comisión Europea, la UE y el BCE) por los países intervenidos, pero el resultado de esa estrategia es algo más que discreta. Ni Grecia ni Portugal son hoy países más baratos en términos relativos que al comenzar la crisis pese al ajuste salarial. En Irlanda, por el contrario, sí que se ha producido una bajada de los precios relativos, pero hay que tener cuenta que su situación de partida es claramente mayor. Hoy Irlanda es un 18% más cara que la media de la UE a pesar de que sus precios han caído en siete puntos desde el comienzo de la crisis.


Losdatos de Eurostat, igualmente, ponen de relieve que el país más caro de Europa –con cierta diferencia– continúa siendo Dinamarca (casi un 40% más que la media), mientras que el más barato es Bulgaria, cuyos precios alcanzan apenas el 48% de la UE.

Subida de impuestos

En el informe de Eurostat también se incluye la evolución de los precios en EEUU. Y el resultado es significativo. El gigante estadounidense es ligeramente más barato que España (un 92,9% frente al 94,8%), pero con una progresión constante desde 2007.

El hecho de que los precios relativos en España, lejos de bajar, se incrementen, aunque sea de forma reducida, tiene que ver no sólo con un fenómeno puntual derivado de la crisis por la subida de los impuestos, sino con una tendencia de fondo que se manifiesta en la economía europea prácticamente desde que se lanzó la unión monetaria.

El euro, como esperaban muchos economistas, ha provocado una convergencia en precios, lo que significa que la distancia se ha ido progresivamente reduciendo desde 1999. En concreto, si ese año la distancia en precios en los países de la zona del euro era de 24 puntos, el año pasado esa diferencia se había reducido a 16,7 puntos. Y con una clara tendencia decreciente.

Esto se debe a que en un mercado más integrado las empresas transnacionales tienden a vendercada vez a precios más similares aprovechando las economías de escala. Este fenómeno se registra, sobre todo, en productos de gran consumo, donde los procesos de fabricación son similares y, por lo tanto, los costes. Es decir, que un mercado único facilita la existencia de un precio único para cada producto.

Los efectos de la llamada devaluacióninterna para ganar competitividad –recorte de salarios y reducción de plantillas– son evidentes en la economía española. Pero si la comparación se hace con el resto de países miembros de la Unión Europea (UE), el resultado es muy distinto. De hecho, según Eurostat, los precios relativos en España no sólo no han bajado en los últimos años, sino que han crecido ligeramente. No sólo respecto de la UE o de la unión monetaria. También frente a los principales competidores de España como Alemania o Francia.

Unión Europea Salarios de los españoles Precios
El redactor recomienda