HASTA 2025 NO SE RECUPERARÁ EL EMPLEO PERDIDO

Rajoy se garantiza un crecimiento del PIB del 1,5% para las elecciones de 2015

El FMI ha sido la última institución en dibujar el escenario de crecimiento de la economía española a medio plazo. Y hay una coincidencia casi general.

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (i), y la directora gerente del FMI, Christine Lagarde. (EFE)

El FMI ha sido la última institución, pero no la única, en dibujar el escenario de crecimiento de la economía española a medio plazo. Y con las cautelas imprescindibles, hay una coincidencia casi general: el perfil de evolución del Producto Interior Bruto (PIB) hasta las elecciones generales de otoño de 2015 será de suave crecimiento, aunque todavía con altos niveles de desempleo.

La economía avanzará este 2014 entre seis décimas y un punto porcentual, mientras que el año próximo la tasa de aumento del PIB será algo mayor, aunque sin progresos intensos. En todo caso, en torno al 1,5%. Insuficiente para crear empleo de forma vigorosa, pero útil a efectos electorales. No hay que olvidar que las elecciones de noviembre de 2011 se celebraron en medio de una severa recesión (caída del PIB anual de seis décimas), y, además, con el ruido de fondo de la crisis del euro y sus consecuencias sobre la prima de riesgo.

Si no suceden calamidades sobrevenidas, las elecciones generales de otoño de 2015 se convocarán, por el contrario, en un entorno económico de moderado crecimiento de la actividad, aunque con más desempleo. La economía tendría que crear un millón de puestos de trabajo en los próximos ocho trimestres para alcanzar un nivel de ocupación similar al que había en el último trimestre de 2011 (17,8 millones de empleos).

En concreto, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima que el PIB crecerá en 2015 apenas un 0,8% ligeramente por debajo del 0,9% que prevé el Gobierno, aunque con un perfil de menos a más. Es decir, que a medida que avancen los trimestres, la recuperación será más intensa.

La Comisión Europea, por su parte, mejora de forma contundente esas previsiones, y prevé  que la economía avance el año que viene un 1,7%, en línea con lo que estima el servicio de estudios de Bankinter, que calcula un avance del 1,8% en 2015 en media anual. El panel de Funcas, en el que participan 19 institutos de coyuntura, por su parte, no da previsiones sobre lo que ocurrirá el año próximo, pero en sus últimas estimaciones calcula que se entrará en el año con un avance del PIB del 0,4% en términos intertrimestrales, lo que significa que si se anualiza esa tasa, 2015 arrancaría con un progreso del PIB situado en el entorno del 1,5%. Más optimistas se muestran los economistas de Ceprede, el centro de predicción económica vinculado a la Universidad Autónoma y la Cámara de Comercio de Madrid,, que prevén un aumento del PIB del 2,3% el año 2015. Es decir, ya más cerca del potencial sin que ello afecte a los desequilibrios macroeconómicos.

PIB y creación de empleo

Como es lógico, la tasa de aumento del PIB es extremadamente relevante a efectos de la creación de empleo. Y España ha necesitado históricamente elevados aumento del Producto Interior Bruto  para crear puestos de trabajo.

Número de parados registrados en el INEM en España y Comunidades Autónomas
Gráfica de evolución

Un reciente trabajo del servicio de estudios del BBVA, sin embargo, estima que si el PIB crece por encima del 2,5% anual y el empleo en torno al 1,9% (unos 320.000 puestos de trabajo al año), España podría recuperar los niveles de empleo de 2007 (al comienzo de la crisis) antes de 2025. Es decir aún faltaría una década, algo que da idea de la alta sensibilidad del empleo al crecimiento. Si no se cumplen esos presupuestos, la recuperación se retrasa.

¿Y cuáles son los riesgos para que ese escenario no se produzca? Pues según el Fondo Monetario, la fragmentación financiera. O lo que es lo mismo, que el crédito siga sin fluir en los países periféricos. Y por eso, el FMI lanza una propuesta: “El Banco Central Europeo (BCE) deberá plantearse  medidas adicionales con esa finalidad”. Y en concreto, plantea “medidas tales como el suministro de liquidez a más largo plazo” con el objetivo de apuntalar la demanda interna y reducir la fragmentación de los mercados financieros.

No parece una casualidad que el único país que el informe del FMI cita por su nombre sea España. No en vano, España será dentro de las economías avanzadas el país que menos crezca, sólo ocho décimas en 2015.  Es decir, por debajo del 1,4% que aumentará el PIB, según sus previsiones, en la zona euro. Y en todo caso mucho más lejos del  2,3% que crecerían las economías avanzadas si se cumplen las perspectivas.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios