la armonía que rodea al balear

Los detalles de Rafa Nadal y el confeti en el pelo de Felipe VI

Rafa Nadal trató de que todo saliera bien en la final de la Copa Davis de Madrid, y no solo en lo referente a la pista, sino posteriormente en la celebración de la sexta ensaladera para España

Foto:

Rafa Nadal se disponía a formar con sus compañeros junto a Felipe VI. De repente, observó que el Rey tenía confeti en el pelo y se le acercó, por delante de la Copa Davis conquistada, para plantarse frente a él y quitárselo ante la risa del monarca. Fue un gesto espontáneo, de confianza y de cariño, en el podio montado en mitad de la pista de la Caja Mágica. Rafa quería que todo saliera perfecto y, como si del anfitrión se tratara, tenía gestos con los que se cruzaban en su camino. Por supuesto, también con Roberto Bautista.

Esta semana, se ha visto al Rafa Nadal que ya se divisó en la Laver Cup, el Nadal entrenador. Durante la final en Madrid ante Canadá, entre el primer y el segundo set en el encuentro de Bautista, llamó a Sergi Bruguera para comentarle algunos aspectos tácticos que había visto. Ya lo había hecho durante la semana. Minucioso y descriptivo, como cuando coloca sus botellas, Nadal estuvo atento a todos los detalles que tenía al alcance.

Sabía que él era el protagonista deportivo, puesto que había ganado los ocho partidos que disputó, pero el foco lo puso en Roberto Bautista con sus declaraciones (alabando el esfuerzo para ganar en una final habiéndose despedido de su padre unas horas antes) y con un abrazo al final del partido que protagonizó centenares de fotos. De hecho, aunque la ensaladera de manos de Felipe VI se levantara por todos los integrantes del equipo a la vez, la foto oficial fue la de Bautista levantando la copa mientras el resto de sus compañeros le acompañaban y sonreían.

Después, el 'anfitrión', Rafa, se encargó personalmente de llenar esa ensaladera de champán para seguir la celebración con todos los miembros del 'staff', a los que llamó también para que subieran al podio y compartieran fotos, abrazos, cánticos y guiños. Ahí, como es comprensible, se veía a un Bautista más comedido, sonriente, pero sin la euforia que emanaba de los rostros de sus compañeros.

La razón de Gerard Piqué

En la grada atento a todos estos detalles estaba Gerard Piqué, quien tenía gesto serio hasta que la artista que había protagonizado la gala de clausura, Shakira, acudió a su lado. Saludos hacia alguien en la grada y gestos de complicidad para ver a un Piqué en su modo más relajado. El éxito de su torneo, con sus lógicos aspectos a mejorar, da la razón a su apuesta por este formato. Su equipo de Kosmos analizará qué hay que pulir (más allá de los horarios), cómo ha sido el impacto fuera de España y qué hacer para que si no juega España, la Caja Mágica tenga un aspecto más alegre.

Sergio Ramos, Josep María Bartomeu, James, Brahim Díaz o Marco Asensio, en la grada, vieron 'in situ' otro de los detalles de la final: el minuto de oro de Sergi Bruguera cuando en el choque de Bautista reclamó a la jueza un “¡out!” que había sido revisado posteriormente por el ojo de halcón y cantado bueno. Roberto, al escuchar dicho “¡out!”, bajó la raqueta en lugar de hacer un globo, como él mismo explicó también después a la jueza de silla.

Felipe VI, Guirao, Shakira y Piqué. (EFE)
Felipe VI, Guirao, Shakira y Piqué. (EFE)

Ese momento fue prácticamente el único en el que a Bautista se le vio con gesto contrariado, pero ni mucho menos le desconcentró o le penalizó en el transcurso del partido. Si algo ha demostrado en estos últimos dos años (desde que perdió a su madre, y su padre necesitaba de cuidados tras un accidente el año anterior), y en particular este domingo, es que su cabeza funciona de una manera extraordinaria. “Es inhumano”, calificó Rafa sobre la proeza de Roberto después de la tragedia de esta semana. En la intimidad, en la celebración, el mallorquín habrá tenido más detalles con el de Castellón, quien en 2020 tiene pinta de dar mucha guerra a todos los 'top 10'.

Ha sido el torneo de Piqué, Bautista, Madrid y, por su puesto, de Nadal, un deportista al que parece que se le queda corto ya solo hacer historia en la pista y poner de acuerdo a todo un país. Su perfeccionismo va más allá y desea que todo lo que le rodea esté en armonía. Son comportamientos que dejan ver cómo será Rafa cuando deje la raqueta y, más que posiblemente, inicie algún tipo de carrera o puesto directivo. Dirigir también se le da bien.

Tenis

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios