world rugby tomará una decisión

El futuro de la selección española de rugby depende de un tongano y un argentino

Rugby Europe, la organización que vela por el rugby en el Viejo Continente, está salpicada hasta arriba por el escándalo del Bélgica-España. Será World Rugby la que tome una decisión

Foto: Los jugadores de la selección española persiguieron al árbitro tras el final del Bélgica-España jugado en Bruselas el 18 de marzo. (EFE)
Los jugadores de la selección española persiguieron al árbitro tras el final del Bélgica-España jugado en Bruselas el 18 de marzo. (EFE)

El pasado 18 de marzo el rugby vivió un tsunami en Bruselas del que aún está pendiente de contabilizar los daños. El partido Bélgica-España terminó con un escándalo mayúsculo y los jugadores españoles persiguiendo por el campo al árbitro, Vlad Iordachescu. La descarada parcialidad del colegiado rumano había provocado la frustración de los Leones y una derrota que permitía a Rumanía clasificarse, dejando a España a un paso del Mundial. Las irregularidades que se produjeron antes, durante y después del partido aún no han sido evaluadas por las autoridades correspondientes.

¿La razón? Rugby Europe, la organización que vela por el rugby en el Viejo Continente, está salpicada hasta arriba por el escándalo. El pasado fin de semana se celebró una reunión en Poznan (Polonia) en la que participaron los 'cómplices' de este feo asunto. El designador, el francés Patrick Roben; el director de competición, 'match comissioner' y responsable último de la designación del rumano, el también francés Michel Arpaillange; y el secretario de Rugby Europe en representación de su presidente, casualmente rumano y desaparecido estos días por "asuntos de negocios".

Varios jugadores de la selección española pueden recibir una sanción ejemplar por los incidentes del Bélgica-España. (EFE)
Varios jugadores de la selección española pueden recibir una sanción ejemplar por los incidentes del Bélgica-España. (EFE)

En esa reunión se revisaron los informes del colegiado rumano y del propio Arpaillange sobre lo ocurrido. Con el tiempo hemos sabido lo que decían ambos y las posturas enfrentadas que hay dentro de Rugby Europe. Para empezar, todas las evaluaciones de la labor de Iordachescu coinciden en que "hubo decisiones que repercutieron directamente en el resultado final", además de apreciar "una intencionalidad manifiesta en un arbitraje con una parcialidad probada". Pero además supimos que Arpaillange, el hombre al que llevan todos los caminos en Rugby Europe, realizó un informe que lapidó a España. Sobredimensionó los incidentes del final, que siendo muy reprobables no alcanzan la gravedad que señala el francés (así lo atestiguan las imágenes), y llegó a acusar a los españoles de no ir al tercer tiempo, cosa que sí ocurrió. En realidad quien no se personó fue él, que desapareció tras los incidentes, ni el árbitro, que huyó en un coche que le esperaba sospechosamente fuera del campo con el motor encendido.

España, juez y parte en Rugby Europe

En el consejo de directores de Rugby Europe, España ha incidido en las irregularidades de la designación del rumano y en la reclamación de la repetición del partido. La Federación Española sabía desde semanas antes de ganar a Rumanía que le pitaría un rumano, pero su habitual dejadez permitió que la decisión no fuese denunciada públicamente hasta que ganaron a los Robles, a mediados de febrero, y se dieron cuenta de la complicada tesitura en la que se encontraban. La relación de los dirigentes españoles con los actuales gobernantes de Rugby ,Europe es innegable, ya que José María Epalza ha sido miembro de la organización durante lustros y Alfonso Feijoo tiene amistad con miembros de la organización como el propio Arpaillange, al que siempre se calificó de "amigo" en Ferraz. De hecho, entre los 'match comissioners' figura el que fuera presidente de la FER Alfonso Mandado, muy cercano a Feijoo y rescatado para el mundo del rugby por 'recomendación' de la Federación Española.

A todo eso se añade que la Federación Española no informó en ningún momento a World Rugby de estas irregularidades, algo que ha extrañado a la institución madre del rugby mundial, que está a punto de tomar las riendas en este asunto. El vicepresidente de World Rugby, Agustín Pichot, había visitado Madrid en 2016 y se había entrevistado con Alfonso Feijoo, un encuentro que evidenció un distanciamiento entre ambos en la forma de entender el futuro del rugby del español y del argentino. "Nos va a venir a enseñar un argentino como dirigir el rugby español", comentó entonces un dirigente de cierto peso en la sede federativa.

El asunto es que España ha reclamado la revisión del partido y ha provocado la apertura de una investigación por la designación del rumano que ha sido apoyada por miembros del consejo de Rugby Europe como el escocés Dominic Mckay o el irlandés John O'Driscoll. Ante estas tensiones internas, Rugby Europe ha decidido pasar la pelota a World Rugby, que la semana que viene tomará las riendas del asunto.

Agustín Pichot, vicepresidente de World Rugby, junto a Bill Beaumont, presidente del organismo. (Reuters)
Agustín Pichot, vicepresidente de World Rugby, junto a Bill Beaumont, presidente del organismo. (Reuters)

A todo esto, ha emergido inesperadamente un asunto que puede deshacer el entuerto. La Federación Rusa ha pedido que se investigue si Rumanía incurrió en alineación indebida con la presencia del tongano nacionalizado rumano Sione Faka'osilea en varios de los partidos de clasificación para el Mundial de Japón 2019. Faka'osilea participó en partidos de las Series Mundiales de Seven con Tonga en 2014. Entonces contaba con más de 20 años, por lo que la normativa no le permitiría jugar con otra selección, ya que World Rugby inhabilita a un jugador para defender a un país si, anteriormente, se ha representado a otro tras superar los 20 años de edad. Esto descalificaría a Rumanía, clasificaría a España directamente para la Copa del Mundo y metería a Rusia en el camino de la repesca hacia Japón. Lío deshecho.

La próxima semana debería pronunciarse World Rugby al respecto de todo esto. Hay varias certezas sobre la posición de la máxima institución del rugby. Existe un informe realizado por Alain Roland que deja en entredicho la labor de Iordachescu, que no volverá a pitar partidos de primer nivel. España sufrirá un castigo ejemplar por los incidentes protagonizados al final de partido en la persecución del colegiado, en los que jugadores como Guillaume Rouet o Pierre Barthere, junto a otros, superaron los límites del rugby. Se habla de que alguno de ellos ni siquiera podría estar en Japón en caso de clasificarse. Y la última víctima sería el oscuro Arpaillange, ya que se da por amortizado a Patrick Roben, cargo voluntario que se limita a ingresar dietas. World Rugby prepara un castigo ejemplar para tratar de limpiar la imagen ofrecida por todos en este feo asunto. Lo que no es incompatible con la opción de que España juegue el Mundial tras la descalificación de Rumanía. Y todos felices. O quizás no... Como dijo Pichot en el inicio del Mundial 2007 tras ganar a Francia en el partido inaugural: "Esto recién empieza".

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios