LOS LEONES RUGEN EN LAS SERIES MUNDIALES

"Somos más pequeños y lentos". Cómo España (rugby 7) lleva un torneo impensable

La selección española de rugby seven ha logrado dos grandes resultados en las dos primeras jornadas de las World Series y marcha décima, algo impensable antes de comenzar el torneo

Hace veinte días, Pablo Feijoo encabezaba la expedición de España Seven en las Series Mundiales de rugby, como ya hiciera en otra ocasión hace años. La diferencia es que entonces Pablo era uno de los capitanes de La Familia, aquel grupo que tanto sacrificó para llegar a medirse a los mejores jugadores del mundo de VII: fidjianos, samoanos, neozelandes, australianos...

En esta ocasión Pablo encabezaba el grupo como seleccionador. Había dudas sobre la idoneidad de situarle a él en el puesto que había dejado vacante Tiki Inchausti. Dudas por la posición incómoda que podía generarle tanto a él como a su padre Alfonso, actual presidente de la federación. Y dudas porque Pablo no tenía ningún bagaje como entrenador. Sin embargo, Feijoo hijo tenía experiencia de sobra como jugador y era el rostro del rugby español en las Series Mundiales. El hombre que emocionó a todos con sus lágrimas en Mónaco al ganar la clasificación para los JJOO de Río. Fuera de nuestras fronteras fue entendida como la sucesión natural de Tiki. El Santiago Gómez Coira español.

"Un ritmo devastador"

Pablo ha sido valiente. Ha asumido la responsabilidad en un momento complicado porque se producía un cambio generacional decisivo. Se iba La Familia, entre los que estaba él, y llegaba gente joven a la que toca enseñar a competir con los 'armarios' de las World Series. Pero lo asumió consciente de la inferioridad de los nuestros, "somos más pequeños, menos rápidos y no estamos acostumbrados al ritmo devastador de las Series con seis partidos en dos días", confesó antes de partir.

Nunca ha sido 'Pableras' un tipo de arrugarse ante la adversidad. Fruto de su experiencia como jugador propuso un par de cambios estratégicos. "Vamos a cambiar la defensa para involucrar a más gente cerca del balón y obligar a los rivales a trabajar más ahí. Es un poco a contracorriente, pero eso incomodará a la gente y nos igualará. Además vamos a subir mucho la presión por fuera para generar dudas. Eso exige mucha solidaridad y trabajo de nuestros jugadores y que todos sumen. Pero si algo tiene el jugador español es que deja la piel por el compañero y somos un grupo de 12 o 14 en el que todos suman siempre"

No obstante, el punto clave del aterrizaje de Pablo en la selección de VII pasaba por un cambio estratégico que modificaba las dinámicas del equipo. "La idea es luchar por la permanencia, así que lo que tenemos que hacer es sumar. Para ello el cuarto partido de cada serie, el primero que se juega el segundo día, es clave. Ese es el que nos va a dar puntos que luego pueden hacer que nos quedemos en las Series Mundiales. Hay que tener en cuenta que nuestros rivales son los rusos y llevan dos años compitiendo en el circuito. Somos los peores sobre el papel, pero creo que podemos competir con casi cualquiera si llevamos el partido a nuestro terreno".

Un 31-0 a Rusia para empezar

En Dubai, España cumplió a rajatabla la hoja de ruta marcada por Feijoo. El cuarto partido, el primero del domingo, les medía además a Rusia, rival directo por la permanencia. Y los Leones mostraron su lado más fiero destrozando a los del Este con un solvente 31-0. La victoria supuso un chute de adrenalina para los jugadores, que se enfrentaron en la semifinal de la Challenge a Argentina, una selección que suele 'colarse' en la Copa de Oro con cierta asiduidad. España se mostró seria en defensa y paciente en ataque. No entró en el juego de los sudamericanos y se llevó el partido 12-14, colándose en la final, donde le esperaba Francia, a la que había ganado el primer día en el grupo. Finalmente se llevaron los galos la Copa Challenge (21-12) y España se clasificó ¡décima! en su estreno. Una posición impensable para los hispanos, que acudían con humildad a no quedar últimos y sumar algún punto.

Con 7 puntos en el casillero aterrizaron este fin de semana en Ciudad del Cabo, donde les esperaba un grupo durísimo: Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos. El primero partido ofreció las dos caras del equipo. Una primera parte desastrosa con falta de placaje y sin intensidad en los puntos de encuentro. Pero la segunda confirmó que España, con el balón en las manos, sabe leer las defensas y los cambios que le proponen los rivales. Pol Pla posó un ensayo merecido y muy trabajado que dejó buen sabor de boca para dejar el 36-12 final. Ante Nueva Zelanda (0-50) y la velocidad de EEUU (5-26) poco o nada pudieron hacer, además de notar el cansancio y la inexperiencia de jugar dos Series Mundiales en siete días. Una vez más, Pablo puso el foco en el partido ante Escocia, el cuarto, el primero del domingo. Y España volvió a despertarse temprano, a alimentarse bien y activarse perfectamente para barrer a los del Cardo (24-7). El siguiente rival traía grandes recuerdos: Samoa. La selección a la que se ganó en la final de Mónaco que nos metió en Río.

Clasificación de las World Series tras dos jornadas.
Clasificación de las World Series tras dos jornadas.

Esta vez el equipo estaba muy enchufado y los de Feijoo aplastaron a los isleños. 24-0 que despertó la admiración de la grada y el respeto del resto de selecciones de las Series Mundiales, que han comenzado a ver en los chicos de Pablo a un grupo con muchas posibilidades. La victoria ante los samoanos metía a España, por segunda vez consecutiva en siete días, en la final de la Challenge. Y allí, como en Dubai, se midieron a otro rival con el que ya se habían topado. En esta ocasión los australianos, que no dieron opción y dejaron a España otra vez décima con siete puntos más en el casillero.

El balance es impensable. Ni en el mejor de los sueños de Pablo y su gente podían pensar que después de las dos primeras Series España estaría en la clasificación con 14 puntos. Y lo que es mejor, ver a Rusia muy lejos con 2 puntos, a 12 de distancia. Lo que permite a los Leones trabajar con más tranquilidad de cara a lo que viene por delante. Los zarpazos de los Leones inquietan en el circuito mundial de VII mientras Pablo busca la manera junto a Facu (Facundo Lavino, su ayudante) de seguir haciendo crecer a un grupo con muchas posibilidades de madurar.

Rugby

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios