Carolina Marín, como Aznar a Felipe González: '¡Váyase, señor Cabello!'
  1. Deportes
  2. Otros deportes
el bádminton español, en peligro de extinción

Carolina Marín, como Aznar a Felipe González: '¡Váyase, señor Cabello!'

Tenía que explotar y explotó. La número uno del bádminton mundial confirmó una por una todas las informaciones de 'El Confidencial' y pidió la dimisión del presidente de la FESBA

Foto: Carolina junto a Ana Muñoz y Fernando Rivas (CSD).
Carolina junto a Ana Muñoz y Fernando Rivas (CSD).

Se puede decir más alto, pero no más claro: "Creo que lo mejor es que el presidente y otras personas dimitan para que el bádminton español no se vea afectado". Carolina Marín, la número uno del bádminton mundial, se convirtió este jueves en la gran protagonista de la III edición de los cursos de verano que el Consejo Superior de Deportes (CSD) celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, de Santander, y que este año llevan por título 'El éxito del deporte español, la gestión inteligente', precisamente lo que no ha hecho o no ha querido hacer David Cabello, presidente de la FESBA. Al igual que hiciera José María Aznar con Felipe González en el Debate de la Nación de 1994, la onubense fue contundente: 'Váyase, señor Cabello', vino a decir, lo que provocó el estadillo de una conflicto del que en este periódico hemos venido informando rigurosamente desde el 5 de noviembre de 2014 aunque algunos indocumentados no se habían enterado y otros no se habían querido enterar.

La campeona de Europa y del Mundo intervino en el citado curso junto a su entrenador, Fernando Rivas, quien, como también informó El Confidencial, podría marcharse del CARD de Madrid al haber recibido importantes ofertas de potencias europeas de este deporte, pero, sobre todo, tras comprobar que, como él mismo dijo en Santander, "las actuaciones del presidente me hacen pensar que está haciendo todo para que me vaya. La voluntad de no arreglarlo es lo que preocupa, la situación en los entrenamientos es venenosa y he llegado a estar dos meses sin dormir, por problemas de insomnio. Lo que yo he vivido junto a Carolina no es sano para un deportista de alto nivel. Ella no podía más".

De este modo, todo lo que ha venido informando El Confidencial desde el pasado mes de noviembre fue confirmado punto por punto, tanto por Carolina Marín como por Fernando Rivas. "Me han amenazado y me he sentido como una porquería. No me han ayudado nada, todo han sido impedimentos. Estoy muy decepcionada, no pensaba que una medalla de oro me iba a dar tantos problemas. Cuando este conflicto empezó hace diez meses ya no entendía nada. Preferiría no haber ganado el oro. Lloré mucho y he tenido que llamar a Fernando a las doce de la noche", confesó la jugadora ante el asombro de la mayoría de los presentes, aunque no de su entrenador, ni tampoco de la directora general del CSD, Ana Muñoz, al corriente de cómo estaban y están las cosas.

El CSD no protege a Cabello como él se cree

"España no puede permitirse el lujo de perder a una campeona del mundo como Carolina ni a un entrenador campeón del mundo como Fernando", dijo Muñoz, para añadir sino que "las federaciones deben estar al servicio de los deportistas". "Me he empleado en que la situación sea pacífica desde el punto de vista material, ya que las relaciones humanas se pueden recuperar si hay voluntad. Las federaciones deben promover y generar los recursos para promocionar su deporte", sentenció la directora general. Cabello siempre ha alardeado de tener el apoyo del CSD, pero ayer quedó claro que esto no es así y las denuncias de Carolina Marín y Fernando Rivas le han dejado contra las cuerdas.

"Estoy de acuerdo con el seleccionador, Ernesto García", afirmó Carolina sobre las declaraciones de éste en El Confidencial, donde dijo que si Fernando Rivas se tiene que ir de la FESBA, él dimite. "Y si Fernando se va, yo también me voy, porque sin él no hubiera podido ser quien soy", aseguró la jugadora andaluza. "El presidente de la FESBA ha hecho muchas cosas buenas, pero no ha sabido gestionar el éxito. Ahora tenemos una mala relación personal y quieren quemarnos", desveló el ideólogo del llamado 'método español'. "La voluntad de no querer arreglarlo es lo que me preocupa. El conflicto empezó en octubre y no ha habido diálogo. Yo he sido degradado dos veces", añadió el entrenador granadino.

"Es una situación muy desagradable y no se ve una voluntad de solucionarla por parte de quien debe hacerlo", explicó Carolina, a quien se le cuestionó si sería capaz de competir con otro país. "Yo no me subo a un podio a escuchar un himno que no sea el de España, que es el que me hace llorar de emoción", fue su contundente respuesta. Cabe recordar que su presidente ya dijo en una entrevista concedida y realizada en El Confidencial que "no sería descabellado que Carolina dejara la federación española".

placeholder Mireia Belmonte y Carolina Marín, este jueves en Santander (EFE)
Mireia Belmonte y Carolina Marín, este jueves en Santander (EFE)

El todavía presidente dice que no dimite

Dada la repercusión que las palabras de Rivas y, sobre todo, de Carolina Marín pidiendo la dimisión de su presidente, David Cabello no perdió el tiempo en llamar a algunos medios y atender la llamada de Radio Marca, donde, como era de esperar, desmintió todas la acusaciones -su credibilidad hace tiempo que está en entredicho, sobre todo dentro del bádminton español- y aseguró que no piensa dimitir. "No voy a dimitir y estoy sorprendido y disgustado con Carolina Marín", dijo. Eso sí, en la Asamblea Extraordinaria de la FESBA que se celebra este sábado en Madrid, casualmente con importantes miembros de ella fuera de España, el presidente propondrá, concretamente en el punto 5 del orden del día, prorrogar su acuerdo de colaboración.

Horas después, la FESBA emitió un comunicado para intentar maquillar la imagen de su presidente, aunque después de las graves acusaciones de Rivas y Marín las explicaciones oficiales ya no cuelan. Este viernes los presidentes de las territoriales se reúnen para preparar la citada Asamblea, donde David Cabello debería hacer caso a la número uno del mundo del deporte al que representa y presentar su dimisión, toda vez que el bádminton español ha perdido la confianza en él y, lo que es peor, corre el riesgo de quedarse sin sus dos principales referentes, que no son ni David ni Cabello, sino Carolina y Rivas.

Bádminton Carolina Marín David Cabello Fernando Rivas Ana Muñoz
El redactor recomienda