ATAQUE ENTRE LOS DOS ESPAÑOLES

Por qué en la crítica de Alberto Puig a Dani Pedrosa no hubo resentimiento ni venganza

Las declaraciones de Dani Pedrosa en respuesta a Alberto Puig han sorprendido por la carga de resentimiento que rezuma. Ambos han trabajado juntos durante años y se conocen muy bien

Foto: Dani Pedrosa y Alberto Puig en 2008. (EFE)
Dani Pedrosa y Alberto Puig en 2008. (EFE)

El invierno suele ser un tiempo de descanso y reflexión para el paddock de MotoGP, pero ha bastado una interesante entrevista con Alberto Puig en 'La Vanguardia' para que se desate la polémica, una polémica forzada y artificial, propia de los tiempos que corren, en los que las redes sociales en vez de ser instrumento de comunicación se convierten en herramienta de demolición. Y todo porque Puig ha hecho algunos comentarios sobre Dani Pedrosa, y sobre Valentino Rossi.

En estos tiempos es tan fácil sentirse ofendido… Los seguidores de Pedrosa han replicado con saña a las palabras de Puig. Los medios italianos destacan en titulares: “Puig ataca a Rossi”, porque dicen que dice que su tiempo se ha acabado, empleando un entrecomillado que no es textual. Pero esa es otra historia.

Aquí la gente se rasga las vestiduras por lo que dijo Puig de Pedrosa: “Igual, para ser campeón de MotoGP hubiera tenido que asumir unas cosas que no ha hecho. En la vida nadie te regala nada. Ha habido otros que han querido más ganar el título”. Quien conoce a Puig sabe que su discurso, explícito, también es muy gestual, con pausas y silencios, y frases en suspenso que son difíciles de transcribir a un papel. Hay mucho contexto que se escapa a la gramática de una frase.

Cuando Puig concluye, halagando a Pedrosa, “creo que aún tiene nivel más que de sobra para haber seguido, porque tiene muchísimo talento. Con una mano, esforzándose un poco, es un piloto para estar en el top 5”, con la frase “pero no me interesa mucho...”, está pidiendo al periodista el cambio de tercio, que no quiere seguir por ahí, que no quiere hablar de Pedrosa. Y el periodista lo entendió, y así lo hizo.

"Ya sabes cómo es Alberto"

Puig siempre ha sido así. Recuerdo al Puig piloto. Siempre, desde sus inicios, decía las cosas de forma explícita, como ahora, y al rato te llamaba su representante de entonces, Toño de Sebastián, y te pedía que suavizaras el discurso. "Ya sabes cómo es Alberto". Por ese discurso valiente, sin pelos en la lengua, Puig se ganó el respeto de todo el mundo. Nunca ha cambiado su forma de ser, o al menos a mí me lo ha parecido. Su tono duro, consigo mismo y con los demás, es su traje de faena. Conozco en mis propias carnes ese discurso seco del Alberto: si tiene que decirte algo, te lo dice a la cara.

Sus duras palabras sobre Pedrosa no son más que respuestas a las preguntas de un periodista, con la misma crudeza y la misma sinceridad de la que siempre hace gala. No veo por qué sienta tan mal que use su tono habitual, otras veces aplaudido por todo el mundo. Es el mismo Puig de siempre. No habla porque sí: le preguntan y responde. Y me parece que no hay nadie en el mundo más capacitado para hablar de Pedrosa que él; puede que nadie conozca mejor a Dani Pedrosa que Alberto Puig.

La sorprendente réplica de Pedrosa

Lo que no deja de sorprenderme es la respuesta de Pedrosa. El tono crítico de Puig ha sido replicado con acritud por Dani Pedrosa, que habitualmente siempre ha tenido un discurso plano y políticamente correcto. Los pilotos actuales están adiestrados en habilidades sociales y Pedrosa, el más opaco de todos los pilotos españoles, ha hecho uso de las redes sociales para defender su verdad. Puig es de la vieja escuela. No tiene perfil en ninguna red social, ni falta que le hace.

Al final, este presunto choque entre ambos ni es choque ni es nada, sino dos puntos de vista que no coinciden. Nada nuevo bajo el sol. Pero, insisto, el tono con el que se despacha Pedrosa me parece exagerado. Habla de resentimiento.

Puig y Pedrosa separaron sus caminos, por decisión de Pedrosa, al finalizar el Mundial 2013, la temporada en que Marc Márquez irrumpió en MotoGP, arrollando a todos. Fue una ruptura con sordina, poco aireada más allá de un comunicado oficial en el que ambos mostraban su gratitud, el uno por el otro, sin profundizar en los motivos de su separación. Llevaban juntos desde 1999. Después cada uno ha seguido su rumbo, y el destino los volvió a unir en el garaje del Repsol Honda, con Puig como máximo responsable del equipo.

Honda permite a Pedrosa probar la KTM

Los seguidores de Pedrosa hablan de venganza. Culpan a Puig de su salida de Honda y su retirada. Esta va a ser una historia larga, que seguirá coleando en las redes por aquello del estás conmigo o contra mí, sin profundizar en cómo se ha manejado Honda a lo largo de su historia en MotoGP, ni valorar la falta de motivación del propio Pedrosa, que le llevó a optar por la retirada a pesar de tener ofertas jugosas sobre la mesa. Hay que ver cómo ha gestionado HRC su equipo, con Puig y sin él al frente, y cómo los pilotos han ido entrando y saliendo dependiendo de los intereses de la escudería.

De haber resentimiento o ánimo de venganza en Puig, seguramente él mismo habría influido para que Honda no permita que Pedrosa anticipe a esta misma semana su estreno como piloto probador de KTM, en vez de esperar hasta el 31 de enero, como estaba previsto.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios