victoria en montmeló por delante de márquez

El abrazo entre Jorge Lorenzo y Márquez en las narices del CEO de Ducati

La segunda victoria consecutiva devuelve a Jorge Lorenzo la fe en sus posibilidades, aunque está a 49 puntos de Marc Márquez en la clasificación del Mundial de MotoGP

Foto: Jorge Lorenzo sacó el martillo en el podio del Gran Premio de Cataluña de MotoGP. (EFE)
Jorge Lorenzo sacó el martillo en el podio del Gran Premio de Cataluña de MotoGP. (EFE)

Jorge Lorenzo y Marc Márquez, que la próxima temporada serán compañeros de equipo en el Repsol Honda, se fundieron en un fuerte abrazo en las narices de Claudio Domenicali, consejero delegado de Ducati, hombre clave en el desenlace de las negociaciones sobre el futuro de Lorenzo, que desistió de confiar en el mallorquín cuando inició las negociaciones para formar el equipo en 2019. Domenicali, que en principio no tenía previsto acudir a este gran premio, voló a Barcelona en la noche del sábado para ser testigo de la carrera de sus pilotos, ya que Lorenzo y Dovizioso partían desde primera línea de parrilla y había posibilidades de conseguir otro resultado histórico como el de Mugello.

El abrazo entre los dos llegó después de que Lorenzo celebrara la victoria con todos los hombres del garaje: hubo abrazos, saludos, miradas de complicidad y alegría sana, y Jorge martilleó a todos –con una imitación de plástico del martillo de Thor– para celebrar este nuevo triunfo. Bueno, a todos no: Domenicali no recibió ni saludo ni martillazo, y quedó ahí, en primera línea, con cara de circunstancias, viendo cómo el piloto al que hace unas semanas ignoró le daba de su propia medicina.

Jorge Lorenzo y Marc Márquez acabaron primero y segundo en Montmeló. (EFE)
Jorge Lorenzo y Marc Márquez acabaron primero y segundo en Montmeló. (EFE)

Fue inevitable preguntarle por la situación, pero Lorenzo no quiere entrar al trapo. Ya son bastante elocuentes sus gestos. No mira atrás con ira, simplemente lo deja atrás. "Por una parte estoy triste porque en su momento me hubiese gustado quedarme. Pero ahora ya está decidido y lo único que puedo hacer es intentar ganar las máximas carreras que nos dejen los demás, dejar Ducati con buen sabor de boca, y hacerlos felices", dijo.

Cabe pensar si esta nueva situación, un Lorenzo competitivo y ganador que no va a seguir con el equipo en 2019, le interesa a Ducati. Obviamente, la marca boloñesa querrá seguir ganando, aunque sea con Lorenzo. 'Su piloto' es Andrea Dovizioso, pero el italiano se ha apagado precisamente ahora que ha conseguido su estatus de número uno de la marca. Lorenzo tiene clara la implicación de Ducati, y aseguró que tanto Dall’Igna (director de Ducati Corse) como Ciabatti (director deportivo de Ducati) le han asegurado que su próxima marcha no afectará en absoluto al trato que va a recibir.

"Es fácil fallar y hacer octavo o décimo, y te pueden recuperar mucha distancia. Creo que Lorenzo está a tiempo de luchar por el Mundial", dice Márquez

¿Candidato al título?

Lo de optar al título ya es otra cosa. Lorenzo se encuentra a 49 puntos de Márquez, que tiene prácticamente dos carreras de ventaja, pero el de Ducati ha recortado treinta puntos en dos carreras. Ojo con él. Durante los entrenamientos, Lorenzo lamentaba los ceros de las anteriores carreras, pero ahora ve la vida de otro color, porque se vuelve a ver competitivo. El año pasado, Dovizioso salió de Montmeló a sólo 7 puntos del entonces líder Maverick Viñales y se enganchó a la lucha por el título cuando el de Yamaha se vino abajo y Márquez se creció. La situación de Lorenzo es más complicada, pero nada es imposible.

Márquez cree que hay que contar con él. "Si me hicieran esa pregunta hace tres o cuatro años, entonces habría dicho que no tiene capacidad de entrar en la lucha por el título, porque entonces un mal resultado o tener un mal día suponía hacer cuarto, con lo que no había demasiada diferencia. Pero ahora es diferente: es fácil fallar y hacer octavo o décimo, y entonces te pueden recuperar mucha distancia. Creo que Lorenzo está a tiempo de luchar por el Mundial".

El podio del Gran Premio de Cataluña es el más laureado de la historia del campeonato. (EFE)
El podio del Gran Premio de Cataluña es el más laureado de la historia del campeonato. (EFE)

Gestionar la carrera

El éxito de Lorenzo ha sido saber gestionar la carrera. No había tenido oportunidad de probar las suficientes vueltas el compuesto blando elegido para la carrera, y en el equipo sabían que el rendimiento de esas gomas caería entre la vuelta 15ª y la 18ª. Para colmo, Lorenzo tuvo que superar el escollo de la primera vuelta, en la que Márquez lo superó en la arrancada, y un correoso Iannone llegó a adelantarlo también. Aun así, en la segunda vuelta se puso en cabeza y mandó hasta el final.

No ha sido una carrera emocionante por su desarrollo, porque no ha habido adelantamientos ni pasadas entre los hombres de cabeza, pero ha sido una prueba de una belleza extraordinaria. Había que seguirla mirando el crono, con los dos, Lorenzo y Márquez, rodando casi a la milésima durante muchas vueltas. Y cuando el de Ducati se despegó y amasó una buena ventaja —algo más de dos segundos—, el de Honda respondió y le robó medio segundo en la vuelta 20ª, a cuatro del final. Lorenzo tuvo arrestos para responderle y recuperar lo perdido.

Fue un espectáculo de altura, con los dos mejores pilotos del campeonato en estos momentos, y con un impresionante Valentino Rossi (39 años), que enlazó su tercer podio consecutivo. Nuevamente, Rossi y sus muchachos dieron la vuelta a la Yamaha como si fuera un calcetín tras probar en el 'warm up' matinal, y se la jugó saliendo con neumáticos blandos. Y acertó. Ahí sigue, segundo del Mundial. Los tres nos regalaron el podio más laureado de la historia del campeonato: 20 campeonatos del mundo, 246 victorias y 489 podios en un metro cuadrado.

Motociclismo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios