España vence a Japón (0-1) en la prórroga y se jugará la medalla de oro frente a Brasil
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
Semifinales en Tokio

España vence a Japón (0-1) en la prórroga y se jugará la medalla de oro frente a Brasil

La Selección se clasifica para la final de los Juegos Olímpicos por la mínima y en la prórroga con un gol de Asensio. El sábado a las 13:30 volverá a una final 21 años después

placeholder Foto: España celebra su pase a la final. (EFE)
España celebra su pase a la final. (EFE)

España había llegado a semifinales tras un partido no apto para cardiacos frente a Costa de Marfil (5-2). “Una vez que lo pasas tan mal, uno está muy entero”, dijo Arsenio Iglesias cuando entrenaba al Deportivo. Algo así le pasó a la Selección. Tras estar al borde de la eliminación, hizo un partido muy serio que ganó por la mínima. Aunque el juego fue espeso, le bastó para eliminar a los anfitriones gracias al gol de Asensio en la prórroga.

La Selección secuestró la pelota desde el primer momento. No hubo opción para que Japón dominara. Los nipones esperaron agazapados algún error en la circulación que no se produjo. Los anfitriones soñaron con un fallo de Unai Simón como el que tuvo en la Eurocopa. No llegó. Gracias a Dios, porque voltear el marcador se hubiera antojado misión imposible.

Rafa Mir estaba crecido tras los tres goles que anotó frente a los costamarfileños en cuartos. Su afán por marcar de nuevo le jugó una mala pasada. Cada vez que recibió la pelota lanzó a puerta. Su impaciencia no fue positiva para la Selección, incapaz de generar ocasiones.

Demasiado 'tiki-taka'

Guardiola decía que no le gustaba el ‘tiki-taka’ porque consiste en mover el balón de esquina a esquina y no generar ocasiones. Fue exactamente lo que hizo España. La pelota circuló sin el menor rastro de remates a puerta. Los hubo, pero menos de los que debería teniendo en cuenta el dominio tan aplastante.

placeholder Oyarzabal protesta durante el partido. (Reuters)
Oyarzabal protesta durante el partido. (Reuters)

Le faltaron tensión y emoción al partido. Quizá la ausencia de espectadores tuviera algo que ver. Hasta en las pachangas de pueblo hay gente animando. Que se lo digan a Miranda, al que había gente que iba al polideportivo del municipio (Olivares, Sevilla) para ver cómo le daba al larguero desde cualquier distancia.

A Pedri y Dani Olmo se les notó el cansancio. El canario se convirtió, junto a Bruno Fernandes, en el jugador que más partidos ha disputado esta temporada, 72. Ha ido a Tokio a sabiendas de que se quedará sin vacaciones. Los chavales de su edad tienen tres meses y él está dispuesto a quedarse sin ellas. Los genios son unos grandes incomprendidos.

La sorpresa de Bryan

Una de las sorpresas fue que Bryan Gil se fuera a la grada. El jugador más desequilibrante de la Selección no estuvo ni en el banquillo en un partido que se preveía cerrado. Así fue: España echó en falta la profundidad por banda que no aportaron ni Olmo ni Oyarzabal. Mir no atinó en dos claras ocasiones que tuvo frente al portero. En ambas disparó al muñeco, desperdiciando las pocas oportunidades que tuvo la Selección de adelantarse. Después de tantos disparos acertados, es normal que la pólvora esté mojada.

placeholder Vallejo, regateando durante el partido. (EFE)
Vallejo, regateando durante el partido. (EFE)

Unai Simón realizó paradas de mérito, especialmente a un disparo de Kubo, que fue el cabecilla de la sublevación nipona. Le faltaron secuaces. El portero del Athletic ha demostrado que, aunque no tenga la categoría de los grandes porteros de la historia de España, es fiable.

La prórroga fue estupenda… para echarse la siesta. No hubo ocasiones, salvo alguna intentona japonesa. Faltaba regate en el partido. En el primero de la prórroga, Oyarzabal llegó a línea de fondo. En el segundo, dejó a Asensio con espacio para tirar y clavó el disparo a la derecha del portero. Un trallazo imparable. El sábado a las 13:30 espera Brasil.

Juegos Olímpicos
El redactor recomienda