La esperanza de Muguruza y Badosa en los Juegos tras el 'bofetón' de Naomi Osaka
  1. Deportes
  2. Juegos Olímpicos
la mejor versión del tenis femenino

La esperanza de Muguruza y Badosa en los Juegos tras el 'bofetón' de Naomi Osaka

Ambas tenistas demuestran que pasan por un gran momento y, con sacrificio y concentración, se está viendo el enorme potencial y talento en los Juegos Olímpicos

placeholder Foto: Garbiñe Muguruza durante el partido contra la rusa Veronika Kudermetova. (Getty)
Garbiñe Muguruza durante el partido contra la rusa Veronika Kudermetova. (Getty)

Fuertes, agresivas, voraces y combativas. Lo tienen todo para alcanzar el éxito. Garbiñe Muguruza y Paula Badosa tienen cara de colgarse una medalla en los Juegos Olímpicos de Tokio tras pasar a los cuartos de final. La hispana-venezolana gana a la belga Alison Van Uytvanck (6-4 y 6-1) y la catalana elimina a la argentina Nadia Podoroska (6-2 y 6-3) con autoridad. Ambas tenistas demuestran que pasan por un gran momento y, con sacrificio y concentración, se está viendo el enorme potencial y talento.

El año de Muguruza es un tobogán y en estos Juegos está disparada. Se lo cree, juega fuerte, con determinación y el camino empieza a estar despejado tras la sorprendente derrota de Naomi Osaka. La tenista nipona, la deportista que encendió el pebetero en la ceremonia inaugural, ha caído eliminada en un horrible partido contra la checa Marketa Vondrousova.

Los nervios, la ansiedad y la presión han perjudicado a Naomi Osaka, una de las favoritas al oro, que venía de imponer su dominio en el Open de Estados Unidos y el Open de Australia. Sin la japonesa y sin la australiana Ashleigh Barty, que se cargó la española Sara Sorribes en la primera ronda, el camino parece más despejado. El tenis femenino está dando un excelente nivel en estos Juegos. La victoria de Sorribes fue sonada. Eliminó a la número uno del mundo y mostró su progresión, pese a la derrota de este martes contra la rusa Pavlyuchenkova (1-6 y 3-6). Nos quedamos con su poderío en el excelente partido que hizo contra la australiana. Con 24 años, Sorribes tiene mucho que decir en el tenis.

Foto: Luka Doncic en acción durante un partido de Eslovenia en Tokio. (Getty)

Es el momento de Garbiñe Muguruza, a la que se la vuelve a ver pletórica de fuerzas y confianza. “Esta vez he salido a morder”, dijo la hispana-venezolana tras su victoria contra la china Qiang Wang (contra la que había perdido anteriormente en dos ocasiones). “He estado agresiva y acertada”, comentaba con una sonrisa ganadora. Muguruza sigue intratable. No perdona y continúa mostrando su excelente racha con otra victoria ante la belga Alison Van Uytvanck, en un partido con un gran servicio (83% de primeros) y en el que solo ha cometido 12 errores no forzados. Con golpes duros y mostrando una fuerte mentalidad, ya está en los cuartos de final tras un partido que estuvo interrumpido durante una hora y 40 minutos por la mala climatología del tifón Nepartak.

Las dudas de Garbiñe

La mejor versión de Garbiñe Muguruza la estamos viendo en estos Juegos después de un año irregular que empezó bien, pero que cambió a peor tras la dolorosa derrota en Wimbledon contra la tunecina Ons Jabeur. Sucedió el 2 de julio y todo el buen trabajo realizado en los meses anteriores quedó en entredicho. ¿Podría ser competitiva en Tokio? ¿Volvería a ser fiable? “La sensación es agridulce. No son los resultados que quiero, pero sé que son detalles y tengo que analizarlos. Quiero ganar y hacerlo bien, y eso a veces te nubla un poco. Pero no estoy mal de estado de ánimo. Prefiero mirar hacia delante y pensar en cómo voy a prepararme para los Juegos. Los resultados volverán”, declaró tras caer eliminada en Wimbledon.

En Londres sufrió el frenazo a un buen comienzo de año. Garbiñe Muguruza empezó fuerte imponiéndose en la final de Dubái a la checa Barbora Krejcikova. Era el 13 de marzo y Garbiñe volvía a saborear un título. Llevaba dos años de sequía y esto suponía un punto de inflexión. Un estímulo. No ganaba un título desde el 9 de abril de 2019 en Monterrey. En la final del emirato conquistó su octavo trofeo profesional y era otro de esos momentos en los que despejaba las incertidumbres sobre su irregularidad.

placeholder Paula Badosa celebra el triunfo ante la argentina Nadia Podoroska. (EFE)
Paula Badosa celebra el triunfo ante la argentina Nadia Podoroska. (EFE)

Pero surgieron unos problemas musculares, llegaron las derrotas en París y en Londres y otra vez en el mismo escenario de incertidumbre y dudas sobre cuál sería su rendimiento en Tokio. Garbiñe Muguruza resurge en Tokio. Ha pasado de decir que estaba “confusa”, tras el bache en Wimbledon, a “he salido a morder” en sus primeros partidos en los Juegos.

Foto: Maialen Chourraut en Tokio. (Reuters)

Hay un cambio y una mejoría en todas las facetas de una tenista que, cuando está en su mejor nivel, puede ganar a cualquier rival. Los entrenamientos con Conchita Martínez están recuperando la mejor versión de una tenista que tiene un juego más potente y un espíritu más competitivo. Recupera la determinación en sus golpes, la confianza y la fiabilidad en su juego. Muguruza es una garantía para triunfar en estos Juegos Olímpicos de Tokio en el que el tenis femenino está mostrando el gran nivel que hay en España.

Garbiñe Muguruza y Paula Badosa están rindiendo a un altísimo nivel en Tokio y desde 1996, con Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez, no había dos tenistas españolas en cuartos de final. Badosa tiene el desafío de eliminar a la checa Marketa Vondrousova, la verdugo de Naomi Osaka. En ellas están puestas las esperanzas para seguir sumando medallas a las tres que ya tiene la delegación española de Adriana Cerezo, David Valero y Maialen Chourraut.

Juegos Olímpicos Garbiñe Muguruza
El redactor recomienda