El difícil encaje de Marcelo en el Real Madrid: lo que faltaba es verle de delantero
  1. Deportes
  2. Fútbol
ancelotti busca sitio al brasileño

El difícil encaje de Marcelo en el Real Madrid: lo que faltaba es verle de delantero

Ancelotti da un papel de comodín a Marcelo. Un futbolista de 33 años que disputará su decimosexta temporada en el Real Madrid y al que el técnico no ve como el mejor lateral

placeholder Foto: Marcelo en el primer partido de pretemporada contra el Rangers. (Efe)
Marcelo en el primer partido de pretemporada contra el Rangers. (Efe)

Hay que encontrar el mejor sitio en el campo para sacar el máximo rendimiento a Marcelo y esa posición no es la de lateral izquierdo. Al brasileño no le da el físico para dominar la banda en defensa y en ataque. Esto no es ninguna novedad porque lleva tres temporadas con un evidente descenso en su rendimiento y le han ido superando desde Reguilón, Mendy y ahora tiene más competencia con el canterano Miguel Gutiérrez. Marcelo pierde su posición natural en el campo y en el primer partido oficial de pretemporada, contra el Rangers, empezó de lateral, pasó a ser interior y acabó de delantero. Demasiados sitios para intentar ubicar a un futbolista que fue el mejor lateral zurdo del mundo.

Encajar a Marcelo es uno de los asuntos que tiene que resolver Carlo Ancelotti con un futbolista de 33 años que disputará su decimosexta temporada en el Real Madrid. No está para el alto nivel si lo utilizas de lateral, con lo que Ancelotti parece asignarle un rol de comodín. Que hace falta unos minutos en el lateral porque hay una lesión, sanción o conviene dosificar a un compañero; ahí estará Marcelo. Que conviene meterlo en el centro del campo porque filtra pases, rompe líneas y tiene visión de juego; ahí estará Marcelo. Y si ya encima juegas sin delantero, como sucedió en la segunda parte contra el Rangers (Jovic solo disputó el primer tiempo), el brasileño adelanta metros en el campo y busca acabar las jugadas.

Foto: Luka Doncic en acción durante un partido de Eslovenia en Tokio. (Getty)

El Real Madrid tiene varios jugadores multiusos en su plantilla. Acaba de fichar a uno de los mejores de Europa. David Alaba es un futbolista versátil, con mejor físico que Marcelo, que puede jugar de central, lateral y en el centro del campo. Mendy es un lateral más contundente y agresivo que el brasileño. Y luego está el joven Miguel Gutiérrez, que tiene piernas para hacer kilómetros y recuperar mejor y más rápido que Marcelo. Con lo que ahora el primer capitán del Real Madrid, tras la salida de Sergio Ramos, tiene que adaptarse a lo que le pida el entrenador. Y lo que hizo en el encuentro en Glasgow fue cumplir con las necesidades de un equipo plagado de suplentes. Lo que faltaba era verle acabar el encuentro como un atacante más.

No contó para Zidane

Marcelo decidió quedarse en el Real Madrid para cumplir su contrato. Le queda una temporada más y pidió al club que la respetasen, pese a que la intención de los dirigentes es hacer cambios y el brasileño no contó apenas para Zidane en la pasada temporada que se cerró sin títulos. Fue la temporada en la que un nuevo canterano (Miguel Gutiérrez) superó a Marcelo. Como sucedió con Reguilón cuando llegó Solari y apostó por el ahora jugador del Tottenham. Antes de todo esto, el Madrid había fichado a Theo Hernández, un lateral de la cantera del Atlético que era un avión en el Alavés. Pero Marcelo le cerraba el paso. Hoy, Theo es uno de los mejores laterales zurdos de Italia, un jugador fundamental e indiscutible en el Milan. Marcelo sigue en el Real Madrid y está estancado como lateral.

La experiencia y el oficio empiezan a ser lo más aprovechable de un veterano que tiene buena actitud y decide quedarse en el Madrid para seguir compitiendo. Para Ancelotti será un suplente más, aprovechable para darle verticalidad al juego con sus pases y sus internadas. Lo que no se le puede pedir es contundencia defensiva porque desde hace años le ganan las espaldas con demasiada facilidad. Eso lo vio Zidane y decidió reforzar el lateral con una bestia como Mendy. Si no cambia el plan o hay una sorpresa mayúscula, Ancelotti debería seguir contando con el francés como el titular para los grandes partidos.

Foto: Jordi Alba sale a un entrenamiento junto a Riqui Puig. (Efe)

El club se guarda en la recámara la opción de Miguel Gutiérrez, jugador del Castilla, que podría estar entre el filial de Raúl y el primer equipo. Ancelotti comprueba la energía y fuerza que tiene este chico, que en la segunda parte del partido contra el Rangers tuvo una de las mejores ocasiones con un disparo al poste. Miguel Gutiérrez es una garantía para defender y llegar a la línea de fondo en ataque. La juventud tiene esta cosas. Uno va para arriba y otro ha tocado techo en el apartado físico, con lo que Ancelotti demostró en Glasgow que, en un momento de fragilidad defensiva del equipo, era mejor sacar al chico para que jugara atrás y adelantar la posición de Marcelo para darle oxígeno.

El encaje de Marcelo no es sencillo, por muy en forma que se haya puesto durante sus vacaciones, esté machacándose en los entrenamientos y tenga buena predisposición. A la hora de exigir ser un bloque sólido no te da garantías un lateral zurdo que tuvo momentos brillantes en el Real Madrid y que, en un equipo lleno de suplentes, no completa todo el partido como lateral y acaba jugando de delantero junto a Isco.

Marcelo Carlo Ancelotti Sergio Ramos
El redactor recomienda