Es noticia
Menú
Asensio manda callar al Bernabéu con un golazo y el Real Madrid tira de maquillaje ante el Alavés
  1. Deportes
  2. Fútbol
REAL MADRID 3-0 ALAVÉS

Asensio manda callar al Bernabéu con un golazo y el Real Madrid tira de maquillaje ante el Alavés

El Real Madrid logró tres puntos básicos en su lucha por la Liga en un partido mucho más difícil de lo que dicta el marcador, donde Asensio silenció los pitos gracias a un golazo

Foto: Asensio celebra su gol ante el Alavés. (Cordon Press)
Asensio celebra su gol ante el Alavés. (Cordon Press)

Como si del Día de la Marmota se tratase, el Real Madrid volvió a salvar un compromiso en casa con la ley del mínimo esfuerzo (3-0). El conjunto blanco consiguió sumar tres puntos fundamentales en su lucha por la Liga frente al Alavés, en un partido que siguió la misma tónica de los últimos jugados en casa: poco juego, con escasa brillantez de sus jugadores de ataque y con muchas dudas en la salida del balón, donde solo un golpe de inspiración evitó la derrota. Sucedió ante el Elche con un empate 'in extremis' y ante el Granada, y solo los chispazos de Marco Asensio, Vinicius y Benzema evitaron males mayores en el Santiago Bernabéu.

El balear se está convirtiendo en la tabla a la que se agarra el Madrid cuando peor lo pasa. Con Benzema inactivo tras salir de su lesión y un Vinicius algo más errático de lo que acostumbraba este curso, Asensio se ha convertido en el desatascador de los partidos. Empieza a tener peso en el juego, es peligroso en ataque y, sobre todo, ha vuelto a confiar en su gran disparo. Fruto de su espectacular pierna izquierda llegó el gol que logró romper la igualada cuando más complicado estaba el partido, para sumar su séptimo gol de la temporada. Solo unos minutos después, Vinicius sentenciaba el choque tras una buena jugada colectiva. En el descuento, Benzema, de penalti, maquillaba el marcador.

Foto: Luka Modric junto a Mbappé en el partido disputado en el Parque de los Príncipes. (Reuters/Gonzalo Fuentes)

El Real Madrid era consciente de que el partido ante el Alavés estaba marcado en rojo en el calendario. No tanto por la entidad del rival, sino sobre todo por lo ocurrido en París: el tropiezo ante el PSG obligaba al conjunto de Carlo Ancelotti a volver a dar un golpe de autoridad en el césped, demostrando que lo que sucedió en el Parque de los Príncipes fue un accidente. Por ello, los blancos debían de tratar de volver a dar su mejor imagen, razón por la que el técnico italiano prácticamente no introdujo rotaciones en el once -solo Valverde por Kroos-. Pero el líder de la Liga volvió a estar muy lejos de su mejor versión y con el buen fútbol brillando por su ausencia.

Y es que, desde que llegara el 2022, uno de los principales problemas del Madrid es que ha perdido su capacidad goleadora, esa que le ha hecho marcar diferencias en la primera parte de la temporada. Solo hay que echar un vistazo a los datos para descubrir la realidad, pues en el nuevo año ha jugado doce partidos, de los que ha ganado siete, empatando dos y perdiendo tres, coincidiendo con su peor momento anotador: ha marcado 20 goles o, lo que es lo mismo, la media ha bajado a 1,5 dianas por partido, cuando hace no mucho casi rozaba los tres tantos por encuentro. Sin duda, uno de los problemas de los blancos que están haciendo mella en el equipo.

La media de goles del Real Madrid ha bajado a 1,5 dianas por partido, cuando hace no mucho casi rozaba los tres tantos por encuentro jugado

La ausencia de Kroos dio lugar a una pequeña variación táctica con la intención de que el equipo fuera más agresivo en ataque. Con Casemiro como cinco puro, Modric cayó a banda izquierda y Valverde en el perfil diestro. Esa situación provocó que el carril zurdo, entre el croata, Mendy y Vinicius, se convirtiera en la zona de ataque predilecta de los blancos, mientras que la presencia del uruguayo en el once inicial permitía al equipo contar con un jugador que rompía líneas y aportaba llegada desde la medular. Pero, a pesar de monopolizar la posesión, los blancos lo hacían con la tónica de los últimos partidos: sin fluidez y sin peligro ante la portería de Pacheco.

De hecho, la primera oportunidad clara del partido fue para el Alavés. Una pérdida en una zona peligrosa de Casemiro -la enésima en los últimos partidos-, provocó que el balón le cayeron muerto a Jason a la altura del punto de penalti, pero el centrocampista la reventó y no encontró la portería de Courtois con todo a favor. A partir de ahí, los blancos se desperezaron e intentaron estirarse en el campo, especialmente con las internadas de Valverde, que era el único madridista que ofrecía algo diferente, pero no encontraban la meta rival. El Alavés lo intentaba en llegadas aisladas, mientras que el Madrid, plano, solo probaba a Pacheco con disparos lejanos.

placeholder FOTO: EFE/Emilio Naranjo.
FOTO: EFE/Emilio Naranjo.

Silbidos al descanso

Así se llegó al descanso, con una ligera silbatina por parte de la afición a su equipo por el juego y el resultado ofrecidos. Pero el Madrid salió tras el descanso con una cara diferente, especialmente porque consiguió encontrar espacio para correr: el partido se convirtió en un correcalles y Vinicius, desaparecido durante el primer tiempo, comenzó a tener peso en el juego. La primera gran oportunidad fue para el brasileño, en un disparo que Pacheco repelió con el pie y que, en el rechace, Lejeune salvó en la línea tras disparo de Benzema. Y, minutos después, la tenía Casemiro. El Madrid crecía en el partido, pero no remataba la faena.

Fue entonces cuando, en un minuto, cambió todo... con el mismo protagonista. Marco Asensio, en un incomprensible fallo de entrega, dejó a Pere Pons solo ante Courtois, pero, tras regatearle, el mediocentro disparó fuera. Un puñado de segundos más tarde, como contra el Granada, el balear recogió un balón en la frontal del área del Alavés y sacó el cañón a pasear para meter un golazo de bella factura con el que adelantaba al Madrid. El centrocampista, en su celebración, no dudó en recriminar a la grada los silbidos, pidiendo más ánimo para los jugadores. Asensio había sido capaz de lo peor y lo mejor en solo cuestión de segundos.

Solo unos minutos más tarde, Vinicius sentenciaba el choque tras una gran jugada colectiva del Madrid, que acabó con un 'regalo' de Benzema al brasileño y, ya en el descuento, el francés cerraba la cuenta desde el punto de penalti. Los blancos sumaron, así, una victoria fundamental en su lucha por la Liga, en un partido mucho más complicado de lo que dictó el marcador, que se le pudo complicar de no haber aparecido el desatascador Asensio y que maquilló en el tramo final. El balear es un jugador que quizá no tenga toda la continuidad que se espera y que no desborde tanto como tiempo atrás, pero que sigue dando muchos puntos al Madrid gracias a esa zurda de oro.

Como si del Día de la Marmota se tratase, el Real Madrid volvió a salvar un compromiso en casa con la ley del mínimo esfuerzo (3-0). El conjunto blanco consiguió sumar tres puntos fundamentales en su lucha por la Liga frente al Alavés, en un partido que siguió la misma tónica de los últimos jugados en casa: poco juego, con escasa brillantez de sus jugadores de ataque y con muchas dudas en la salida del balón, donde solo un golpe de inspiración evitó la derrota. Sucedió ante el Elche con un empate 'in extremis' y ante el Granada, y solo los chispazos de Marco Asensio, Vinicius y Benzema evitaron males mayores en el Santiago Bernabéu.

Real Madrid
El redactor recomienda