Es noticia
Menú
La fragilidad de Bale invita a Zidane a pensar más en la temporada que en el Espanyol
  1. Deportes
  2. Fútbol
recibe al espanyol a las 20.45

La fragilidad de Bale invita a Zidane a pensar más en la temporada que en el Espanyol

El extremo galés solo tiene una sobrecarga, pero en su caso el club no quiere forzar porque saben de su tendencia a tener complicaciones musculares. Carvajal es baja por un proceso vírico

Foto: Zidane y Bale se saludan en Dortmund. (Reuters)
Zidane y Bale se saludan en Dortmund. (Reuters)

Gareth Bale es material de extrema sensibilidad. En su quinta temporada en el Real Madrid nadie se puede llevar a engaño, su fragilidad es constatable con la estadística, los músculos que le hacen un jugador potente, rápido y decisivo son quebradizos. Contra el Borussia Dortmund, en una victoria importante para el equipo, Bale lució. Marcó y participó, pero se tuvo que ir antes de tiempo cojeando un poco.

En el aeropuerto seguía cojeando, nada muy ostentoso, solo una pequeña molestia que le obligaba a caminar un poco torcido. Una sobrecarga, no más, no se preocupen. Con todo, lo más probable es que no juegue contra el Espanyol este domingo. Precaución, se llama, y si es habitual en los entrenadores y los médicos aún lo es más cuando se trata de un jugador al que los músculos han demostrado no ser del todo fiables. Bale lo ha demostrado en numerosas ocasiones, puede ser importante en el Madrid. El problema está en cuantificar cuántas veces se lo permite su físico.

Foto:

"Como siempre, a mí no me gusta cuando un jugador tiene una pequeña cosa y no queremos arriesgar. Ya veremos si está con nosotros", explicaba Zidane en la conferencia de previa al partido cuando era preguntado por su jugador. Hay un motivo añadido por el cual se puede intentar reservar a Bale, y es que la próxima semana hay selecciones y el Madrid vería con buenos ojos que no acudiese a la llamada de Gales. No se podría justificar su ausencia si juega contra el Espanyol. En todo caso, que no esté en el Bernabéu no quiere decir que luego se salte la convocatoria de su selección.

Como quiera que tampoco está Karim Benzema, lesionado por un mes, y que el inicio de la temporada coincidió con una larga sanción a Cristiano Ronaldo, la BBC anda de capa caída. La novedad en el Madrid se ha trasladado al centro del campo, que ahora sí es una línea muy sólida y creativa, una joya del fútbol europeo. Las sensaciones del equipo son buenas, mejores que los resultados. Especialmente mejor que lo que están logrando en el Bernabéu donde, curiosamente, está encontrándose con un problema.

Puede ser casualidad, de hecho un visionado de los diferentes pinchazos del Madrid llevan a la conclusión de que hubo casi más de mala suerte que de merecimiento. Pero viene a ser lo mismo, los de Zidane se han dejado siete puntos en casa, tantos como les lleva el Barcelona en la cabeza de la tabla. Una distancia considerable para lo que se lleva de Liga.

placeholder Cristiano celebra un gol con Bale. (EFE)
Cristiano celebra un gol con Bale. (EFE)

La falta de gol

La calma sigue presente porque la memoria en el fútbol es corta, pero no tanto. El Real Madrid viene de ser campeón de Europa y de Liga, de tener un verano excelente llevándose de forma brillante las dos supercopas. ¿Falta un delantero? Parece evidente que sí, pero incluso con esa ausencia, ya más o menos reconocida, el equipo blanco tiene potencial suficiente para competir contra cualquiera. Lo ha demostrado.

Estas primeras semanas de curso están distinguiéndose, también, por algunas ausencias notables por lesión. Es moneda de cambio corriente, el equipo está buscando el tono físico adecuado y eso lleva a molestias varias a jugadores como Marcelo, Theo Hernández o Kovacic. Otros, como Carvajal, están jugando tanto como pueden para cubrir las carencias de la plantilla por esas adversidades. Es improbable que repita esta semana, pues el club ha anunciado que tiene un proceso vírico con afección al pericardio. Eso hace que el Madrid no pueda contar con sus tres laterales puros para el partido de este domingo y, también, lleva a pensar que Achraf, del filial, puede tener su oportunidad por la banda derecha.

Foto: Cristiano Ronaldo en el partido frente al Borussia. (Reuters)

Hay otros jugadores que, sin estar cansados, tampoco están a tono. Es el caso de Marco Asensio, que en pretemporada volaba y en los partidos más recientes ha estado algo menos brillante de lo que de él se espera. Los cambios de la plantilla de este verano, las salidas de Morata y James, implican que el mallorquín tiene que dar un paso adelante. Es un jugador excelente, único, capaz además de marcar goles. Se ha visto todo eso en él, pero sigue siendo joven, con más regularidad será algún día mejor futbolista.

Y todo esto sin contar a Cristiano. Los puntos que se le han escapado al Real Madrid están directamente relacionados con la incapacidad para encontrar la puerta rival. El Madrid coleccionó ocasiones pero no las materializó. Y en eso tiene que estar el luso, hoy por hoy el único rematador plenamente fiable que tiene el equipo.

Gareth Bale es material de extrema sensibilidad. En su quinta temporada en el Real Madrid nadie se puede llevar a engaño, su fragilidad es constatable con la estadística, los músculos que le hacen un jugador potente, rápido y decisivo son quebradizos. Contra el Borussia Dortmund, en una victoria importante para el equipo, Bale lució. Marcó y participó, pero se tuvo que ir antes de tiempo cojeando un poco.

Gareth Bale Zinédine Zidane
El redactor recomienda