"hicimos el mejor partido del año", dijo mou

Guardiola ya sabe lo que es perder y los de Mourinho "lo hacen todo", pero no ganan

Había disputado ya grandes partidos Pep en Inglaterra, pero solo Pochettino ha conseguido anularle por completo. El portugués cree que su United hizo "el mejor partido del año" ante el penúltimo

Foto: Pochettino abraza a Guardiola tras acabar el partido (Andrew Couldridge/Reuters).
Pochettino abraza a Guardiola tras acabar el partido (Andrew Couldridge/Reuters).

No ha sido, que digamos, la mejor semana de Guardiola en el Manchester City. El club celeste perdió en White Hart Lane ante el Tottenham y el de Sampedor ya no está invicto en la Premier League. Esto, unido al sorprendente empate en Celtic Park ante los católicos de Glasgow asoman los primeros problemas de los 'citizens', que ven cómo el propio Tottenham y el Liverpool se quedan a uno y dos puntos respectivamente de su puesto de líder, además de que el Barça sea, ahora mismo, primero de su grupo en la Champions League.

Eso sí, puede estar tranquilo por ahora con respecto a su rival ciudadano. El Manchester United volvió a las andadas y se dejó dos puntos en casa ante el Stoke City, penúltimo en la Premier, que rescató un empate en los últimos minutos con un gol de Joe Allen, hasta este verano jugador del Liverpool, precisamente. Sin embargo, pese a este tropiezo, el cuarto en los últimos cinco partidos, José Mourinho acabó verdaderamente contento. "Hemos hecho el mejor partido de la temporada", dijo el técnico de Setúbal, que recordó que empezaron el partido con "una ocasión al principio" y lo terminaron con "otra al final". "Entre medias tuvimos opciones para hacer cuatro, cinco, seis o siete goles. Y de repente, como por obra de magia, se han encontrado con el empate", reconoció.

Rooney fue suplente por tercer partido consecutivo (Carl Recine/Reuters).
Rooney fue suplente por tercer partido consecutivo (Carl Recine/Reuters).

Las expectativas después de la llegada de Pep Guardiola al Manchester City adquirieron tintes apoteósicos. Por fin, el técnico cuyos equipos desplegaban el mejor fútbol aterrizaba en la Premier League, la Liga más atractiva del mundo. Begiristain y Soriano le habían dejado la cama mullidita y le ofrecieron todas las comodidades habidas y por haber para que llevara al equipo a otro nivel, a ese en el que están situadas las superpotencias europeas como Barcelona, Real Madrid y Bayern Múnich. El inicio fue tan arrollador que se decía que ya el resto de rivales iba a luchar por ser segundo. Pero en una semana, el City se ha atascado dos veces de manera consecutiva.

Ha disputado ya grandes partidos, como el derbi contra el United, pero no había encontrado todavía un equipo que le superara claramente. Se topó con él en el norte de Londres. Mauricio Pochettino se ha ganado el respeto de Inglaterra en los Spurs, un equipo con aspiraciones europeas que ahora se ha incluido entre la terna de aspirantes al trono del Leicester. Ya estuvieron a punto de arrebatársela a los 'foxes' el curso pasado y este año han mantenido la estructura, han añadido algún jugador, pero siguiendo sin tener ninguna estrella. Para Pochettino eso no es un problema, sino una virtud. Con una plantilla que le entiende y le adora, anuló por completo al que estaba siendo uno de los mejores equipos del fútbol mundial.

Asustaron los visitantes a los tres minutos, merced a un buen pase desde la derecha de Jesús Navas que Silva no acertó a rematar en el área pequeña. Ese fue todo el peligro que generaron los hombres de Pep en la primera mitad; el resto fue un vendaval ofensivo del Tottenham, que, con una presión alta y muchos kilómetros, no dio opción a su rival. Los locales abrieron el luminoso antes de que se cumplieran los primeros diez minutos. La jugada comenzó con una recuperación en el centro del campo del hoy inmenso Victor Wanyama, Lamela abrió a Rose y éste sacó un centro que se fue envenenando hasta que Kolarov, en su intento de despejar, envió la redonda al fondo de su propia portería.

Agüero no pudo seguir su racha goleadora (Eddie Keogh/Reuters).
Agüero no pudo seguir su racha goleadora (Eddie Keogh/Reuters).

La presión alta de los londinenses evitaba cualquier atisbo de acercamiento de los de celeste, que cada vez estaban más incómodos sobre el césped. No había noticias de Silva ni de Agüero, totalmente anulados esta tarde en Londres. Solo aparecieron al final, cuando los locales se echaron para atrás, pero sin fortuna. Los de Pochettino mataron el partido a falta de ocho minutos para el entretiempo, cuando recuperaron un balón en el centro del campo y lanzaron una contra que, tras un magnífico pase interior de Son, acabó en los pies de Dele Alli, quien no falló por bajo ante la tímida salida de Bravo

Movió fichas Pep tras el descanso, y dio entrada a Gündogan en lugar de un Fernando que pasó totalmente inadvertido. Mejoró el City, pero no encontró el camino del gol que lo metiera en el partido. Sin embargo, fueron los 'Spurs' los que gozaron de una ocasión de oro para ampliar su cuenta anotadora: a los 20 minutos del segundo tiempo, Fernandinho cometió un infantil penalti sobre Alli. Ahí apareció un acertado Bravo, que le adivinó la intención a Lamela y detuvo el disparo desde los 12 pasos para mantener a su equipo en el encuentro. La mejor ocasión de los de Pep en el segundo tiempo llegó a diez minutos para la conclusión, con un disparo desde dentro del área de Agüero que nuevamente Lloris despejó con una mano salvadora.

Internacional

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios