Italia elimina a la batalladora Austria en la prórroga y se mete en los cuartos de final (2-1)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Eurocopa 2021

Italia elimina a la batalladora Austria en la prórroga y se mete en los cuartos de final (2-1)

La selección de Mancini sufrió hasta el final ante los de Foda. El gol de Chiesa desatascó el partido y Pessina puso tierra de por medio, pero Kalajdžić recortó distancias

placeholder Foto: Los jugadores italianos celebran el gol de Chiesa. (Reuters)
Los jugadores italianos celebran el gol de Chiesa. (Reuters)

Italia ya está en los cuartos de final de la Eurocopa tras derrotar a Austria, con prórroga incluida, gracias a un gol de Federico Chiesa y a otro de Matteo Pessina. La selección de Roberto Mancini tuvo que dejarse sudor, sangre y lágrimas en Wembley para doblegar a una Austria batalladora que supo girar la inercia del partido tras un inicio abrasador de la 'azzurra'. El combinado del madridista David Alaba pone así punto y final a un campeonato en el que puso contra las cuerdas a una de las grandes favoritas más allá de los 90 minutos reglamentarios. Los italianos estuvieron muy cerca de caer. Primero, con el gol anulado al díscolo Marko Arnautovic tras asistencia de Alaba y, después, con un posible penalti que el árbitro decidió no señalar. Italia ya está en cuartos de final. Con su característica competitividad y con su capacidad para sobrevivir en el alambre. Pero con un estilo renovado. Que pase el siguiente.

placeholder Chiesa abrió la lata en la prórroga. (Reuters)
Chiesa abrió la lata en la prórroga. (Reuters)

No fue fácil para Italia, al contrario. No habían sufrido tanto en todo lo que llevamos de Eurocopa. Y eso que los transalpinos empezaron carburando desde el inicio. Sacaban la pelota jugada en pocos toques, burlaban el sistema defensivo austriaco y conectaban ataque tras ataque. Todo funcionaba como siempre, con la gran novedad de Marco Verratti en la sala de máquinas junto a Nicolò Barella y Jorginho, Italia tenía a tres motores creativos y presentaba uno de los mejores centros del campo del torneo. Austria resistía como podía en unos primeros 10 minutos infernales para los de Franco Foda. Sin poder girarse ni salir al contragolpe, la presión asfixiaba su supervivencia en el encuentro.

Pero pasó lo peor y la selección de David Alaba se desperezó. Y entonces cambió el partido. Con el madridista estirando por la izquierda y sacando la pelota jugada, Italia encontró en su rol un arma de doble filo que no pudo explotar Berardi. Se entró en un intercambio de golpes en el que nadie supo asestar el primer trompazo. Barella probaba suerte con una llegada de segunda línea que culminaba con un remate con el exterior que Bachman rechazaba. Era un todoterreno. Acto seguido, Arnautovic escapaba de Acerbi a campo abierto, pero se dormía en los laureles.

placeholder David Alaba estuvo muy cerca del gol. (Reuters)
David Alaba estuvo muy cerca del gol. (Reuters)

Del ritmo abrasador se pasó al encuentro anestesiado. Immobile, después de lanzar innumerables desmarques en profundidad, venir en apoyo y recibir por todos lados, se sacó de la manga un misil que dejó temblando el travesaño tras ser escupido por la cruceta. Austria había resistido la primera parte y se preparaba para una segunda mitad donde Italia tiraría de fondo de banquillo. Todas las certezas se transformaron en dudas para Italia. Ya no podía acelerar el juego cuando quería, sino que empezaba a ir remolque de su rival.

Arnautovic estaba como unas maracas, pero era el elemento ofensivo más peligroso de los pupilos de Foda. Austria giró la inercia y el delantero centro visitante sembró el caos en varias ocasiones hasta inaugurar el marcador. Por suerte para Italia, su gol, tras rematar un centro de cabeza de Alaba, no subió al electrónico por fuera de juego. Aunque Arnautovic se lo había dedicado a la afición italiana. Mancini se vio contra las cuerdas y realizó un doble cambio: sacó a Locatelli, gran olvidado del once titular, por Verratti y a Pessina por Barella. Austria llevaba la iniciativa claramente y tanto fue el cántaro a la fuente que estuvo a punto de romperse cuando Lainer cayó dentro del área. El árbitro no vio penalti e Italia, por segunda vez consecutiva, ganaba una bola extra.

placeholder Arnautovic fue un quebradero de cabeza. (EFE)
Arnautovic fue un quebradero de cabeza. (EFE)

Bonucci mantenía con vida a Italia al cruzarse en el área y abortar un pase de la muerte. Los de Mancini podían haber ganado el partido en la jugada siguiente cuando Berardi recibió un centro solo desde la izquierda, pero su acrobático remate se marchó fuera. Italia había perdido el control de la pelota y decidió protegerse atrás y buscar un contragolpe. Chiesa y Belotti entraron en el lugar de Berardi e Immobile. Los de Mancini no hallaron la solución y ambos conjuntos se fueron a la prórroga.

Allí emergió la figura de Chiesa. Había entrado muy tarde en el choque, pero gozó del tiempo suficiente para marcar la diferencia. A la primera de cambios dio un susto gordo a Austria. Y en la segunda, se cobró el aviso anterior. Spinazzola, en una de sus habituales incursiones por la izquierda, envió un balón cruzado al área. El de la Juventus de Turín se embolsó la pelota, la bajó al piso y fusiló a Bachmann. De la maniobra de Chiesa se pasó a la de Acerbi. El defensor recogió la pelota en la frontal, la dejó atrás para Pessina y el de la Atalanta marcó a placer el 2-0.

Austria trataría de recortar distancias en la segunda parte de la prórroga. Foda introdujo a Gregoritsch y Schaub por Schlager y Grillitsch. Los austriacos buscaron sorprender a Donnarumma con un latigazo lejano, pero el portero del A.C. Milan estuvo atento. Italia deseaba que no sucediese nada más, pero Sabitzer volvió a la carga y Kalajdžić consiguió poner el 2-1 a tres minutos del final. Austria nunca se fue del partido y estuvo cerca de empatarlo, pero no encontró el camino. La selección de Alaba se va de la Eurocopa con la cabeza bien alta.

Eurocopa Austria
El redactor recomienda