Laporte, una solución desesperada (y sin ritmo) para Luis Enrique en la Eurocopa
  1. Deportes
  2. Fútbol
Pau Torres, el mayor perjudicado

Laporte, una solución desesperada (y sin ritmo) para Luis Enrique en la Eurocopa

El central del Manchester City de Pep Guardiola aterriza en una selección nacional con un déficit enorme de talento individual. El ex del Athletic Club acompañaría a Sergio Ramos

placeholder Foto: Aymeric Laporte, al finalizar un partido de la Premier League. (Reuters)
Aymeric Laporte, al finalizar un partido de la Premier League. (Reuters)

A un mes y dos días para que España debute en la Eurocopa, la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) junto al Consejo de Ministros ha dado el visto bueno a la nacionalización de Aymeric Laporte y todo indica que lo veremos vistiendo la camiseta de 'La Roja' este verano. Un movimiento extraño teniendo en cuenta que Luis Enrique no ha tenido nunca a su disposición al central nacido en Francia y que ha probado distintas opciones para el eje de la zaga. Por tanto, cabe preguntarse...¿Qué ha llevado a la selección española a recurrir a una solución desesperada con tan poco tiempo por delante? ¿Por qué sembrar dudas entre los centrales que han formado parte de las convocatorias hasta el momento cuando la cita europea está a las puertas? La respuesta va directa al mentón sin trampa ni cartón: la necesidad extrema de incorporar materia prima de calidad.

placeholder Guardiola felicita a Laporte al finalizar un encuentro. (EFE)
Guardiola felicita a Laporte al finalizar un encuentro. (EFE)

Libra por libra, España nunca había tenido una plantilla tan floja en la última década. Puede haber reunido un equipo sin mucho gol y con dudas en ciertas posiciones clave. Incluso ha dado cobijo a futbolistas que sumaban convocatorias y se mantenían en los grandes torneos a pesar de que su época de esplendor ya era agua pasada -situación que ya provocó un descalabró en el Mundial de 2014-, pero este desierto de referentes individuales es inédito. La falta de talento diferencial en cada línea ha derivado en un casting eterno por parte del seleccionador y, de paso, en unas dudas personales que se han traducido en problemas estructurales colectivos. Sergio Ramos está entre algodones y llegará justo a la Eurocopa, Thiago Alcántara no ha tenido una adaptación sencilla a la Premier League y Ansu Fati sigue combatiendo contra las cirugías que le impiden volver al verde.

La defensa no ha escapado al declive que ha venido viviendo el combinado nacional en los últimos años. Y aquí es donde entra en juego la carta Aymeric Laporte. El canterano del Athletic Club de Bilbao ya provocó que el Manchester City de Pep Guardiola hiciera saltar la banca al depositar su cláusula de 65 millones de euros en la sede de LaLiga en el invierno de 2018. Era un traspaso elevadísimo y que le colocó entre los defensas más caros de la historia del fútbol. A su vez, el canterano rojiblanco estaba entre los mejores de su posición. Esta afirmación puede haber quedado diluida por su suplencia esta temporada frente a la consolidación del dúo finalista de la Champions League, John Stones y Rúben Dias, pero es una demostración palmaria de que el central eleva el nivel del combinado nacional.

Foto: Los jugadores y el cuerpo técnico del combinado nacional se conjuran en Georgia. (EFE)

"No tengo la intención de cerrar un grupo, porque siempre hay bajas. Cuanto más amplio tengamos el abanico con unos límites, mejor para solventar problemas. Lo malo es tener que explicar la idea de juego a los que llegan nuevos, pero lo acepto sin problemas", declaró Luis Enrique en noviembre de 2020. Laporte, por tanto, tendrá que interiorizar los mecanismos de España en salida de balón, el repliegue o la presión arriba en campo rival sin apenas entrenamientos. Un experimento arriesgado, pero que de igual modo abre la puerta a que haya nuevas sorpresas en la última lista de 26 convocados que ofrecerá Luis Enrique a finales de este mes de mayo. La última antes de zarpar a la Eurocopa. Quién sabe si César Azpilicueta o Mario Hermoso (también) se colarán en ella.

¿Por qué Laporte?

El central zurdo posee una extraordinaria salida de balón tanto en la distribución. Una virtud trascendental y de obligado cumplimento para los zagueros de la selección española. Cuando juega, su precisión en la ejecución en los primeros pases proyecta a su equipo, genera las primeras ventajas, acelera el circuito de pases y se encarga de detectar al hombre libre. Laporte promedia 77.9 pases por partido (92 de éxito) en la Premier League de los cuales 7.25 son el último tercio según el portal de datos FbRef. Sin balón, el defensor de origen francés presenta dos grandes cualidades: es muy bueno (y rápido) corriendo a campo abierto y defendiendo a mucha distancia de su portería y mide a la perfección cuando anticiparse al delantero rival.

placeholder Laporte y Stones buscan frenar a Harry Kane. (Reuters)
Laporte y Stones buscan frenar a Harry Kane. (Reuters)

Después de una extraordinaria primera temporada en el conjunto inglés, de una segunda marcada por las graves lesiones, en esta ha tenido un papel secundario desde que perdiese la titularidad a mitades de noviembre frente a John Stones. Es el 14º futbolista de la plantilla con más minutos (2.249 minutos repartidos entre 27 partidos). En principio, su convocatoria y presumible titularidad afectaría a la pareja que más rodaje ha tenido bajo la tutela de Luis Enrique: Pau Torres y Sergio Ramos. Al ser zurdo, y si esperamos que el andaluz se recupere al 100%, parece que el futbolista del Villarreal sería el mayor perjudicado de su llegada a 'La Roja'.

Pero...¿y si Luis Enrique se apuntase a la moda de las defensas de tres centrales y dos carrileros? Laporte ya ha jugado con dos centrales a cada lado (el último ejemplo, ante el Chelsea el pasado fin de semana), Jordi Alba y Jesús Navas o Dani Carvajal podrían tener mejor custodiada su espalda y, además, permitiría al técnico asturiano acorazar a su equipo sin tener que sentar a Pau Torres. Y más si Azpilicueta, Nacho Fernández o Hermoso entraran. Otros centrales como Íñigo Martínez, Eric García y Diego Llorente también han gozado de oportunidades con la selección española, pero a excepción del primero de los citados, no se han presentado como soluciones fiables.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Eurocopa Aymeric Laporte Selección Española de Fútbol