Es noticia
Menú
Lo mejor y lo peor | El último acto de Eric García, el rey de la foto, como epítome de España
  1. Deportes
  2. Fútbol
ESPAÑA 1 - 2 SUIZA

Lo mejor y lo peor | El último acto de Eric García, el rey de la foto, como epítome de España

La Selección española sufrió una dura e inesperada derrota frente a Suiza que la condena a tener que jugarse el pase a la Final Four de la Liga de las Naciones a domicilio con Portugal

Foto: Eric García y Unai Simón, tras el segundo gol. (EFE/Jean-Christophe Bott)
Eric García y Unai Simón, tras el segundo gol. (EFE/Jean-Christophe Bott)

La Selección española vivió este sábado una nueva pesadilla sobre el césped (1-2), en otro partido más para el olvido en el que el combinado nacional volvió a hacer gala de dos de sus principales defectos: su fragilidad en defensa y la escasa pólvora con la que cuenta. A lo largo de la presente edición de la Liga de las Naciones, el equipo entrenado por Luis Enrique ha dejado mucho que desear y no ha sido capaz de mostrar su mejor versión, salvó en chispazos contados. Pero lo ocurrido ante Suiza hace temer los peores presagios: si España sigue mostrando estas carencias, el Mundial es una utopía para la Roja.

El técnico asturiano decidió alinear de inicio a cinco jugadores que no cuentan prácticamente para sus clubes: Marco Asensio, Jordi Alba, Ferran Torres, Pablo Sarabia y Eric García y, sin lugar a dudas, el central azulgrana fue el que quedó más desdibujado de todos, incapaz de frenar a un Breel Embolo muy superior físicamente. De los cinco partidos del torneo, España solo ha sido capaz de ganar dos (Suiza, 0-1 y República Checa, 2-0), ha anotado 7 goles y ha encajado 5. La fortuna para la Roja es que aún puede arreglar la papeleta en Portugal aunque, eso sí, visto lo visto, parece que necesita un milagro.

Foto: España se vio sorprendida por Suiza. (EFE/EPA/Jean-Christhope Bott)

Lo peor | Mal partido defensivo de Eric García

El central azulgrana es el gran ejemplo de lo que mostró España este sábado: parece que promete mucho y sus primeras acciones sobre el césped son llamativas pero, con el paso de los minutos, se desinfla y empieza a mostrar sus carencias. Eric García estuvo perfecto al cruce, en la distribución y en la salida de balón, pero en las jugadas que determinaron el marcador, volvió a quedar retratado. Su falta de contundencia en un córner provocó un autogol para inaugurar el marcador y otro fallo de marcaje en la segunda mitad permitió al propio Embolo anotar el segundo. De nuevo, Eric García en todas las fotografías del partido.

placeholder Foto: EFE/Toni Galán.
Foto: EFE/Toni Galán.

Lo malo | Ni por arriba ni en ataque

Pero además de Eric García, España demostró poca solvencia en el juego aéreo, especialmente en defensa. Ni Pau Torres ni Unai Simón fueron contundentes en sus acciones y la Roja notó esas dudas, de las que Suiza supo aprovecharse a las mil maravillas con su exuberancia física. Pero el problema no fue solo el escaso acierto defensivo, sino que la Selección se volvió a pegar un nuevo tiro en el pie por su falta de galones en ataque. Ni Marco Asensio, ni Pablo Sarabia, ni Ferran Torres -0 regates, 0 tiros y 13 balones perdidos- supieron llevar el peso del partido y España lo notó.

placeholder Foto: EFE/Jean-Christophe Bott.
Foto: EFE/Jean-Christophe Bott.

Lo normal | Los deberes, a última hora

España volvió a dar la de arena ante Suiza. Después de dos empates consecutivos en el comienzo de la competición, las victorias ante los helvéticos y la República Checa, más una serie de tropiezos de Portugal, permitieron al equipo nacional ponerse primero de grupo y depender de sí mismo. Pero, una vez más, la Roja volvió a ponerse trabas en su camino con un nuevo partido desastroso. "Es la peor primera parte desde que estoy aquí", llegó a decir el propio Luis Enrique. La fortuna para España es que, a pesar de todo, si consigue ganar en Portugal, se habrá metido a la Final Four de la Liga de las Naciones.

placeholder Foto: EFE/Toni Galán.
Foto: EFE/Toni Galán.

Lo bueno | Dos meses para resolver dudas

Quedan poco menos de dos meses para la disputa del Mundial y las dudas que sigue generando España son muy grandes. Esa sensación de equipo rocoso, combinativo, alegre y con facilidad para llegar a la meta contraria, han desaparecido y en su lugar han aparecido el sopor, el tedio y la previsibilidad cuando la Roja tiene el balón. El equipo ha perdido la fluidez, chispa y verticalidad que caracterizaba a la Selección y, en los últimos partidos, la sensación del aficionado es que no tiene claro a qué juega. Lo bueno es que España tiene un par de meses por delante en busca de soluciones.

placeholder Foto: EFE/Javier Belver.
Foto: EFE/Javier Belver.

Lo mejor | Las ganas de los debutantes

Sin duda, la mejor noticia para España fue el debut de Nico Williams y de Borja Iglesias. Los dos jugadores ofrecieron un fútbol directo, vertical, atrevido y con desparpajo, y cuando entraron al césped, cambió la dinámica de España. La Selección tuvo un ataque de orgullo, espoleada por las ganas de los dos jugadores que vistieron la casaca nacional por primera vez en su vida, no desentonando lo más mínimo. El del Athletic fue un dolor de cabeza por la banda derecha, mientras que el bético fue una apisonadora en campo contrario. La pena es que el debut no fuera el soñado y no se pudiera cerrar con una victoria y, por qué no, un gol.

La Selección española vivió este sábado una nueva pesadilla sobre el césped (1-2), en otro partido más para el olvido en el que el combinado nacional volvió a hacer gala de dos de sus principales defectos: su fragilidad en defensa y la escasa pólvora con la que cuenta. A lo largo de la presente edición de la Liga de las Naciones, el equipo entrenado por Luis Enrique ha dejado mucho que desear y no ha sido capaz de mostrar su mejor versión, salvó en chispazos contados. Pero lo ocurrido ante Suiza hace temer los peores presagios: si España sigue mostrando estas carencias, el Mundial es una utopía para la Roja.

Luis Enrique Suiza
El redactor recomienda