Es noticia
Menú
La calma del Real Madrid: Casemiro se deja querer, pero el ejemplo de Varane es devastador
  1. Deportes
  2. Fútbol
El United pondrá toda la carne en el asador

La calma del Real Madrid: Casemiro se deja querer, pero el ejemplo de Varane es devastador

El club permanece a la espera de los acontecimientos tras el interés del Manchester United, ve en él un fichaje estratégico... a dos semanas del cierre de mercado

Foto: Casemiro, en una imagen de archivo. (REUTERS/Molly Darlington)
Casemiro, en una imagen de archivo. (REUTERS/Molly Darlington)

El candidato a último bombazo del mercado veraniego sonó como una bombeta al principio: el Manchester United, a la desesperada, había dejado caer su interés por Casemiro al Real Madrid. A la incredulidad inicial del aficionado le fueron siguiendo informaciones deslizadas por el propio club inglés, que situaban al brasileño como fichaje estratégico para consolidar su sistema defensivo después de un inicio de la Premier League catastrófico. Ni siquiera la llegada de un entrenador joven y moderno como Erik ten Hag, por edad y por propuesta, y la marcha de futbolistas enquistados como Paul Pogba ha conseguido reflotar a los ‘diablos rojos’ en estos primeros compases de temporada. Pero el tímido intento de petardo tiene ahora proyección de Mascletá por la actitud de Casemiro, quien se replantea su futuro en el Real Madrid.

La oferta económica es descomunal, llegando a doblar la cifra que percibe en el Real Madrid -cercana a los 7 millones de euros-, mientras que el club de Chamartín desliza que se sentaría a hablar por 70 millones. La dirección deportiva confía plenamente en las capacidades de Casemiro, pero una oferta de dicho calibre, teniendo en cuenta sus 30 años de edad y el reciente desembolso por Tchouaméni -80 millones fijos y 20 por objetivos-, genera una disposición a sentarse a negociar. Carlo Ancelotti tiene claro que el brasileño es su pivote titular, al menos por ahora. El italiano anunció que habría más rotaciones esta temporada, pero ‘Case’ fue indiscutible para el técnico, incluso durante los meses en los que no mostró su mejor nivel sobre el terreno de juego.

Foto: Casemiro no pudo evitar las lágrimas en su despedida. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

El centrocampista brasileño, quien junto a Sergio Busquets ha sido el pivote defensivo más diferencial de la última década, todavía tiene fútbol de sobra en sus piernas. No hay dudas en el Madrid, tampoco las tiene el futbolista. A sus 30 años, Casemiro y su entorno saben que podría firmar un último gran contrato -con el Madrid tiene acuerdo hasta el 2025-. Deportivamente, no hay nada que le quede por cumplir en la capital española, habiendo sido pieza clave en la época de más éxito del club y acumulando cinco Champions en su palmarés, además de tres ligas. Pero, ¿qué le puede proponer el United más allá de las cifras y de los galones?

Hay varias preocupaciones en una hipotética marcha de Casemiro al Manchester United. La más obvia es la situación deportiva del equipo, que se encuentra fuera de la Champions League y no está, por mucha diferencia, entre los cuatro favoritos al título de la Premier League. Su carácter hipercompetitivo no encaja en un equipo por moldearse y que, aunque le duela al aficionado local, no aspira a grandes objetivos a corto plazo. Lo más descorazonador de este ‘affair’ reside en las prisas. ¿Cómo es posible que un fichaje de máxima importancia para el United se decida a última hora del mercado de verano tras haber sufrido dos contundentes tropiezos en su liga? ¿Por qué el equipo de Erik ten Hag pasa de querer fichar a Frenkie de Jong a fijarse en Casemiro, perfil totalmente diferente, pasando por Rabiot? La respuesta sencilla es el ataque de nervios perpetuo en el que vive el club inglés en los últimos años. El mediocentro deberá decidir si este movimiento, con claros signos de improvisación pese a la gran oferta en materia económica, es suficiente para decir adiós al barco madridista.

placeholder La relación entre Casemiro y Ancelotti es buena. (REUTERS/Kai Pfaffenbach)
La relación entre Casemiro y Ancelotti es buena. (REUTERS/Kai Pfaffenbach)

En Manchester, Casemiro tiene dos excompañeros que la podrán asesorar. Raphael Varane abandonó el Real Madrid el pasado verano, era una apuesta sosegada para reforzar la defensa y convertirse en el gran central de la Premier. Un año después, el resultado es el de un futbolista que no ha conseguido rendir ni la mitad que en el Santiago Bernabéu y que ha comenzado la temporada como suplente. Por otro lado, está Cristiano Ronaldo, quien a través de Jorge Mendes ha tocado, o mejor dicho, aporreado, las puertas de todos los clubes punteros de Europa por la necesidad de abandonar su querido United. No son alicientes demasiado suculentos.

El candidato a último bombazo del mercado veraniego sonó como una bombeta al principio: el Manchester United, a la desesperada, había dejado caer su interés por Casemiro al Real Madrid. A la incredulidad inicial del aficionado le fueron siguiendo informaciones deslizadas por el propio club inglés, que situaban al brasileño como fichaje estratégico para consolidar su sistema defensivo después de un inicio de la Premier League catastrófico. Ni siquiera la llegada de un entrenador joven y moderno como Erik ten Hag, por edad y por propuesta, y la marcha de futbolistas enquistados como Paul Pogba ha conseguido reflotar a los ‘diablos rojos’ en estos primeros compases de temporada. Pero el tímido intento de petardo tiene ahora proyección de Mascletá por la actitud de Casemiro, quien se replantea su futuro en el Real Madrid.

Real Madrid
El redactor recomienda