Es noticia
Menú
Las razones por las que Leo Messi no está entre los candidatos a ganar el Balón de Oro 2022
  1. Deportes
  2. Fútbol
Algo que no sucedía desde 2005

Las razones por las que Leo Messi no está entre los candidatos a ganar el Balón de Oro 2022

El argentino se queda fuera de los 30 mejores jugadores de la temporada en un año donde el PSG fracasó en la Champions League. El rendimiento de la estrella parisina decepcionó

Foto: Messi se lamenta durante el encuentro de Champions disputado en el Santiago Bernabéu. (EFE/Kiko Huesca)
Messi se lamenta durante el encuentro de Champions disputado en el Santiago Bernabéu. (EFE/Kiko Huesca)

Por primera vez desde 2005, Leo Messi no está entre los 30 candidatos a ganar el Balón de Oro. Es una sorpresa para muchos que quien ganase el trofeo hace menos de un año (noviembre de 2021) ni siquiera aparezca entre la larga terna de aspirantes. En ella sí que está Cristiano Ronaldo, por ejemplo, y una nutrida representación del Real Madrid (Thibaut Courtois, Vinícius Júnior, Karim Benzema, Casemiro y Luka Modric). Más motivos para caldear los ánimos entre el barcelonismo nostálgico de Leo Messi tras su abrupta marcha de la entidad azulgrana cuando el presidente, Joan Laporta, había utilizado su gran relación previa como principal reclamo para ganar las elecciones. Cumplió la mitad del trato (ganar las elecciones). Además, solo aparece un jugador culé tras una temporada desastrosa (Robert Lewandowski). Sus méritos, sin embargo, fueron con el Bayern de Múnich. Un combo perfecto para la indignación.

Pero la realidad es más tozuda. Leo Messi no está entre los 30 mejores porque, simple y llanamente, su temporada ha sido un fracaso estrepitoso. Por eso, el futbolista con más Balones de Oro, trofeo que entrega la revista 'France Football', no estará entre los llamados a recibir tal éxito. ¿"Un sacrilegio? Un acontecimiento, en todo caso", dice 'L'Équipe' sobre la ausencia del delantero del PSG. También explican que su primer año en París no fue bueno, hablan de la tensión con Pochettino y su mala forma para calificar su temporada de estreno de "primer año en París marcado por la decepción".

placeholder Leo se queda estupefacto en el Bernabéu. (Reuters/Juan Medina)
Leo se queda estupefacto en el Bernabéu. (Reuters/Juan Medina)

"La modificación de los criterios del Balón de Oro" es la primera razón esgrimida por el medio galo. Antes se observaba el año natural, mientras que desde 2022 se hará desde agosto hasta junio del año siguiente. "El criterio número 1 se centrará principalmente en el desempeño individual y el carácter resolutivo e impactante de los contendientes. Dado que el fútbol sigue siendo un deporte colectivo a pesar de todo. El criterio número 2 se centrará en el rendimiento colectivo y el récord acumulado durante la temporada. Finalmente, el criterio número 3 se referirá a la clase del jugador y su sentido del juego limpio. Los más atentos habrán notado la desaparición del criterio de la 'carrera del jugador'. Una forma de considerar la carrera por el Balón de Oro como una competición abierta, y no como algo delimitado".

La gran decepción

Ahora los hechos. Cuando el PSG contrató al astro argentino pretendía formar un tridente legendario (junto a Kylian Mbappé y Neymar Júnior) y que Messi fuese un atajo hacia la gran obsesión de Qatar: la Champions League. Nada más lejos de la realidad, su rendimiento fue muy decepcionante. Tomemos como ejemplo la eliminatoria contra el Real Madrid en la Champions League. Un penalti fallado en la ida en el Parque de los Príncipes y 180 minutos sin marcar ni dar una asistencia.

Tampoco se puede agarrar a otros aspectos del juego, puesto que estuvo más tiempo persiguiendo a sus rivales con la mirada que acercando al PSG a la victoria. Algo que se aceptaba en Barcelona porque por él pasaba todo el juego en un equipo con dependencia emocional, deportiva y económica hacia su figura, pero no en París... donde debía llevar al equipo hacia otras dimensiones. Messi fue el futbolista que ejemplificó la frustración, impotencia y desconexión del PSG ante la explosión futbolística del Real Madrid en el Santiago Bernabéu.

Foto: El máximo mandatario del PSG. (EFE/Christophe Petit Tesson)

El PSG, como Leo Messi, fracasó en la competición continental que más importancia tiene a la hora de dirimir los potenciales ganadores del Balón de Oro. Sin embargo, también sería necesario valorar el desempeño liguero. El PSG ganó una competición (la Ligue 1) con claros desequilibrios económicos (su masa salarial representa el 110% de los ingresos del club) gracias a la inyección de dinero artificial que proviene de Qatar temporada tras temporada.

A pesar de colocarse a 15 puntos de su máximo perseguidor (el Olympique de Marsella), los números del internacional albiceleste fueron paupérrimos para lo que nos tenía acostumbrados en LaLiga. Leo Messi solo marcó 11 goles y dio 15 asistencias en 34 partidos (entre todas las competiciones). O lo que es lo mismo, el argentino participó directamente en una acción de gol para el PSG cada 110.4 minutos. La temporada 2021/22, cuando levantó su séptimo Balón de Oro, participó cada 77.6 minutos (38 goles y 14 asistencias). Datos muy pobres si nos fijamos en sus registros anteriores (y eso que maquilló sus cifras anotadoras en los últimos partidos ligueros).

placeholder Un tridente que intimidó más sobre el papel que sobre el campo. (Reuters/Eric Gaillard)
Un tridente que intimidó más sobre el papel que sobre el campo. (Reuters/Eric Gaillard)

Además del batacazo en la Champions League, también hubo otro tropezón a nivel local. El Paris-Saint Germain cayó eliminado contra el Niza en la tanda de penaltis y… en octavos de final de la competición. Como en la Champions League. Leo Messi no fue la excepción en un encuentro gris de los parisinos. No tuvo dinamismo en su juego ni tampoco capacidad para romper la igualdad. Desapareció sin provocar acciones de peligro ni erigirse como el líder del PSG. Sin inspiración, confianza ni ritmo. Solo disparó en una ocasión a la portería; un tiro flojo y centrado a las manos del portero. Messi no ha podido superar la adversidad de un reto mayúsculo en el primer gran reto de su carrera fuera del FC Barcelona.

Por primera vez desde 2005, Leo Messi no está entre los 30 candidatos a ganar el Balón de Oro. Es una sorpresa para muchos que quien ganase el trofeo hace menos de un año (noviembre de 2021) ni siquiera aparezca entre la larga terna de aspirantes. En ella sí que está Cristiano Ronaldo, por ejemplo, y una nutrida representación del Real Madrid (Thibaut Courtois, Vinícius Júnior, Karim Benzema, Casemiro y Luka Modric). Más motivos para caldear los ánimos entre el barcelonismo nostálgico de Leo Messi tras su abrupta marcha de la entidad azulgrana cuando el presidente, Joan Laporta, había utilizado su gran relación previa como principal reclamo para ganar las elecciones. Cumplió la mitad del trato (ganar las elecciones). Además, solo aparece un jugador culé tras una temporada desastrosa (Robert Lewandowski). Sus méritos, sin embargo, fueron con el Bayern de Múnich. Un combo perfecto para la indignación.

Leo Messi France Football Champions League