Es noticia
Menú
De profesional del póker a mandar en la NBA: la 'venganza' del nuevo dueño del CD Castellón
  1. Deportes
  2. Fútbol
ASÍ ES BOB VOULGARIS

De profesional del póker a mandar en la NBA: la 'venganza' del nuevo dueño del CD Castellón

Desde los 19 años ha estado ligado al mundo de las apuestas deportivas, en las que ha cosechado éxitos y derrotas. Ahora, tras su paso por los Dallas Mavericks, aterriza en España para embarcarse en un nuevo proyecto deportivo

Foto: Bob Voulgaris, en la rueda de prensa de presentación como nuevo dueño del CD Castellón. (CD Castellón)
Bob Voulgaris, en la rueda de prensa de presentación como nuevo dueño del CD Castellón. (CD Castellón)

"Esto va a sonar muy arrogante, pero todo el proceso (de estudiar el juego del baloncesto con el fin de superar los libros) me ha llevado a creer que sería capaz de armar un equipo mejor que casi cualquier gerente de la liga". Esta frase fue pronunciada en 2013 por Haralabos 'Bob' Voulgaris, nuevo dueño del CD Castellón. El canadiense siempre ha exteriorizado un convencimiento pleno que le ha llevado a cosechar mucho rédito económico tras años analizando miles de partidos de la NBA. Con ello, llegó a formar parte del tinglado estadounidense, aunque los resultados, hasta la fecha, no avalan el éxito que siempre ha promulgado. Y este es, precisamente, su objetivo con el club español.

Vayamos a los inicios. Bob Voulgaris arrancó su andadura profesional ligada al deporte en 1994. Poco antes, un viaje a Las Vegas junto a su padre hizo que quedase cautivado con las máquinas de apuestas deportivas. Cuando regresó a Canadá, lugar donde la edad legal para jugar es de 19 frente a los 21 de Estados Unidos, Voulgaris continuó con su nueva pasión. Tras un largo periodo de análisis, se percató de que las casas de apuestas deportivas ofrecían probabilidades demasiado altas en el segundo tiempo de los partidos de NBA, en el mercado de puntos totales anotados. En un primer momento, se puede pensar que se trata de una circunstancia lógica, puesto que ambas partes tienen la misma duración. No obstante, siguiendo la tradición de la competición, en los encuentros de la liga americana, las franquicias suelen anotar más en el segundo tiempo que en el primero. A pesar de ello, las casas de apuestas ofrecen exactamente las mismas probabilidades para más de la mitad del total de puntos anotados en ambas mitades.

Foto: Alexia Putellas, contra el Real Madrid. (EFE/Juanjo Martín)

Así pues, Voulgaris se aprovechó de esta circunstancia para cosechar un porcentaje de ganancias del 70%. A finales de los 90, apostaba un millón de dólares de manera regular en encuentros de NBA. Casi nada. Otro de sus hitos en las apuestas lo cosechó en el 2000, cuando se jugó 70.000 dólares a que Los Angeles Lakers ganarían el campeonato de la NBA con una probabilidad de 6.50. Casi medio millón se metió en el bolsillo con aquella jugada. Esto, sumado a los grandes eventos de póker en los que iba consiguiendo importantes ganancias, le permitió ir forjando una fortuna considerable.

Pero la época de vacas flacas llegó. Voulgaris se erigió como uno de los grandes magnates canadienses, hasta que empezó a caer. Entre 2005 y 2007 perdió grandes cantidades, lo que le llevó a replantearse su método. Fue entonces, en 2007, cuando contrató a un prodigio matemático anónimo para construir un modelo estadístico que le ayudaría a predecir los partidos de la NBA. Tras dos años de desarrollo, el 'modelo Ewing' vio la luz.

placeholder Bob Voulgaris, nuevo propietario del club albinegro. (CD Castellón)
Bob Voulgaris, nuevo propietario del club albinegro. (CD Castellón)

Su experiencia en entidades deportivas

Bob consiguió repuntar su carrera en el mundo de las apuestas, siempre basado en la estadística. Entre 2009 y 2010 fue consultor para una franquicia de la NBA, pero nunca se confirmó para cuál. Ocho años después, como reconocimiento a su trabajo en el análisis estadístico de los partidos de baloncesto, Voulgaris consiguió formar parte del negocio y fue contratado por los Dallas Mavericks como Director de Investigación y Desarrollo Cuantitativo, aunque su etapa no fue del todo fructífera y no se tiene un buen recuerdo del canadiense.

"Era la mano derecha de Mark Cuban, que siempre confió muchísimo en él. Llegaron a decir que hacía las alineaciones, que todas las decisiones (traspasos, drafts, movimientos de agentes libres) se confirmaban con él, aunque no era para nada su rol. Cuban confiaba tanto en él que casi hacía funciones de General Manager. Pero la gente y el resto del 'front office' no estaban muy contentos con él por dos motivos: o bien no era su rol, o bien porque trabajaba solo. Nunca consultaba con el resto de trabajadores. Uno de sus problemas es que decían que no sabía tratar con la gente, lo cual viene de su origen de apostador", argumenta Alejandro Gaitán, periodista especializado en la NBA.

La falta de capacidad para comunicarse con el resto le terminó pasando factura en Dallas. Demasiado ego y muchos roces con demasiados compañeros, hasta con Luka Doncic y Rick Carlisle. Pero no solo fue cuestión de actitud, sino también de resultados. Durante los tres años que estuvo —2019, 2020 y 2021—, los Mavs no se clasificaron para los playoffs y cayeron dos años en primera ronda contra Los Ángeles Clippers en seis y siete partidos. Tras su salida de la franquicia, su distracción más popular ha sido Twitter, donde se ha dedicado a ser bastante crítico.

Foto: Joaquín Caparrós en la Supercopa celebrada en Marruecos. (Reuters/Jon Nazca)

La oportunidad de redimirse

El Castellón se ha presentado como un oasis en medio del desierto para Voulgaris. Un año de reflexión, siendo activo en redes sociales y disfrutando del mar, le ha permitido encarar un nuevo proyecto con otra perspectiva. El canadiense se ha metido en el mundo del fútbol, el cual no domina al nivel de la NBA, pero sí se ha rodeado de personas cualificadas. Dave Reddin, nuevo responsable del área deportiva, se ha labrado un nombre en el mundo del fútbol desde el puesto de jefe de estrategia de la selección inglesa, además de ser la cabeza visible de la empresa de asesoramiento deportivo Pitch 32.

Voulgaris llega con el firme convencimiento de que su método funciona y el Club Deportivo Castellón será su valedor. Él mismo se destaca como el "custodio del club", desmarcándose así de términos como propietario o dueño. Tampoco ha llegado a la costa valenciana con aires de jeque, prometiendo fichajes millonarios. De hecho, los trámites burocráticos para oficializar la venta del club han sido ejemplares y la compra se ha efectuado a su nombre, tal y como ha podido saber este periódico. Es decir, no parece que haya intereses secundarios relacionados con hacer negocios o promocionar una empresa del propietario, Voulgaris quiere que sea su proyecto y que se perciba su identidad. "La sensación es que ha llegado con muchas ganas de invertir en el club", relata Xavi Sidro, periodista de Radio Castellón.

Eso sí, la ambición no la ha perdido. "Con mucho trabajo y un buen plan, podemos llegar a Primera División", alegó en su rueda de prensa de presentación. El modelo más cercano a su proyecto, tal y como comentó él mismo, es el del Brighton. Los parecidos son razonables. Tony Bloom, actual propietario del Brighton inglés, también forjó su fortuna con apuestas deportivas y en torneos de póker. Además, las gaviotas aplican el Big Data en su parcela deportiva para incorporar fichajes.

"La gente está ilusionadísima. Ha llegado un extranjero con 3.000 millones en el banco a comprar el Castellón y sin aparentes segundas intenciones. Aquí nunca ha venido nadie con dinero y lo ha invertido. El club no se ha visto en una igual, es una realidad. Ahora bien, hay que verlo en el largo plazo", concluye Sidro.

La semilla parece sembrada. En apenas unos días, la nueva campaña de abonados está siendo un éxito y los nombres que suenan para reforzar a la primera plantilla son realistas. Voulgaris ha sacado del club a las personas que pedía la afición y ha mantenido la estructura, pese a que todavía no se ha hecho pública. Un proyecto nuevo, cargado de ilusión por ambas partes. Toca recorrer el camino.

"Esto va a sonar muy arrogante, pero todo el proceso (de estudiar el juego del baloncesto con el fin de superar los libros) me ha llevado a creer que sería capaz de armar un equipo mejor que casi cualquier gerente de la liga". Esta frase fue pronunciada en 2013 por Haralabos 'Bob' Voulgaris, nuevo dueño del CD Castellón. El canadiense siempre ha exteriorizado un convencimiento pleno que le ha llevado a cosechar mucho rédito económico tras años analizando miles de partidos de la NBA. Con ello, llegó a formar parte del tinglado estadounidense, aunque los resultados, hasta la fecha, no avalan el éxito que siempre ha promulgado. Y este es, precisamente, su objetivo con el club español.

Castellón Póker Apuestas
El redactor recomienda