Es noticia
Menú
"Vive un infierno". La lucha de una madre por liberar a su hijo en el fútbol base madrileño
  1. Deportes
  2. Fútbol
Se está perdiendo todo el curso

"Vive un infierno". La lucha de una madre por liberar a su hijo en el fútbol base madrileño

El AD Complutense Alcalá se niega a dar la carta de libertad a Jaime, un chico de 15 años que soñaba con jugar en la máxima categoría. Su madre denuncia un infierno para su hijo

Foto: Jaime, jugando al fútbol. (@YolandaCelada)
Jaime, jugando al fútbol. (@YolandaCelada)

"Mi hijo está destrozado. Cada día está más bajo de ánimo y la situación le está afectando mucho. Jaime entrena tres veces por semana, como todos sus amigos, pero a diferencia de ellos, cuando llega el fin de semana se debe quedar en la grada". Estas son las palabras de una madre desesperada, Yolanda Celada, que cuenta al otro lado del teléfono el infierno deportivo que está viviendo su hijo en la cantera del fútbol madrileño. Jaime, de tan solo 15 años, ha visto cómo su mundo se desmontaba en un capítulo negro que ha transformado su mayor ilusión, jugar al fútbol, en una pesadilla que se remonta hasta verano.

Jaime aterrizó en la AD Complutense Alcalá hace tres años. Ahí formó buenos amigos, extendió su pasión por el fútbol y fue creciendo a medida que iba quemando etapas con el sueño de ser futbolista; un deseo compartido por miles de chicos cada fin de semana. Los problemas, sin embargo, empezaron cuando su equipo no pudo clasificarse para la categoría élite del fútbol base madrileño, Superliga Cadete, y se mantuvo en División de Honor y el Complutense faltó a su palabra. "El entrenador y coordinador de cadetes de la AD Complutense Alcalá, convencido de que le llamarían para jugar en Superliga, me pregunta varias veces y acordamos que ante igual categoría permaneceríamos en la AD Complutense y que si nos ofrecen jugar en Superliga saldríamos del club", explica la madre en una carta que ha enviado al colectivo de futbolistas de la Asamblea de la Federación de Fútbol de Madrid, el cual ha hecho público su apoyo al menor y a su entorno.

placeholder Jaime dispara desde la frontal. (@YolandaCelada)
Jaime dispara desde la frontal. (@YolandaCelada)

El engaño y la agonía del menor

Fue ahí cuando la familia se sintió traicionada por el club. "Con esa condición, el 1 de julio, el Atlético Chopera Alcobendas 04 nos ofrece jugar en categoría Superliga y el mismo día que lo comunicamos, la AD Complutense Alcalá da de alta la ficha en la federación. A partir de ahí empieza nuestro calvario. Hasta septiembre de 2021 no conseguimos hablar con el presidente del club [Andrés Pizarro], quien se niega a dar la carta de libertad y nos dice que le da igual: "O juega ahí o no va a jugar en ningún sitio".

Jaime entrena con el Atlético Chopera desde que comenzó la temporada y en octubre, a través de la Viceconsejería de Deportes de la Comunidad de Madrid, logra la nulidad de la licencia por ser firmada antes de que termine la temporada. La Federación de Fútbol de Madrid da de baja la licencia con el AD Complutense Alcalá y vuelve a firmar la ficha para darla de alta en el Atlético Chopera Alcobendas 04, con el que juega tres partidos oficiales. "A partir de ese momento, entra en juego la amistad que une a Andrés Pizarro [presidente de la AD Complutense Alcalá] y Francisco Díez [presidente de la Real Federación Madrileña de Fútbol]. Inexplicablemente vuelven a dar de baja la licencia con el Chopera Alcobendas 04 un viernes a las 14:00, estando convocado para el sábado, y la dan de alta con la AD Complutense Alcalá para evitar que el niño juegue", relata Yolanda en el documento remitido.

"Es un sinsentido. El hombre no sabe lo que le está haciendo al crío. Teníamos un trato de palabra y confianza con ellos, pero por intentar hacer las cosas bien y que mi hijo viva la experiencia... nos retienen contra su voluntad", apunta la madre del menor a El Confidencial. "Hemos acudido a los juzgados y nos han confirmado no tener jurisdicción para proceder y que es la propia RFFM la que tiene el poder de hacerlo. La propia Comunidad de Madrid ha enviado numerosos informes detallando que la licencia se considera no válida, que se justifica la desvinculación del jugador por no haber tomado parte del club, ni utilizado sus instalaciones desde el 30 de junio del pasado año en la temporada anterior, que debe de prevalecer la formación e integridad del menor", remarca en la carta. Sin embargo, la situación está bloqueada y Jaime ve cómo se agota su oportunidad.

"No es una cuestión de dinero"

Sus padres han tratado de tocar todas las puertas y picar todos los timbres posibles. Incluso le han ofrecido dinero al presidente de la AD Complutense Alcalá, Andrés Pizarro, para liberar a su hijo. "Le hemos dicho abiertamente que pagaríamos una penalización si hacía falta. Es una actividad extraescolar, pagamos por que jugara... ¿por qué si te desapuntas de un gimnasio puedes y no de este club? Aun así, si querían el dinero, adelante. Le dije que le dábamos los 600-700 euros que pagamos de cuota, pero no quiso. Dijo que no era una cuestión económica y ni siquiera conoce al niño. Es puro despotismo y lo peor es que tiene a otros 600 niños a su cargo. Nos sentimos desamparados y Jaime, encerrado en una prisión".

placeholder Jaime, durante un partido. (@YolandaCelada)
Jaime, durante un partido. (@YolandaCelada)

A pesar de que no existe derecho de retención para menores de 16 años y que la Comunidad de Madrid ha admitido que la ficha no es válida por estar firmada antes del 30 de junio (la ficha se pasó después, el mismo día que se le comunicó que se quería ir del club), la AD Complutense Alcalá y su presidente se niegan a liberar a Jaime. "Me han pasado los recibos, pero el crío no tiene ni ropa de entrenamiento ni la equipación. ¿Cómo va a volver al Complutense si le están haciendo la vida imposible? Yo le he dicho que hay que luchar por lo que uno cree y hay que enseñarle valores aunque te intenten fastidiar como está haciendo Andrés Pizarro".

El Confidencial habla con el vicepresidente y director deportivo del Atlético Chopera Alcobendas 04, Javier 'Pitu' Martín. "Desde el principio hemos visto que no había ninguna intención de dejarle salir. Desde el momento en que la familia nos dice que se vienen con nosotros y ellos pasan la ficha por la federación y se mueven con recursos para suspenderle la ficha. No entendemos hasta dónde quiere llegar el Complutense. Se le ha ofrecido dinero, pagar la cuota aunque no fuera a estar Jaime allí, le han comunicado las cosas a tiempo... y no ceden. Nosotros estamos dispuestos a hablar con el club y llegar a un acuerdo por el bien del chico, pero ellos no quieren", cuenta el responsable del equipo madrileño.

"El mismo subdirector de la Comunidad de Madrid, Antonio Guerrero, lcontesta la reclamación de Yolanda y le dice que si han firmado antes del 30 de junio con el Complutense, la ficha no es válida. Firmaron el 21 de junio y Yolanda remitió la contestación a la federación. Por eso le dieron la cautelar y el chico jugó tres semanas con nosotros. No comprendemos cómo le volvieron a dar luego de baja con nosotros y de alta con ellos cuando el escrito es el mismo y allí no ha entrenado ni ha jugado desde la temporada anterior", narra Javier Martín.

La extraña razón del cambio de pensamiento de la federación puede radicar en la amistad entre el presidente del Complutense, Andrés Pizarro, y el presidente de la Federación de Fútbol de Madrid, Paco Díez, según la madre del menor. "He oído que son del mismo pueblo de Segovia y que veranean juntos. Cuando me dieron de alta, Pizarro fue directo a llamar a Díez sin pasar por la federación, algo que me han confirmado desde la Comunidad de Madrid, para decir que ese informe estaba mal. Y luego les favorecieron. Cuando uno se toma tantas molestias es porque existe relación personal, aunque Paco Díez me lo ha negado", dice Yolanda.

"El daño que le están haciendo a Jaime es irreparable. Y ya no va a poder recuperar la experiencia de competir en la máxima categoría de su edad por culpa de la cabezonería de un presidente al que le han ofrecido el dinero que quería y lo ha rechazado a pesar de que no le deberían ni haber pagado la cuota de la temporada. Respetamos que cada club tenga su manera de proceder y de hacer las cosas, pero cuando te comunican en julio que se va el chico a jugar a una categoría mas, una experiencia que va a tener para toda la vida, no entiendo el trastorno que se le hace al club. No tiene sentido que un club retenga a un menor contra su voluntad", declara Javier Martín, coordinador del Atlético Chopera.

Lo peor, narra Yolanda, es que "sus fines de semana se han convertido en una auténtica pesadilla. ¿Es justo todo lo que le están haciendo pasar? ¿El egocentrismo y la prepotencia de estas personas tienen que prevalecer por encima de la integridad de un menor? ¿Se merece un niño de 15 años que paga por jugar al fútbol este calvario? No sentimos ni rabia, solo indignación y tristeza de ver cómo estos seres, porque no se les puede llamar 'personas', se ríen de un niño que solo quiere ser feliz jugando al fútbol. ¿Una federación de fútbol de Madrid puede hacer este daño a un niño conscientemente y nadie puede hacer nada?", se pregunta la madre del menor.

La otra versión de los hechos

El Confidencial también ha logrado contactar con el presidente de la AD Complutense Alcalá, Andrés Pizarro. El responsable del club madrileño cuenta su versión de los hechos. "La madre, que es su tutora legal, sabía las condiciones que firmaba en su momento. El chico se fue a probar con el Atlético Chopera a pesar de tener ficha con nosotros y no nos dijo que se iba con ellos hasta el 16 de agosto. La ficha se pagó e imprimió el día 28 de julio como al resto del equipo. Tú puedes alegar que te dicen algo verbalmente, pero la documentación son las pruebas y ella no tiene. No podemos liberarle porque, si no, imagina lo que podría darse en la Comunidad de Madrid sin normas ni criterios comunes. Nosotros damos la carta de libertad independientemente de cuando se pida y si el chico tiene alguna ligera opción de progresar".

Preguntado sobre si jugar en el Atlético Chopera de Superliga Cadete frente al AD Complutense Alcalá de División de Honor no supone una progresión, Pizarro responde lo siguiente. "El club es similar o incluso de un nivel más bajo que nosotros. No son un equipo profesional donde están en todas las máximas categorías. El problema aquí es de la tutora de Jaime, porque todo lo que han puesto en las redes sociales es falso. Ni se ha engañado ni se ha obligado al menor a que esté en nuestro equipo. Su madre firmó unas condiciones por una temporada y eso vamos a hacer", anuncia el directivo.

"La última resolución del Juzgado número 3 de Alcalá de Henares dicta que no hay lugar a adoptar la medida cautelar que proceda a la liberación y baja de la ficha del menor. Hasta el 16 de agosto no manifestó querer salir del club, una fecha que su madre dice que fue antes. Todos los órganos competentes deniegan la solicitud de la tutora. La situación de su hijo es el resultado de sus acciones, porque ella es la responsable directa. Nosotros le dimos de junio a agosto para que nos dijeran algo y nos lo comunicaron el 16 de agosto", subraya Pizarro.

Sobre por qué no ha querido aceptar una compensación económica a cambio de liberar al chico de 15 años, el presidente del AD Complutense Alcalá contesta que "no es una cuestión económica". Según Pizarro, "hay unas normas que hay que cumplir y quien no lo haga, comete un delito. Por eso estamos preparados para hacer las denuncias correspondientes tanto al Atlético Chopera como a la madre. Hubo un momento en que hubo posibilidades de dar la carta de libertad al menor, pero la madre se metió en las redes sociales para hacernos daño y estropear nuestra imagen y ahí se cerró la posibilidad. El chico está mal y eso es lo que más me duele, la actitud de la madre del jugador no da pie a llegar a ningún tipo de acuerdo por el daño causado a este club", zanja el responsable del Complutense. Mientras tanto, Jaime suma otro fin de semana sin jugar a una lista interminable de disgustos.

"Mi hijo está destrozado. Cada día está más bajo de ánimo y la situación le está afectando mucho. Jaime entrena tres veces por semana, como todos sus amigos, pero a diferencia de ellos, cuando llega el fin de semana se debe quedar en la grada". Estas son las palabras de una madre desesperada, Yolanda Celada, que cuenta al otro lado del teléfono el infierno deportivo que está viviendo su hijo en la cantera del fútbol madrileño. Jaime, de tan solo 15 años, ha visto cómo su mundo se desmontaba en un capítulo negro que ha transformado su mayor ilusión, jugar al fútbol, en una pesadilla que se remonta hasta verano.

Madrid Real Federación Española de Fútbol
El redactor recomienda