Es noticia
Menú
Qué se esconde detrás del traslado del domicilio social de la Federación de Fútbol
  1. Deportes
  2. Fútbol
DE LAS ROZAS A MATEO INURRIA, EN MADRID

Qué se esconde detrás del traslado del domicilio social de la Federación de Fútbol

Veinte años después, Rubiales desaloja a la LNFS de su íntimo enemigo Javier Lozano para, según varios medios, librarse de los juzgados de Majadahonda, mientras el chalé permanece vacío...

Foto: Mateo Inurria 26, nuevo domicilio social de la RFEF.
Mateo Inurria 26, nuevo domicilio social de la RFEF.

La versión oficial del cambio del domicilio social de la Federación Española de Fútbol (RFEF) a la calle Mateo Inurria, de Madrid, fue "un movimiento a nivel logístico de cara a la candidatura de la Copa del Mundo 2030 y con independencia de que pueda seguir manteniendo la sede deportiva en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas". Sin embargo, antes incluso de que la asamblea celebrada el pasado 20 de diciembre modificara el punto 10 del artículo 1 relativo a este cambio, fueron varios los medios que apuntaron que una de las consecuencias que se perseguía con este cambio de fuero es que a partir de ahora la RFEF quedará sometida a los jueces y tribunales de Madrid, y no a los de Majadahonda.

Foto: Gaya, capitán del Valencia, en una imagen de archivo. (EFE/Kai Forsteling)

En este sentido, cabe recordar que el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 8 de esta localidad madrileña procesó al presidente de la RFEF por presuntos delitos de coacción, amenazas y prevaricación. La querella fue interpuesta por la Asociación de Clubes de Fútbol Femenino (ACFF) y remitida a juicio y valoración de la Fiscalía Anticorrupción. También en Majadahonda tuvo que declarar Rubiales por posibles delitos de coacción y prevaricación, tras la querella interpuesta por Javier Lozano, máximo representante de la Liga Nacional de Fútbol Sala (LNFS).

Y, efectivamente, el nombre de Lozano y el de la asociación que preside también están vinculados al hecho de que la RFEF se haya mudado de Las Rozas a Mateo Inurria 26, al menos en lo que a su domicilio social se refiere. Este chalé fue comprado en el año 2000 por el primer presidente de la LNFS, Aurelio Gómez Araujo, con la intención de que fuera la sede oficial de la asociación. Al acto de inauguración asistieron el presidente de la RFEF, Ángel María Villar, y el entonces director general del Consejo Superior de Deportes (CSD), Guillermo Jiménez.

placeholder Gómez Araujo, Villar y Jiménez, en la inauguración de la sede de la LNFS.
Gómez Araujo, Villar y Jiménez, en la inauguración de la sede de la LNFS.

La RFEF compró el chalé

Gómez Araujo dejó la presidencia de la LNFS al poco tiempo, pero con el edificio pagado. Sin embargo, sus sucesores no hicieron una gestión tan rentable como la suya y poco a poco, con el objetivo de obtener liquidez, la sede de Mateo Inurria se hipotecó en varias ocasiones, hasta que la LNFS entró en quiebra técnica, ya que, según indicó el auditor, acumuló una deuda de casi cuatro millones de euros, imposibles de pagar.

Fue entonces cuando los clubes recurrieron al actual presidente, Javier Lozano, exseleccionador español, bicampeón del mundo y tricampeón de Europa, para que se hiciera cargo de la LNFS. En vista de la compleja situación económica, Lozano rechazó inicialmente la propuesta, pero los clubes recurrieron a Villar para que convenciera a Lozano y en 2009 este accedió. Eso sí, a cambio de que la RFEF le comprara la sede para adelgazar la deuda y poder empezar a revertir la situación.

Como quiera que en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas les interesaba esta operación inmobiliaria, pues la LNFS les adeudaba 1.800.000 euros y, en el caso de que esta cerrara, entrarían en pérdidas, decidieron comprar el chalé como inversión y cerrar un acuerdo bueno para todos. De hecho, Villar no solo accedió a comprar la sede de la LNFS, sino que se la arrendó a Lozano a través de un convenio de cesión en precario de uso de finca. El alquiler fue testimonial, un euro al año, aunque con una cláusula por la que la RFEF podía reclamarlo con un aviso previo de 30 días y, por cada día de incumplimiento pasada esa fecha, la LNFS pagaría 2.000 euros.

placeholder Imagen de Mateo Inurria 26 cuando aún era la sede de la LNFS.
Imagen de Mateo Inurria 26 cuando aún era la sede de la LNFS.

Hasta que llegó Rubiales

Fue al llegar Luis Rubiales a la presidencia de la RFEF cuando también las relaciones con la LNFS cambiaron radicalmente. A la sede de Mateo Inurria ya empezaron a llegar mensajes, a través de sus subvencionados del fútbol sala, de que la LNFS tenía los días contados, de ahí que Lozano y todo su equipo empezaran a diseñar un protocolo de mudanza para poder hacerla en dos días si llegaba el caso.

Fue el 8 de julio de 2021, es decir, en pleno comienzo de las vacaciones de verano, cuando Andreu Camps, secretario general de la RFEF y brazo armado de Rubiales, junto al abogado Tomás González Cueto, envió una carta a la LNFS en la que informaba que el 1 de septiembre tenían que estar fuera porque necesitaban su sede durante más de dos décadas para albergar la oficina del Mundial 2030. Seis meses después, solo han cambiado las pancartas y han puesto cámaras de seguridad externa, aunque de momento nadie lo utiliza ni se ha hecho ninguna reforma.

Lo cierto es que, como estaba sobre aviso, la asociación que preside Javier Lozano entregó Mateo Inurria 26 en plazo, con toda la mudanza hecha. Sin embargo, y como, según aseguran desde la LNFS, en la RFEF les pusieron mil pegas para firmar la recepción, su abogado tuvo que amenazarles con llevar las llaves a un notario. Además, unos días antes una agencia de tasación y un notario dieron fe, con fotos e informe, de que el edificio estaba perfecto. No en vano, durante los años que Mateo Inurria fue la casa del fútbol sala español, tuvieron que invertir mucho dinero en rehabilitar el edificio.

Foto: Florentino Pérez, con el Real Madrid femenino la temporada pasada.

Desde dentro de la propia RFEF, aseguran que la sede de la LNFS también ha sido ofrecida al CSD para albergar la oficina de la nueva liga de fútbol profesional femenino. Claro que esto sería antes de que Florentino Pérez cediera a las presiones del Gobierno para hacer posible el consenso entre los 16 clubes de la Primera Iberdrola sobre los futuros estatutos de una competición que queda fuera del control de Rubiales, de ahí su rabieta. La misma que le ha llevado a desalojar dos décadas después a la LNFS de su sede de Mateo Inurria.

Tras esta exposición de acontecimientos, es posible que falte cierta concreción sobre la trascendencia que tendrá o sobre cómo podría afectar a los implicados este sorprendente cambio del domicilio social de la RFEF, que para algunos tiene connotaciones judiciales. Pero no se trata de lanzar hipótesis, sino de narrar unos hechos que, más tarde o más temprano, traerán cola. Más que nada, porque Rubiales es un asiduo a los juzgados...

La versión oficial del cambio del domicilio social de la Federación Española de Fútbol (RFEF) a la calle Mateo Inurria, de Madrid, fue "un movimiento a nivel logístico de cara a la candidatura de la Copa del Mundo 2030 y con independencia de que pueda seguir manteniendo la sede deportiva en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas". Sin embargo, antes incluso de que la asamblea celebrada el pasado 20 de diciembre modificara el punto 10 del artículo 1 relativo a este cambio, fueron varios los medios que apuntaron que una de las consecuencias que se perseguía con este cambio de fuero es que a partir de ahora la RFEF quedará sometida a los jueces y tribunales de Madrid, y no a los de Majadahonda.

Real Federación Española de Fútbol Luis Rubiales Ciudad del Fútbol de las Rozas Ángel María Villar Andreu Camps Las Rozas