Es noticia
Menú
La ingeniería española con la que Florentino Pérez quiere tener "el mejor estadio del mundo"
  1. Deportes
  2. Fútbol
La joya de la corona del proyecto

La ingeniería española con la que Florentino Pérez quiere tener "el mejor estadio del mundo"

La empresa vasca Sener desarrolla el césped retráctil del Santiago Bernabéu, que permitirá retirar el terreno de juego después de un partido para que el estadio albergue otro evento al día siguiente

Foto: El Santiago Bernabéu, en obras de remodelación. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)
El Santiago Bernabéu, en obras de remodelación. (EFE/Juan Carlos Hidalgo)

La posibilidad de unir en el mismo equipo a Kylian Mbappé y a Erling Haaland ilusiona a la afición del Real Madrid, que sueña con un mercado futbolístico en el que Florentino Pérez imite a su yo del verano del 2009, cuando Cristiano Ronaldo, Kaka, Karim Benzema y Xabi Alonso aterrizaron en la capital. El club desliza que existe músculo financiero para acometer ambas operaciones, pero el presidente blanco exhibe como buque insignia del proyecto no a un jugador, sino al nuevo estadio Santiago Bernabéu. "El Bernabéu será el orgullo del madridismo y que agrandará aún más la mayor leyenda del fútbol mundial. Ejemplo de nuestro sacrificio y esfuerzo y referente eterno de nuestros valores", aseguró el mandatario frente a sus socios compromisarios en la última Asamblea. El coste de este ‘fichaje’ es galáctico. 725 millones, al menos 150 millones más de los previstos, sin contar los intereses, es el presupuesto del club desde el inicio de las obras. En la joya de la corona de la parroquia madridista destaca una tecnología pionera, el césped retráctil, que permitirá al club explotar su estadio para albergar distintos eventos salvaguardando el estado del terreno de juego. Detrás de este proyecto se encuentra la empresa española Sener.

Foto: Eden Hazard marca el gol del triunfo contra el Elche. (EFE/Manuel Lorenzo)

"Vimos que la arquitectura e ingeniera deportiva era un nicho, se construyen estadios todos los años y en todos los lugares del mundo", narra para El Confidencial, Jorge Vizcaya, arquitecto y uno de los ideólogos del proyecto: "Había una serie de carencias desde el punto de vista de la explotación; son estadios enormes, bien ubicados, con la última tecnología, pero que, sin embargo, se utilizan muy poco. Hay estadios en España que solo se empleaban 50 horas al año según nuestros estudios. Queríamos proponer algo para esos estadios ya construidos para que pudiesen generar algo más que simplemente albergar los partidos".

El césped fuera del estadio, el precedente

"Lo primero que hay que hacer para aprovechar un elemento como el estadio es quitar el césped. Valoramos distintas opciones y dimos con una muy interesante. Empezamos a desarrollarla internamente y a patentarlo", relata sobre el proceso el arquitecto. Sacar al césped del estadio es una idea desarrollada e implantada en el State Farm Stadium de Arizona, el GelreDome, hogar del Vitesse, o el Sapporo Dome en Japón. "El más conocido era el del Schalke 04. Todos sacan el césped fuera, además de que el propio diseño del estadio estaba construido en torno a ello. Eso evitaba que se pudiese construir en centros urbanos de ciudades grandes como Madrid o Barcelona y tampoco permitía desarrollarlo en un estadio existente. Nuestro proyecto quería que el césped se guarde dentro del propio estadio, sin prácticamente tocar a la grada".

placeholder El Schalke 04 fue pionero con su nuevo estadio. (REUTERS/Leon Kuegeler)
El Schalke 04 fue pionero con su nuevo estadio. (REUTERS/Leon Kuegeler)

"Si tú estás en San Petersburgo, es diciembre y sacas el césped fuera del estadio, pues con todos los respetos le estás dando de tortazos. Como segunda derivada, queríamos llevar el césped a una cámara que ejerza de invernadero para que esté en perfectas condiciones", insiste Vizcaya, "teníamos varios clubes para el proyecto, la primera opción fue el Real Madrid y fue todo bien".

En el lugar donde se encuentra el Santiago Bernabéu era imposible barajar la idea de sacar el césped del estadio. La Castellana, así como las numerosas viviendas, oficinas o rotondas al rededor del campo, hacían inviable esa opción. "Dividimos el terreno de juego en una serie de bandejas longitudinales. No en cruz, no hay 'pixeles', porque eso es malo para el césped. Hay bandejas que lo mueven como si fueran macetas, que pesan muchísimo, el césped mojado es como hormigón armado", explica el arquitecto sobre el proceso de ensamblaje. Estas bandejas se van guardando en una cámara baja llamada Hipogeo en honor al Coliseo romano (así se conocía a la estructura subterránea del anfiteatro). "Tiene unas dimensiones suficientes para que el equipo de jardinería puede trabajar ahí en cualquier momento. Es decir, el Bernabéu puede estar acogiendo un concierto de Shakira y los jardineros estarán independientes, el césped se podrá mantener en todo momento. Este espacio se coloca bajo una de las gradas y va tapado, lógicamente, para que nadie pueda caerse".

Conciertos, ferias, partidos de la NBA, competiciones de tenis o incluso de la NFL… Todo está en la agenda del Real Madrid, cuyas valoraciones más optimistas hablan de la posibilidad de estar ocupado hasta 300 días al año. Según Sener, el proceso de retirada y guardado del césped se debería completar en "cuestión de horas". "Habrá que estudiar en detalle los movimientos, asegurar su fiabilidad. El césped tiene que sacarse con una cierta antelación, necesita preparación y mantenimiento. No puedes sacarlo dos horas antes del partido. La UEFA te obliga a tenerlo un día antes para que el equipo contrario pueda entrenar, por ejemplo. Meterlo en el Hipogeo será más sencillo. Pocos minutos después de un partido, cuando se hayan hecho las labores de recuperación del césped, podría comenzar el proceso. Daría tiempo para que haya un encuentro de fútbol y al día siguiente, a primera hora, se puede utilizar el estadio para cualquier otro evento", asegura Vizcaya.

El césped retráctil está todavía en marcha, pero desde el club se señala finales del 2022 o principios del 2023 como las fechas tope para la finalización de las obras del Santiago Bernabéu, aunque el fútbol ya regresó al templo blanco, dejando atrás el exilio obligado en Valdebebas durante 560 días. En un espectacular vídeo mostrado por el Real Madrid, jugadores y aficionados quedaron impactados por el proyecto y la tecnología del césped retráctil, aunque no es la primera vez que un render juega malas pasadas.

placeholder Florentino Pérez e Isabel Díaz Ayuso, junto a las obras del Bernabéu. (EFE)
Florentino Pérez e Isabel Díaz Ayuso, junto a las obras del Bernabéu. (EFE)

"Para mí, el estadio tiene que estar siempre dentro de las ciudades. Como pasaba como con el Coliseo en Roma. Hemos visto en Estados Unidos sobre todo la tendencia de sacar el estadio fuera de la ciudad. Se crea una gigantesca piscina de aparcamiento, aparcas tu coche, vas al partido y te vas. Es un modelo fracasado. Los estadios son edificios enormes que pueden aglutinar muchísimos eventos, son muy atractivos. Puedes tener un centro de convenciones, locales de todo tipo de restauración, eventos nocturnos… En Madrid puedes hacer un torneo nocturno de pádel. Por poner un ejemplo. Es una manera de sacar rentabilidad al estadio. Es lo que pasaba con el Coliseo, que no paraba. Ya no es tanto recuperar la inversión, sino aprovechar los bienes de los clubes deportivos para sacar dinero que apoye a las cuentas", teoriza Vizcaya, este arquitecto que, por cierto, no es aficionado madridista y confiesa entre risas que apoya al Athletic de Bilbao, aunque su corazón está en el Arenas Club de Getxo.

"Hemos tenido suerte de que el Real Madrid lo viera tan fácil, estamos encantados. Teníamos otras opciones en la recámara. Pero contentísimos, desde un primer momento se nos aseguró que la filosofía del club en lo deportivo también estaba en este estadio, querían ser los mejores. El Santiago Bernabéu tiene todo para convertirse en el emblema de la ciudad de Madrid. Salvando las distancias, como la Torre Eiffel para París. Puede ser el gran centro de eventos de la capital. Va a competir con Wembley, sin ninguna duda". Mbappé es el añorado de la afición, pero la lupa estará en el Bernabéu… Por ambición, inversión y deseo de Florentino.

La posibilidad de unir en el mismo equipo a Kylian Mbappé y a Erling Haaland ilusiona a la afición del Real Madrid, que sueña con un mercado futbolístico en el que Florentino Pérez imite a su yo del verano del 2009, cuando Cristiano Ronaldo, Kaka, Karim Benzema y Xabi Alonso aterrizaron en la capital. El club desliza que existe músculo financiero para acometer ambas operaciones, pero el presidente blanco exhibe como buque insignia del proyecto no a un jugador, sino al nuevo estadio Santiago Bernabéu. "El Bernabéu será el orgullo del madridismo y que agrandará aún más la mayor leyenda del fútbol mundial. Ejemplo de nuestro sacrificio y esfuerzo y referente eterno de nuestros valores", aseguró el mandatario frente a sus socios compromisarios en la última Asamblea. El coste de este ‘fichaje’ es galáctico. 725 millones, al menos 150 millones más de los previstos, sin contar los intereses, es el presupuesto del club desde el inicio de las obras. En la joya de la corona de la parroquia madridista destaca una tecnología pionera, el césped retráctil, que permitirá al club explotar su estadio para albergar distintos eventos salvaguardando el estado del terreno de juego. Detrás de este proyecto se encuentra la empresa española Sener.

Santiago Bernabéu Real Madrid
El redactor recomienda