Es noticia
Menú
Touriñán: "Molaría un monólogo con Benzema por las cosas que tiene que contar"
  1. Deportes
  2. Fútbol
Entrevista al cómico coruñés

Touriñán: "Molaría un monólogo con Benzema por las cosas que tiene que contar"

Este actor fue uno de los protagonistas de ‘Fariña’ y es reconocido deportivista. Su llegada a la interpretación fue mera casualidad y culpa de sus amigos y de su mujer

Foto: Xosé Antonio Touriñán. (EFE/Fernando Alvarado)
Xosé Antonio Touriñán. (EFE/Fernando Alvarado)

La interpretación apareció en la vida de Xosé Antonio Touriñán (Culleredo, La Coruña, 1980) por culpa de una chica que le gustaba (actualmente es su mujer). Empezó a hacer teatro en el instituto y aquel hobby es ahora su profesión desde hace dos décadas.

Ese mundo nunca fue su prioridad. Cuando comenzó a hacer bolos y monólogos en bares, estudiaba simultáneamente Filología Gallego-Portuguesa. Aunque ha rodado películas, se ha pasado más tiempo en el teatro y en la televisión. Precisamente en la pequeña pantalla fue uno de los protagonistas de 'Fariña', donde interpretó a uno de los hijos de Manuel Charlín.

Es reconocido deportivista y defensor de la esencia del fútbol. En septiembre, al enterarse de que en Primera RFEF la publicidad la llevan los jugadores y no el equipo, inició un 'crowdfunding' para que los canteranos tuvieran patrocinio. Aquella iniciativa, que empezó como una broma, tuvo que clausurarse 24 horas más tarde por el éxito que tuvo. "Se nos fue de madre, montamos un buen lío", explica.

*****

Pregunta: ¿Su interés por la interpretación es vocacional? He leído que de pequeño quería ser jugador de fútbol…

Respuesta: Sigo queriendo ser futbolista, pero ya voy tarde (risas). La interpretación me eligió a mí, más que yo a ella. Empecé a hacer teatro en el instituto por culpa de los amigos y de una chica que me gustaba. También hice monólogos en los bares. Finalmente, se convirtió en mi profesión.

P: ¿Hubo suerte con esa chica?

R: Sí, no sé cuántos años llevo casado con ella. Tenemos dos hijos y, por ahora, me aguanta.

P: Usted acabó en el equipo de balonmano del colegio. ¿No había interés por el fútbol?

R: También había equipo de fútbol, lo raro es que hubiera de balonmano. Eso dependía del profesor que te tocara en Educación Física. El nuestro había trabajado en Asturias y creado un equipo allí. Las niñas jugaban al voleibol y los niños al balonmano.

P: ¿Cómo fue su infancia en Culleredo? ¿Había mucho deportivismo?

R: Nosotros salíamos de casa con el balón debajo del brazo y jugábamos en el cruce de las carreteras. Las porterías eran dos cajas de Coca-Cola o dos sudaderas. Me hice deportivista con diez años, cuando fui las primeras veces a Riazor. Mi abuelo y mi padre, que eran madridistas, me compraron las camisetas del Madrid porque querían que fuera merengue.

P: ¿Cómo se hizo usted deportivista?

R: Porque el equipo de mi ciudad hacía las cosas muy bien en aquella época. Media España era un poco del Deportivo.

placeholder Mauro Silva fue uno de los estandartes de aquel Deportivo. (Reuters/Sergio Moraes)
Mauro Silva fue uno de los estandartes de aquel Deportivo. (Reuters/Sergio Moraes)

P: Era el segundo equipo de todos los españoles…

R: Creo que sí. Tuvimos la mala suerte de perder la Liga en el último minuto. Salvo los de Vigo, que supongo que se alegraron, el resto de España lo vio como algo injusto. Caía bien el Súperdepor. Fue un equipo pequeño que jugó muy bien al fútbol.

P: Nacho Carretero escribió en 'Nos parece mejor' que "hacerse de un equipo es como una conga: es muy fácil entrar, pero muy difícil salir". ¿Es peor aún en el caso del Deportivo?

R: Creo que sí. Todo lo que cuenta en su libro yo lo viví igual. En los últimos años, las cosas han salido peor, pero ahí sigue la gente. El club tiene 20.000 socios en Primera RFEF. Quiero creer que lo nuestro es muy chulo, pero que pasa en todos lados. Cuando la situación es desfavorable, sigues siendo de ese equipo. Lo fácil es ser del Madrid y del Barça.

P: Simeone dice que sólo hay dos cosas de las que no se puede cambiar, de madre y de equipo.

R: Es así. Totalmente de acuerdo.

"Este año vienes a La Coruña y hay mejor ambiente porque el Deportivo está bien"

P: ¿Cómo se explica que el club tenga 20.000 socios en Primera RFEF y que haya 15.000 personas en un partido de los juveniles?

R: Parece muy simple, pero el fútbol hace muy feliz a mucha gente. Es un poco absurdo, pero es así. Lo notas en la ciudad. Este año vienes a La Coruña y hay mejor ambiente porque el Deportivo está bien.

P: Usted tenía 12 años cuando nació el Súperdepor. ¿Es Lendoiro un prócer para los deportivistas?

R: Sí, es el gran presidente que comandó al club en sus momentos más felices. Es cierto que el final no fue el más feliz, por eso sigue teniendo sus admiradores y detractores. Si lo analizas ahora, es muy fácil encontrar los fallos. En aquel momento, sin embargo, fue muy grande lo que hizo porque otros presidentes no lograron títulos y él sí. Hizo cosas muy buenas y otras no tanto.

P: ¿Fue bueno o malo para el Deportivo?

R: ¿En lo económico o en lo deportivo?

P: Califíqueme ambas.

R: En lo deportivo, su gestión fue fantástica porque puso a la ciudad en un lugar importantísimo. En lo económico se le vieron las costuras. Ese Deportivo hizo feliz a mucha gente y no se le puede quitar ese mérito. Tampoco me gustó que la gente que nos hizo felices saliera por la puerta de atrás.

placeholder Lendoiro fue el artífice del aquel Deportivo. (EFE/Cabalar)
Lendoiro fue el artífice del aquel Deportivo. (EFE/Cabalar)

P: ¿Se refiere a los Donato, Mauro Silva, Valerón…?

R: A todos. Ninguno salió bien porque no les hicieron homenajes ni les ofrecieron trabajar en el club. Ni a Valerón, que me parece la mejor persona del mundo.

P: ¿Quién tuvo más mérito en ese equipo, Arsenio o Lendoiro?

R: Cada uno en su parcela. Arsenio tuvo mucho mérito, pero lo que consiguió Lendoiro a nivel deportivo es más extenso en el tiempo. Lo logró con y sin Arsenio. El Deportivo se equiparó al Madrid, al Barça, al Valencia, al Atleti… Y eso no pasa todos los días.

P: ¿Dejaron los niños de pedirse a los jugadores del Madrid en las pachangas y los cambiaron por los del Deportivo?

R: En mis pachangas sí. Pasamos de ser Míchel o Martín Vázquez a ser Mauro Silva o Bebeto. Luego volvimos a ser, de nuevo, Martín Vázquez cuando fichó por el Deportivo.

P: ¿Recuerda dónde estaba cuando Djukic falló el penalti?

R: Sí, mis abuelos tenían una taberna y lo vi allí. Toda esa temporada fui al estadio con mi tío, pero ese día, como iba a haber fiesta, me dijo que mejor me quedara en casa. Estuve llorando delante del televisor en el bar.

"Sigo creyendo que Djukic marcará el penalti en alguna repetición"

P: ¿La Liga del 2000 fue la venda para esa herida o hay algunas que no tienen cura?

R: Esa herida no se cierra con nada. Puede ser la única Liga en la que la gente recuerde quién es el segundo. Cuando se proclamó campeón, fue distinto porque ese equipo se construyó con más dinero.

P: Luis Aragonés decía que del subcampeón no se acuerda nadie, pero no ocurre así con el Deportivo.

R: En espectáculos que hago, algunas veces pongo el penalti de Djukic. Y sigo creyendo que, en una repetición, lo va a meter (risas). Nos quedó esa herida en el corazón y no se nos va a quitar.

P: La Liga se ganó con Irureta. ¿Fue más importante que Arsenio?

R: Al nivel de Arsenio no pondría a nadie. Está por encima del resto porque es una persona de la casa. Irureta tiene su espacio en nuestro corazón, pero no está a ese nivel.

P: Usted estudio la carrera de Filología Gallego-Portuguesa a la vez que la carrera de Interpretación. ¿Por qué esa combinación?

R: Porque no sabía que me iba a dedicar a esto. Como todos los chavales, los que no hacíamos FP teníamos que hacer una carrera. Los estudios siempre son importantes. Quería ser profesor, que es algo parecido a la interpretación, pero siempre con el mismo público. Terminé la carrera a la par que hacía mis primeros bolos. Nunca ejercí ni lo tengo pensado.

placeholder Xosé Antonio Touriñán. (EFE/Chema Moya)
Xosé Antonio Touriñán. (EFE/Chema Moya)

P: ¿Qué público es más difícil, una clase o los espectadores de un teatro?

R: Una clase de niños porque van obligados (risas). En el teatro, el que viene paga una entrada para verte. El trabajo del profesor es mucho más difícil.

P: Lo normal en su profesión es asentarse en Madrid, pero sigue viviendo en Culleredo. Se asemeja a Mauro Silva en ese sentido…

R: Tengo el aeropuerto a diez minutos de mi casa y la estación de tren a 12. Por ahora, lo estoy compaginando bien. Voy a trabajar a Madrid, pero vuelvo todos los fines de semana. En nuestra profesión, sabes dónde vas a estar hoy, pero no dentro de tres meses. La calidad de vida que tengo donde vivo es mucho mayor que en una gran ciudad. Mi estilo de vida encaja mejor con la tranquilidad que con el bullicio y la multitud.

P: Supongo que influirá la morriña gallega…

R: La morriña es por algo (risas). Vivimos en un lugar maravilloso donde el clima, a veces, no es el mejor del mundo. Con el cambio climático, cuidado, que podemos dar la sorpresa (risas).

P: Como decía Lendoiro: una pequeña Copacabana.

R: Eso se lo dijo a Bebeto porque les mandó las postales de la playa en agosto. Pero esto no es Copacabana (risas).

P: ¿Usted se siente valorado fuera de Galicia?

R: No tengo los mismos kilómetros recorridos y los años en Galicia que fuera. Me siento muy valorado por mi trabajo. A nivel nacional menos porque no tengo tanta repercusión.

placeholder Bebeto, junto a Neymar. (EFE/Wallace Woon)
Bebeto, junto a Neymar. (EFE/Wallace Woon)

P: He leído que su segundo equipo es el Celta. ¿Es cierto eso?

R: No sé si llamarlo segundo equipo, pero si no existiera el Deportivo, sería del Celta porque son nuestros vecinos. Prefiero que gane el Celta al Barça o al Madrid.

P: ¿Es compatible eso con ser del Deportivo?

R: No se puede ser de dos equipos. Primero es el Deportivo y luego el Celta. El resto, que se pongan donde quieran. Soy un admirador de la Real Sociedad y del Athletic, equipos que apoyan la cantera y que no se basan sólo en el dinero. El fútbol está perdiendo esa esencia. En cualquier parte del mundo puedes construir con dinero un equipo.

P: ¿Cree que el derbi gallego es el mejor de España?

R: Lo echo muchísimo de menos. Para nosotros, era el mejor partido del año. Es el mejor derbi de España porque es el que más disfruto. Me gusta mucho el derbi vasco por el gran ambiente de las aficiones. Se sientan juntos y no hay violencia, algo que hay que erradicar.

P: Usted se puso una vez la camiseta del Celta. No sé si eso se lo han perdonado en La Coruña…

R: No creo que me lo tengan en cuenta. Aunque me haya puesto la camiseta del Celta, los colores van por dentro. Y yo soy del Deportivo. Me la puse por culpa de Jonny, un buen amigo. Yo le dije que, si se subía al escenario a presentar un espectáculo, me pondría la camiseta. Como es tímido, pensé que no aceptaría. Tuve que cumplir.

P: ¿A qué jugador de Primera elegiría para presentar un show?

R: Soy muy fan de Borja Iglesias, que me parece un 'showman' increíble, y de Joselu Mato. Imagínate que se subiera al escenario Benzema, que tiene muchas movidas que contar. Un monólogo con él molaría.

"Joaquín y Borja Iglesias son generadores de gente maja"

P: ¿Por qué faltan jugadores graciosos en la Liga? Sólo Joaquín muestra su lado divertido…

R: Es algo que les enseñan. Los futbolistas nunca cuenta nada en las declaraciones porque tienen sus frases hechas. Es lo que aprenden para no generar líos y problemas. Nunca ves a un futbolista cómo es realmente porque tienen ese escudo. A veces es por timidez y otras por precaución. Se agradece gente como Joaquín, Borja Iglesias… Son generadores de gente maja.

P: Usted presentó el programa 'Rutas Bizarras'. Con lo que le gusta el deporte, ¿nunca se ha planteado ser comunicador deportivo?

R: A mí me encantaría, pero no sé hacerlo. Aunque me gustaría probarlo, nunca se ha dado la ocasión. He colaboradora con TVG, la SER y la Cope, pero nunca continuamente. Además, creo que a los programas deportivos no les gusta mezclarse con el entretenimiento, salvo a 'El Chiringuito'.

P: También ha comentado partidos de hockey. ¿Qué tal la experiencia?

R: Me invitan a comentar hockey, pero no tengo ni idea (risas). La única herramienta para salir del paso es que soy cómico y puedo decir cualquier chorrada.

P: ¿No ha pensado en abrirse un canal de Twitch para hablar del Deportivo?

R: Sí, pero tengo poco tiempo. Me cuesta mucho utilizar las nuevas tecnologías porque soy muy analógico aún. Lo hemos analizado porque comedia y fútbol mezclarían bien.

placeholder La felicidad ha vuelto a La Coruña. (EFE/Cabalar)
La felicidad ha vuelto a La Coruña. (EFE/Cabalar)

P: ¿Qué cree que ha hecho mal el Deportivo para estar en Primera RFEF?

R: Muchas cosas. Esto viene de la inestabilidad: sólo hay que ver el número de presidentes que han pasado desde Lendoiro y el ruido que había fuera. La compra de la deuda por parte de Abanca es lo que ha estabilizado al club. Aquí seguían creyendo que éramos el Deportivo que jugaba la Champions y que, por tanto, no estábamos en el lugar que nos pertenecía. Lo que fue raro es lo que ocurrió aquellos años. Hay que tener claro que en un par de años no vamos a ganar Ligas ni a jugar la Champions; tenemos que tener claro quiénes somos.

P: ¿Dónde es más fácil pasar al ostracismo, en el fútbol o en la interpretación?

R: Es muy parecido durante los años en activo. En el fútbol, sin embargo, la carrera es mucho más corta. Y hay menos oportunidades, así que tienes que aprovechar el poco tiempo que dura. En cambio, en nuestra carrera puedes tener años mejores o peores, pero es más larga. Nosotros no tenemos fecha de caducidad.

P: Tras el éxito del 'crowdfunding' para patrocinar a los chavales, ¿no pensaron en hacer otra para saldar la deuda?

R: Alguno lo propuso (risas). No tuve miedo, pero montamos un buen lío. Era el momento de ayudar a la cantera y tirar de la gente de casa. Los juveniles acaban de ser campeones de España y juegan en la Youth League. Poco a poco, irán entrando y nos sacarán de donde estamos. Aquello se nos fue de madre.

P: Tras la conversión en SAD, hubo muchos deportivistas que compraron acciones a espaldas de sus mujeres. ¿Lo hizo usted sin que se enteraran sus padres?

R: No. Comprar acciones es como comprar la camiseta o el chándal. No sé cuántos millones espera ganar la gente cuando las adquiere. Es un gesto de apoyo. Había tantos dueños que el equipo era de todos.

P: Por último, ¿cuál cree que son los límites del humor?

R: No debe haberlos. Hay que tener claro qué es y qué no. Lo que es humor te hace reír de entrada. Si no te ríes, hay que valorarlo. El problema es que se meten muchas cosas en el saco del humor que no lo son. El límite tiene que ponerlo el receptor no el emisor. Si no te gusta algo, cambia de canal o no compres la entrada.

La interpretación apareció en la vida de Xosé Antonio Touriñán (Culleredo, La Coruña, 1980) por culpa de una chica que le gustaba (actualmente es su mujer). Empezó a hacer teatro en el instituto y aquel hobby es ahora su profesión desde hace dos décadas.

Humor
El redactor recomienda