Es noticia
Menú
Simeone paga los platos rotos de mimar a Griezmann y el francés se apaga en su vuelta
  1. Deportes
  2. Fútbol
Lemar estuvo mucho mejor

Simeone paga los platos rotos de mimar a Griezmann y el francés se apaga en su vuelta

El delantero francés tuvo un redebut gris en el que se coló en el XI titular por delante de Lemar, Joao Félix, Rodrigo de Paul o Cunha. El argentino tuvo que retocar todo el plan inicial

Foto: Simeone se equivocó en su planteamiento inicial. (Reuters)
Simeone se equivocó en su planteamiento inicial. (Reuters)

Los 58 minutos de Antoine Griezmann en su vuelta al Atlético de Madrid estuvieron a punto de salirle muy caros a Diego Pablo Simeone. El técnico argentino escogió darle un lugar privilegiado a su pupilo en el XI colchonero y, para eso, tuvo que retocar todo el dibujo (del 3-5-2 se pasó a un 3-4-3). A consecuencia de lo apuntado, el conjunto colchonero dejó demasiado solo a un Koke Resurreción rebasado por la superioridad numérica del Espanyol en el centro del campo. La pérdida de solidez, ritmo y protección en la sala de máquinas para cobijar a su nuevo fichaje no le salió a cuenta a un Simeone que veía como su equipo se partía en defensa y se atascaba en ataque. Mientras tanto, Griezmann se movía sin pena ni gloria por el césped de Cornellà-El Prat y trataba de encontrar su sitio junto a Luis Suárez y Ángel Correa.

Foto: Carrasco anota el gol del empate. (REUTERS)

Tan solo 12 días vistiendo (de nuevo) la camiseta del Atlético de Madrid le bastaron a Antoine Griezmann para colarse por delante de Thomas Lemar, Joao Félix, Rodrigo de Paul o Matheus Cunha en el equipo titular. El cuerpo técnico sabe que el resquemor de la afición rojiblanca hacia el delantero galo aún pesa por su abrupta salida (con 'La Decisión' incluida) y que la mejor fórmula para olvidar el pasado es a base de goles, buenas actuaciones y compromiso con el campeón de Liga. Sin embargo, el primer día en la vuelta al colegio del francés fue un suspenso.

Simeone también lo protegió al descanso

Lo solucionó luego el técnico argentino, sabedor de tener el mejor banquillo de LaLiga y una de las mejores plantillas de Europa. Cambió de nuevo el dibujo, reforzó la medular y conectó los distintos puntos de un equipo desnaturalizado en la primera parte. Es más fácil enmendar tus errores con jugadores del calibre de Thomas Lemar, Geoffrey Kondogbia, Renan Lodi, Joao Félix o Matheus Cunha como suplentes. Cuestionado por Lemar, uno de los revulsivos claros del choque y autor del agónico 1-2, Simeone ensalzó su papel: "Está en un momento muy bueno. Tenía dudas de si ponerlo de inicio después de su problema digestivo con Francia y ojalá pueda repetir estos escenarios".

placeholder Thomas Lemar revolucionó el encuentro en la segunda mitad. (Reuters)
Thomas Lemar revolucionó el encuentro en la segunda mitad. (Reuters)

Para su sustituto en el XI titular, Griezmann, hubo más mimos. Primero, Simeone confesó en rueda de prensa que lo había visto "bien en el primer tiempo" a pesar de su discreta primera mitad y luego, lo salvó de la quema al descanso, donde ninguno de los tres cambios que realizó (Correa, Trippier y Hermoso) se cobró su cabeza. Y es que entre las discusiones con Luis Suárez y las dudas sobre quién tenía que encargarse de quién en la presión sobre la salida de balón rival y su desconexión ofensiva, Antoine estuvo muy apagado. Al Atlético le sobraba un delantero y le faltaba un centrocampista para blindar a un Koke que quedaba desprotegido frente a Morlanes, Sergi Darder y Melendo durante toda la primera parte.

Tuvo dos ocasiones para marcar, aunque no acarició el gol en ningún momento. Primero, en el minuto 16 mediante un cabezazo en el área que no pudieron engatillar ni Luis Suárez ni Ángel Correa. La siguiente ocasión fue a la media hora con un disparo lejano que se marchó muy lejos de la meta de Diego López. No hubo nada más tangible que llevarse a la boca. Así lo acreditan sus números: 33 toques, 17 pases completados, 10 pérdidas de balón, 0 disparos entre los tres palos, 0 regates completados y dos de seis duelos ganados. Muy flojo.

Foto: Ángel Correa ha empezado la temporada como la finalizó: a base de goles. (Reuters)

Lo revelaba Simeone en la rueda de prensa y lo demostró en la primera oportunidad que tuvo para alinearlo. "Podemos jugar con las características de los jugadores que tenemos. Podemos jugar con cuatro atrás o tres. La parte delantera ha crecido en la competencia interna. Están ellos tres más Correa, Lemar y Cunha. Son las opciones que tenemos para esos tres puestos". Lo que está claro es que Griezmann necesita recuperar la confianza en su juego y que Simeone sabe que la afición lo tiene entre ceja y ceja por su espantada al FC Barcelona. De su capacidad para conjugarlo con un Altético que realizó una de sus peores primeras partes en todo 2021 tras venir jugando como un reloj suizo dependerá el éxito de Griezmann.

Los 58 minutos de Antoine Griezmann en su vuelta al Atlético de Madrid estuvieron a punto de salirle muy caros a Diego Pablo Simeone. El técnico argentino escogió darle un lugar privilegiado a su pupilo en el XI colchonero y, para eso, tuvo que retocar todo el dibujo (del 3-5-2 se pasó a un 3-4-3). A consecuencia de lo apuntado, el conjunto colchonero dejó demasiado solo a un Koke Resurreción rebasado por la superioridad numérica del Espanyol en el centro del campo. La pérdida de solidez, ritmo y protección en la sala de máquinas para cobijar a su nuevo fichaje no le salió a cuenta a un Simeone que veía como su equipo se partía en defensa y se atascaba en ataque. Mientras tanto, Griezmann se movía sin pena ni gloria por el césped de Cornellà-El Prat y trataba de encontrar su sitio junto a Luis Suárez y Ángel Correa.

Diego Simeone