Simeone cambia medio equipo para remontar un mal primer tiempo del Atleti en Cornellá (1-2)
  1. Deportes
  2. Fútbol
Goles de Carrasco y Lemar

Simeone cambia medio equipo para remontar un mal primer tiempo del Atleti en Cornellá (1-2)

Partido desigual del Atlético, que llegó al descanso por debajo en el marcador y anotó el gol de la victoria en el minuto 98. Los cambios en el descanso fueron decisivos para mejorar el equipo el día en que volvió Griezmann

placeholder Foto: Carrasco anota el gol del empate. (REUTERS)
Carrasco anota el gol del empate. (REUTERS)

No esperaba el Atlético de Madrid sufrir tanto este domingo al mediodía en Cornellá, pero el Espanyol de Vicente Moreno, pese a no haber conseguido aún victorias, es un equipo que funciona bien y con uno de los mejores delanteros de la Liga. Y de no haber decretado el árbitro diez minutos, hubiese cosechado su tercer empate en cuatro partidos frente al vigente campeón.

La primera ocasión del partido llegó en una jugada totalmente controlada, tras un insólito despiste de Savic que resolvió Oblak con un paradón tras un tremendo disparo cruzado de Raúl de Tomás (RDT). Era el minuto 3 y el Atlético, con esa salvedad, metía miedo con su nueva delantera, Griezmann y Suárez, un equipo grande y autoritario que quiso asumir la iniciativa del juego desde el inicio con su habitual presión intensa y adelantada. (Y que acabaría llevándose los tres puntos gracias a los suplentes).

Cuando Llorente, por su banda, creó peligro por primera vez (minuto 9, Suárez no llegó por centímetros) el dominio del Atlético empezaba a ser claro. El Espanyol, sin embargo, estaba bien plantado y no mostraba señales de incomodidad; es más, cuando tenía la pelota generaba buenos espacios para Aleix Vidal y Embarba por la derecha. Griezmann pudo marcar un gol extraño tras un extraño y aislado momento de desconcierto defensivo blanquiazul y un minuto después De Tomás volvió a lucir su inteligencia para el desmarque: un delantero de muchísima enjundia, aunque estuviese demasiado solo. El madrileño superó a Oblak, pero Felipe salvó bajo palos (se señalaría fuera de juego posteriormente).

placeholder Raúl de Tomás celebra el gol. (REUTERS)
Raúl de Tomás celebra el gol. (REUTERS)



Simeone para entonces llevaba ya varios minutos hablando con su segundo entrenador en la banda: el Espanyol aplicaba el manual del argentino y llegaba con cierto peligro cada vez que salía en velocidad, inteligentemente agazapado. Pasada la media hora de partido, el juego se había equilibrado. No había vuelto a sufrir el equipo local, sólidamente anclado en el centro del campo por Morlanes, Darder y Melendo. El Atleti se estaba espesando progresivamente, a pesar de las ganas de sus futbolistas. Embarba forzó a Oblak desde lejos en el 39 con un disparo impresionante. Y en el córner posterior, De Tomás vio por fin premiado su esfuerzo y batió a un sorprendido Oblak con un cabezazo dirigido tras zafarse de la marca de Llorente. El primer gol del equipo tras su regreso a Primera.

Carrasco, el más activo de los suyos, respondió inmediatamente con un remate que se fue por alto. Suárez vivía desconectado del juego y las apariciones de Griezmann eran escasas. No habría novedades dignas de mención hasta el descanso (flojo el primer disparo a puerta de los atléticos, de Suárez, en el 47); el 0-1 era un resultado parcial justo. Caras muy serias de los rojiblancos al regresar al vestuario.

Triple cambio

Simeone agitó el equipo, de salida, con tres cambios en el minuto 46: Lemar, Kondogbia y Lodi por Trippier, Hermoso y Correa. (En el Espanyol, el debutante Recasens reemplazó a Calero). El Atlético salió en tromba, reforzado, y tuvo tres ocasiones en cinco minutos. En el 52 marcó el teórico empate: Lemar, en posición de 9, tras otra internada de Llorente (habilitada por Griezmann). Lo anuló el VAR, minutos después, por matices que escapan al ojo humano medio. Simeone mandó a cambiarse de ropa a Joao Félix, ya recuperado de la lesión en el tobillo derecho.

Vicente Moreno trató de frenar la acometida con un doble cambio en la medular, justo cuando el portugués reemplazaba a Griezmann (minuto 58): su debut en la temporada. Se colocó en la banda derecha, donde había terminado el francés, con la misma tendencia hacia el centro. Intentó un remate de espuela al poco de entrar, de nuevo a pase de Llorente, convertido en carrilero ofensivo (como Lodi). Fue el inicio de un acoso sin descanso por parte de los visitantes. El Espanyol no naufragaba, pero apenas daba cuatro pases seguidos.

placeholder Joao Felix intenta desbordar a Keidi Bare. (REUTERS)
Joao Felix intenta desbordar a Keidi Bare. (REUTERS)



En el minuto 70, Simeone subió la apuesta con su quinto y último cambio: incluyó a Cunha por un fatigado Suárez (muy pitado en Cornellá por su pasado culé). Pero el parón y la anulación del VAR habían aguado la reacción de los atléticos, menos persuadidos de su superioridad en el calor húmedo barcelonés. Hasta que Carrasco, en el 78, se inventó un auténtico golazo que simboliza todas sus virtudes: fe, insistencia y calidad para resolver una larga pugna embarullada con varios defensores.

De Tomás fue sustituido, pero el Espanyol no renunció completamente a la victoria con las incorporaciones de Melamed y Dimata. Joao Félix filtró por fin un pase a Lodi –de notable segundo tiempo– para reclamar la titularidad entre tanta competencia, aunque el pase final no hallaría rematador. El Atleti basculaba su juego principalmente por la banda izquierda. El cuarto árbitro señaló diez minutos de tiempo añadido cuando algunos jugadores locales parecían acalambrados; el campeón tenía tiempo de sobra para marcar el segundo. Carrasco lo rozó con un disparo cruzado a banda cambiada y Lodi se equivocó después al disparar antes de tiempo en otra internada franca. Los locales perdían tiempo y Moreno se desquiciaba en su recinto.

Y en el minuto 98, a lo grande, Thomas Lemar marcó otro golazo (de pura voluntad) tras una combinación con el perenne Carrasco. Sufrió mucho el Atlético, pero la reacción asegura dulces sueños al equipo y a la afición tras aquel traspiés contra el Villarreal, tres días antes de que empiece la Champions. De cualquier manera, a pocos se les escapará que son ya dos partidos seguidos con goles decisivos en tiempo de descuento.

Atlético de Madrid RCD Espanyol Antoine Griezmann
El redactor recomienda