El regalo que Jorge Mendes no quiere hacer al Barça con Ansu Fati
  1. Deportes
  2. Fútbol
una renovación compleja

El regalo que Jorge Mendes no quiere hacer al Barça con Ansu Fati

Laporta es un embaucador y tiene ganado a Ansu Fati por la vía sentimental. Jorge Mendes hace un ejercicio más práctico y recomienda separar los sentimientos porque es un negocio

Foto: Ansu Fati, en un entrenamiento con el Barça. (EFE)
Ansu Fati, en un entrenamiento con el Barça. (EFE)

La brecha salarial que hay entre Coutinho y Ansu Fati es de una diferencia de 20 millones de euros brutos. Es el gran problema que tiene Joan Laporta para acelerar la renovación del que considera su nuevo Messi. Embaucar es su estilo. El club le dio el dorsal '10' en reconocimiento a su calidad, como respaldo institucional al que tiene que ser el líder y el referente del equipo. La negociación para la renovación de la joven estrella culé la empezó el presidente como en él es habitual. Muy buenas palabras, pero pocos hechos. Laporta se fía de sus dotes de seducción y toca la fibra emocional de Ansu como estrategia para cerrar un acuerdo.

La firma del nuevo contrato va más lenta de lo que le gustaría al presidente, que tenía la intención de presentarla antes de la asamblea de socios compromisarios, junto con la de Pedri, y el siguiente paso es que sea esta semana antes del clásico en el Camp Nou. Fuentes del despacho de Jorge Mendes, agente que lleva los asuntos de Ansu Fati, no lo ven tan sencillo como trasladan desde el club. Hay tela que cortar. Pedri ha sido rápido en aceptar un salario de tres millones de euros netos y un contrato largo hasta 2026 con una cláusula de 1.000 millones de euros. Ansu Fati tiene otro tipo de asesores, entre los que se encuentra el padre (Bori Fati), que prefieren analizar con calma cuál es el mercado que tiene su hijo.

Foto: Paula Badosa, durante el partido. (EFE)

Laporta, que el viernes de la semana pasada tuvo un lapsus en el acto de renovación de Pedri y le llamó Messi, tiene que hacer malabarismos para rascarse el bolsillo con Ansu Fati y encontrar el modelo de contrato que reconozca el caché del jugador. Fracasó con Messi, del que incluso llegó a manifestar que tenía la esperanza de que se hubiera quedado jugando gratis, y no puede producirse otro desengaño. La baza presidencial es hacerle ver a Ansu que es el elegido para marcar una época de éxitos con su liderazgo. El dinero puede esperar, según Laporta, porque Ansu es el presente y el futuro, canterano y culé. Llegará con la recuperación económica.

Un sueldo de más de 10 millones

Jorge Mendes, el representante del jugador, marca distancias con Laporta para no dejarse llevar por las prisas del presidente. Trabaja con más discreción. Lo gestiona de otra manera, más fría, que los deseos del presidente culé porque no quiere regalar a Ansu Fati. Al superagente portugués le toca negociar un contrato que, en circunstancias normales, tendría que ser el más elevado de la plantilla en un escenario de crisis económica en el club. Las cifras que maneja Mendes están por encima de los 10 millones de euros netos. Esto es lo que considera que tiene que ganar Ansu Fati y a lo que no llega, a día de hoy, un club que insiste a la plantilla en la necesidad de apretarse el cinturón.

placeholder Ansu Fati, tras marcar el primer gol después de su grave lesión. (EFE)
Ansu Fati, tras marcar el primer gol después de su grave lesión. (EFE)

"Hay que ajustar salarios" es la postura del director de fútbol, Mateu Alemany. El Barcelona pretende pisar el acelerador de la renovación con el calentón que tiene Ansu Fati por haberle dado el '10', el regreso triunfal tras una grave y larga lesión y la desesperación de una afición que necesita un ídolo. "Lo de Ansu lo vamos a arreglar, seguro. Seamos pacientes y demos tiempo para trabajar y llegarán los resultados. Esperemos que todo salga bien", es lo que dijo el presidente la semana pasada.

Joan Laporta es un embaucador y tiene ganado a Ansu Fati por la vía sentimental. Jorge Mendes, a pesar de tener buena relación con el presidente, hace un ejercicio más práctico y recomienda separar los sentimientos porque esto es un negocio. El mejor futbolista del Barcelona está en uno de los escalones salariales más bajos de la plantilla. Ansu Fati tiene una ficha de cuatro millones de euros brutos y el acuerdo, según el club, podría ampliarse de forma unilateral por dos temporadas más.

Foto: Sergio Ramos en el día de su presentación con el PSG en el Parque de los Príncipes. (Efe)

Así no lo ve Jorge Mendes. Pero no es el punto que los separa y por el que se atasca la negociación. El reconocimiento no puede ser solo de palabra y por darle el '10'. Tiene que ir acompañado de un sueldo millonario si le consideras el mejor de la plantilla y, si no puedes pagarlo, lo que busca Mendes es otro tipo de renovación más corta y que no dependa de la recuperación económica del Barcelona.

Jorge Mendes Ansu Fati
El redactor recomienda