Zidane tiene sus fanáticos: los franceses del Real Madrid tumban al Getafe (2-0)
  1. Deportes
  2. Fútbol
benzema y mendy, goleadores

Zidane tiene sus fanáticos: los franceses del Real Madrid tumban al Getafe (2-0)

El Real Madrid sale adelante con el compromiso y la responsabilidad que asumen los franceses. Los goles de Benzema y Mendy derrotaron al Getafe. En Huesca hizo doblete Varane

placeholder Foto: Mendy celebra el segundo gol al Getafe. (EFE)
Mendy celebra el segundo gol al Getafe. (EFE)

Cuatro goles de tres franceses en los dos últimos partidos de Liga reactivan al Real Madrid. Varane hizo dos tantos en la remontada en Huesca. Benzema y Mendy ganaron el encuentro contra el Getafe. Puede que sea solo una coincidencia, pero el reivindicativo Zidane necesita que aparezcan los suyos en un momento delicado. Esos fanáticos son sus compatriotas. El Real Madrid de los franceses coge el protagonismo en una situación delicada para su entrenador. Los Varane, Benzema y Mendy asumen la responsabilidad por un entrenador que no querrían ver fuera del banquillo la próxima temporada.

Los apoyos se demuestran en el campo y los esfuerzos que están haciendo los franceses son destacables. En un Real Madrid que ha perdido liderazgo en el campo por la ausencia de Sergio Ramos hay otros compañeros que deciden dar ese paso adelante. Tienen la complicidad de Zidane, dan hasta la última gota de sudor por este entrenador y harán todo y más para que no se vuelva a cuestionar el técnico.

Los recursos que tiene Zidane están tan limitados, por la cantidad de lesionados, que más que hacer un once reconocible lo que puso de inicio contra el Getafe fue improvisar con una mezcla de los de siempre, los que apenas cuentan (Marcelo y Vinicius) y un chico del filial (Marvin). Cambió toda la estructura y este Real Madrid, con aspecto tuneado, notó la ausencia de Kroos por sanción. Sin el alemán, no hay esencia. La sala de máquinas que forma con Modric tiene menos caballos de potencia, precisión y aceleración. Zidane planteó un sistema híbrido con tres centrales (Nacho, Varane y Mendy). Dos supuestos carrileros (Marcelo y Marvin). Supuestos porque Marcelo se metió por dentro, jugó más entre líneas que por la banda y pareció tener libertad de movimientos. Casemiro y Modric en el eje. Vinicius insistiendo por la banda izquierda y Asensio por detrás de Benzema.

Foto: Sergio Ramos, durante el partido entre el Real Madrid y el Huesca en el Di Stéfano. (EFE)

Con este once, condicionado por el gran número de lesionados, presentó batalla el Madrid a un Getafe que acabó la primera parte sin disparar a la portería de Courtois. El equipo de Bordalás (sancionado y en un palco) mostró un juego muy pobre. Sin agresividad, ni profundidad y renunciando a correr riesgos se refugió atrás para no dejar espacios. El Madrid tiene problemas para penetrar y finalizar jugadas contra equipos que se atrincheran atrás. A eso jugó el Getafe, que prescindió de Kubo y Aleñá en el once. A estar juntitos atrás y esperar una acción de contraataque para que Ángel y Cucho tuvieran la ocasión de hacer el gol.

Jugaron tres canteranos

El Madrid hizo lo que pudo. No es un equipo brillante, pero tiene ganas de reengancharse a la Liga, de apurar sus opciones y mostrarse reivindicativo. Es más un grupo de jugadores con actitud que soluciones contundentes. Se fue al descanso con seis disparos a portería. La ocasión más peligrosa para Modric, que aprovechó una contra para rematar con la zurda al centro de la portería. Desvío David Soria la pelota. El resto de peligro que generó el Madrid fueron centros al área. Ahí llegaron los que tiran de poderío físico. Primero Casemiro y después Benzema. El ‘9’ cabeceó un balón al larguero. La mejor ocasión de gol. Poco más. El Madrid no tiene dinamita para derribar a equipos ordenados, que no conceden espacios atrás. Así se fue al descanso. Con empate a cero, un Getafe en horas bajas y un Madrid que tenía en Marvin el factor sorpresa. Zidane eligió antes al extremo diestro que a Isco. Decisión de calado. El malagueño reaparecía de unas molestias en la espalda, pero no tiene la confianza del entrenador.

La segunda parte empezó con un diluvio en el Di Stefano. El agua, el césped más resbaladizo, ayudaba a hacerlo más épico. A subir el interés. Los equipos, sobre todo el Getafe que salió de la cueva, se animaron a hacerse algo más de daño. El primer remate, con más intención que peligro, llegó con una chilena de Ángel que se fue arriba. Respondió Benzema, con más puntería, con un disparo cruzado que desvió David Soria. El Getafe metió un triple cambio con Kubo, Aleñá y Mata por Ángel, Portillo y Cucho. Bordalás removió el once y buscó la profundidad. En el Madrid hubo relevo de canteranos. Sergio Arribas por Marvin. Tampoco salió Isco. Ni estaba calentando. El malagueño tuvo los últimos quince minutos después del segundo gol. Entró por Asensio. Marvin no deslumbró. Le faltó atrevimiento a un chico que destaca por su verticalidad y desborde. Estuvo penalizado por la falta de espacios y algo de timidez o inseguridad. Abandonó el césped con molestias. El tercer canterano, Víctor Chust, sustituyó a Marcelo. El brasileño se marchó lesionado a falta de cinco minutos. Otro más.

placeholder Benzema celebra el primer gol. (EFE)
Benzema celebra el primer gol. (EFE)

Con Kubo cogió vuelo el fútbol ofensivo. El japonés, cedido por el Madrid, tenía la oportunidad de mostrarse. Cambio la cara al Getafe. Más incisivo y ambicioso. Llegaba por las dos bandas, pisaban más área. Cucurella tuvo una ocasión clara de gol. El estirón del Getafe favoreció al Madrid, que encontró espacios y los aprovechó Vinicius por la banda de Cucurella. Con una jugada del brasileño que no esperaba el lateral. Vinicius, en lugar de desbordar, puso un centro y lo remató Benzema de cabeza. Hizo lo contrario a lo que en él es natural. Quedaba media hora por delante y el Madrid encontraba la manera de hacer daño al Getafe. Los centros. Cinco minutos después llegó el segundo en un centro de Marcelo y el remate de Mendy, que se fue al área como un ariete. El primer gol de Mendy en la temporada cerró el encuentro. El Getafe bajo los brazos. Se rindió.

El triunfo, para los más despistados, corresponde a un partido aplazado correspondiente a la primera jornada de Liga. Estas son las consecuencias de la pandemia, que todo lo altera. El Real Madrid se coloca a cinco puntos del Atlético de Madrid, con dos partidos más que los rojiblancos, y tres por encima del Barcelona, con un encuentro más que los azulgrana en la Liga.

Zinédine Zidane Karim Benzema Marcelo Vieira Thibaut Courtois
El redactor recomienda