Varane da la cara por Zidane: el Real Madrid remonta con dos goles del francés (1-2)
  1. Deportes
  2. Fútbol
el huesca se puso por delante

Varane da la cara por Zidane: el Real Madrid remonta con dos goles del francés (1-2)

El Real Madrid sufrió para ganar en el campo del colista. El Huesca se puso por delante y Varane, con dos goles, consiguió la remontada

Foto: Varane remata en el gol del empate contra el Huesca. (Efe)
Varane remata en el gol del empate contra el Huesca. (Efe)

El Real Madrid vivió una agonía en el campo del colista. Dos goles de Varane hacen posible la remontada en un partido que tuvo dos partes. La primera fue de zozobra y la segunda de esas que te ponen el corazón a mil revoluciones. Tuvo que remontar el Madrid el gol del Huesca en el inicio de la segunda parte, necesitó que Courtois le metiera en el partido, recibió dos balones al larguero y enfrente se encontró a un rival que le plantó cara. El Madrid ganó con coraje y carácter. Como le gusta a Zidane. Pero el sufrimiento al que se vio sometido en El Alcoraz no despeja las dudas sobre la mejoría del equipo.

Llegó el Madrid a este partido con demasiadas bajas. Esta semana cayeron lesionados Hazard y Sergio Ramos, dos de sus estrellas. El momento era delicado por los malos resultados de los últimos partidos, la derrota en casa contra el Levante y las palabras de un vehemente Zidane. El entrenador francés lanzó un mensaje el viernes. Dijo que no va a dimitir, que los que piden que se vaya tienen que ir de cara y no por la espalda. Pidió respeto a su trabajo. La victoria, con remontada incluida, es un golpe de confianza para Zidane y una plantilla que tuvo más orgullo que buen juego. De un mal primer tiempo pasó a reaccionar tras verse por detrás con el gol de Javi Galán.

Foto: Hazard, en una imagen de archivo. (Efe)

El inicio del segundo tiempo del Huesca resultó arrollador. El equipo de Pacheta entró decidido, con tensión, verticalidad y contundencia. El Madrid, dormido. Esa pasividad no se la puede permitir un equipo al que su entrenador pide jugar con más carácter y la vena hinchada. Mikel Rico avisó con un disparo al larguero que cogió a la defensa despistada. El susto no despertó a un Madrid dubitativo atrás e inofensivo arriba. La siguiente acción fue un contraataque vertiginoso que finalizó Javi Galán con un zurdazo a la escuadra desde la frontal del área. El tanto del Huesca puso al equipo de Zidane contra las cuerdas. Lo tuvo groggy durante un par de minutos. El tiempo suficiente que aprovechó el Huesca para irse a por el segundo tanto y enterrar al Madrid. Rafa Mir lo tuvo en sus botas con otro disparo que pegó al larguero.

La agitación del Real Madrid

Tocaba otro de esos partidos en los que había que remontar y esta temporada el Real Madrid no ha demostrado tener ese espíritu de reacción cuando va por detrás en el marcador. En un momento crítico, de angustia, de verse por detrás en el campo del colista, equilibró el partido con el gol de Varane. A balón parado. Una falta lanzada por Benzema pegó en el larguero, el balón salió disparado hacia arriba, en su caída y en el tumulto para llegar a la pelota se impusieron los centímetros de Varane para rematarlo de cabeza. Era el minuto 54 y quedaba mucha segunda parte para un Huesca muy enchufado y un Real Madrid agitado.

El partido se rompió. Los dos equipos querían los tres puntos. El Huesca tuvo la siguiente gran ocasión para adelantarse con un excelente cabezazo de Rafa Mir que desvió Courtois. Paradón del portero belga, que metió al equipo en el partido. El gol podía haber desmoralizado a los de Zidane, que estaban incómodos e inseguros, y necesitaban con urgencia intimidar al conjunto de Pacheta. Respondió el Madrid con una gran ocasión, en una buena combinación entre Modric, Asensio y Vinicius que finalizó Benzema con un disparo que desvió Álvaro. El Madrid volvía a meterse en un partido de ida y vuelta y en un momento en el que Odriozola salió del campo por lesión. Entró en su lugar Marcelo. El partido estaba vivo, loco y abierto.

placeholder Courtois y Casemiro se interponen ante Rafa Mir. (Efe)
Courtois y Casemiro se interponen ante Rafa Mir. (Efe)

El segundo gol podía caer de un cualquier lado entre dos equipos que decidieron que no era un día para especular. Amenazaba Rafa Mir con su zancada poderosa y respondía Benzema y Marco Asensio estirando el equipo. Entre los dos tuvieron la oportunidad de desequilibrar el partido. Pase atrás del balear al francés y el remate de éste pegó en la cara de Álvaro. Benzema tuvo una ocasión de gol inmejorable.

A falta de 15 minutos, Zidane metió en el campo a Mariano y Marvin por Vinicius y Mendy. El banquillo del Madrid es el reflejo de los problemas que tiene la plantilla con las lesiones. Estaban dos porteros (Lunin y Altube), Marcelo, Mariano, Chust y Marvin. Llegó el acoso del Madrid. Benzema la volvió a tener para romper el partido con un disparo que desvió el portero. Álvaro ya estaba en ese estado épico y de inspiración del guardameta que se crece en momentos decisivos. El Madrid mordía y consiguió la remontada con el segundo gol de Varane en una acción a balón parado. Saque de falta de Kroos, remate de Casemiro que rechaza Álvaro y, en el segundo palo, Varane empuja dentro el balón.

La segunda parte fue más divertida y emocionante que la primera. Llegaron los goles, los riesgos y las angustias de dos equipos que no les valía el empate. En la primera parte, el Madrid solo fue capaz de disparar en una ocasión a la portería de Álvaro, con un lanzamiento lejano de Benzema que desvió el portero. Nada más. Mucha posesión y escasa definición. Vinicius, Benzema y Marco Asensio no dieron soluciones al dominio del juego, los pases en profundidad de Modric y Kroos. Todo lo que generó el centro del campo acababa en acciones inofensivas arriba. No es algo nuevo en el equipo. El problema de la pegada y la falta de contundencia persiste en un equipo que no tiene un especialista del gol. Lo salvó Varane, con sus dos goles, en un día que dio la cara por Zidane.

Zinédine Zidane Karim Benzema Vinicius Junior Sergio Ramos Raphael Varane
El redactor recomienda