las lesiones cortan sus carreras

Hazard y Dembélé, los dos jugadores que angustian al Real Madrid y al Barcelona

La palabra "fracaso" y la etiqueta de futbolistas de cristal sobrevuelan a Hazard y Dembélé, dos de los jugadores más caros de la historia del Real Madrid y del Barcelona

Foto: Eden Hazard se duele de la pierna derecha en el partido contra el Manchester City en el Etihad. (Efe)
Eden Hazard se duele de la pierna derecha en el partido contra el Manchester City en el Etihad. (Efe)

El Real Madrid y el Barcelona comparten un mismo problema. La angustia por dos de sus jugadores más caros, que sufren un calvario con las lesiones y esto supone una pérdida futbolística, económica y un daño a la imagen. Eden Hazard y Ousmane Dembélé son dos casos de futbolistas que llegaron al Real Madrid y al Barcelona, respectivamente, sin haber sufrido lesiones graves o de importancia en sus anteriores clubes que les tuvieran incapacitados tantos meses sin jugar partidos. Hazard ya se ha perdido más encuentros en el Real Madrid por lesión (20) que en los siete años que estuvo en el Chelsea (29). Dembélé iba como un tiro en el Rennes y en el Borussia Dortmund. Rindieron a un altísimo nivel y el cambio de equipo ha cortado sus carreras con lesiones que plantean si se trata de futbolistas de cristal. Frágiles y propensos a recaídas.

El daño para los dos grandes clubes de España está en la escasa utilización que pueden hacer de ellos, la fuerte inversión que hicieron con un gasto superior a los 100 millones de euros y el desprestigio que sufre cada jugador y la institución cuando aparece la palabra fracaso. En este tipo de situaciones que, en cualquier otra empresa que no fuera un club de fútbol se solucionaría inmediatamente con una sustitución rápida del activo que no garantiza un rendimiento, se buscan responsables.

Dembélé, en el Camp Nou, con problemas musculares. (Efe)
Dembélé, en el Camp Nou, con problemas musculares. (Efe)

¿Son Hazard y Dembélé víctimas o culpables? De lo que no hay ninguna duda es que ambos están sufriendo un calvario y las respuestas mayoritarias señalan a los futbolistas como los responsables principales de su mala situación. Del belga y del francés se cuenta que no son unos profesionales ejemplares porque no cuidan la alimentación, la preparación física y en el caso del jugador del Barcelona, el descanso. Se pasa por alto el estrés que supone llegar a un equipo como el Real Madrid y el Barça, soportar la presión del precio tan elevado que han pagado los clubes y no tener margen de error.

La presión externa e interna

Hazard lleva cuatro lesiones en el año y poco que está en el Real Madrid entre la fractura en el peroné distal derecho y las musculares. Dembélé acumula hasta ocho desde que llegó en 2017. Desde una rotura del tendón del biceps femoral del muslo izquierdo, otra en el derecho, esguinces y más problemas musculares. Habría que separar los casos clínicos y el porqué de las lesiones. Pero los especialistas médicos reconocen que pueden tener un punto en común que escapa al control de los jugadores.

La exigencia y la presión que recae sobre ellos desde el club, las precipitaciones de los entrenadores y las ganas de la afición juegan en contra. La presión que se ponen ellos mismos para acelerar su retorno y recuperar el terreno perdido también afectan. Son factores psicológicos que influyen en más lesiones musculares, recaídas y, de fondo, las urgencias que tienen los clubes en sacarlos adelante lo antes posible con el fin de que no se hable de fracaso.

Hazard y Dembélé han cometido sus errores y están poniendo remedios para evitar que se hable de su mala forma física y los descuidos en la alimentación. Pero puede que sea tarde si esa presión, que sienten y cada vez ocultan menos, se convierte en un obstáculo insuperable. Con la última lesión del belga aparecen los comentarios negativos en los medios de comunicación y entre los aficionados, además de las redes sociales, que buscan las similitudes con los episodios que vivieron Kaká y Bale en el Real Madrid. Se compara su caso con otros fracasos como el de Prosinecki y Woodgate. Estrellas que llegaron al Madrid sanos y pasaron a ser de cristal. Con Dembélé aparece la desconfianza y el chico parece resignado. Puede perder la paciencia si comprueba que en los planes de Koeman está por delante Ansu Fati y, después de largas recuperaciones, ocupa un rol secundario.

Bajón anímico

Aislarse de los comentarios que llegan del exterior sería lo más conveniente para dos personas que están pasando por un momento delicado. Pero esto es la alta competición, juegan en clubes que no permiten el fallo, donde no existe la paciencia y sí mucha competencia interna. Hazard y Dembélé tienen que salir adelante, pasar horas de soledad y ahora vuelven a atravesar un momento de bajón anímico. Dice el ex jugador del Real Madrid, Pedja Mijatovic, en la Ser, como gran conocedor de lo que significa llegar como un fichaje estrella y jugar en un grande que “el Madrid es un gran club y no tiene tiempo para esperar a nadie, ni siquiera a Hazard”.

Zidane consuela a Hazard tras salir cojeando del partido. (Efe)
Zidane consuela a Hazard tras salir cojeando del partido. (Efe)

El problema no se puede ocultar con dos futbolistas de alto coste que no responden a las expectativas. Bartomeu está en una encrucijada. Se niega a dar salida a Dembélé para que no se le pueda imputar otro fracaso en su proyecto de planificación deportiva, pero recibe consejos para que se quite al francés de encima cuando antes. Florentino Pérez habló con Hazard antes del partido contra el Valladolid en el estadio Alfredo Di Stéfano para hacerle llegar un mensaje de ánimo y también de seguir haciendo un esfuerzo para ser el jugador que fichó.

Es la angustia de dos presidentes que se hacen cargo de los problemas de salud de dos personas y profesionales que sufren, pero que traducido a los fríos datos de partidos jugados y precio pagado, más los elevados sueldos que perciben (ambos están en 12 millones de euros), provocan algo más que un destrozo en las cuentas. La angustia del belga y el francés es que en este deporte es difícil encontrar a personas que empaticen con lo que para ellos es una desgracia.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios