el celta saca un punto de oro en el Bernabéu

El coladero del Real Madrid en defensa y el toque de granuja de Hazard

El Real Madrid pierde solidez en casa y le cuesta un empate ante un gran Celta. El regreso de Hazard estuvo deslucido por la inconsistencia atrás. El belga provocó un penalti

Foto: Eden Hazard en una acción del partido contra el Celta. (Efe)
Eden Hazard en una acción del partido contra el Celta. (Efe)

La campanada del Celta en el Bernabéu no debe sorprender. El Real Madrid lleva un tiempo siendo un equipo vulnerable e irregular en su estadio. Este empate (2-2) es un serio aviso para el equipo de Zidane. Ha perdido solidez y es menos compacto. Las señas de identidad del mejor Real Madrid eran las de un equipo que recibía pocas ocasiones y se mostraba intenso y rocoso. En el Bernabéu se derrumba la fiabilidad con los dos goles del Celta. Viene de atrás el empeoramiento del Real Madrid en su estadio. Desde el primer tiempo en el derbi se vio que tiene problemas. Contra la Real Sociedad sufrió lo indecible y se llevó un baño. El Celta también le hizo pupa. Malos síntomas para el equipo de Zidane si regresa la fragilidad y se transforma en un coladero. En el primer gol recibido (Smolov) se relaja Varane. En el segundo del Celta (Santi Mina) hay un tremendo agujero.

El empate llegó cuando Zidane quitó del campo a Hazard, Kroos y Gareth Bale (la titularidad del galés sorprende cuando venía de hacer un partido gris en Pamplona). Zidane sigue haciendo cosas extrañas en el once. Isco y Modric, los mejores ante Osasuna, se quedaron en el banquillo. Zidane dejó vivo al Celta. Hasta ese momento se estaba viendo la mejor versión de Eden Hazard. Kroos había conseguido empatar el partido en el inicio de la segunda parte. El Real Madrid entró en la confusión y aparecieron los cortocircuitos ante un Celta que hizo sus méritos para llevarse algo positivo de Concha Espina. Un paso atrás para los blancos que revitalizan al Barcelona de Quique Setién.

La jugada del penalti de Rubén a Hazard. (Efe)
La jugada del penalti de Rubén a Hazard. (Efe)

En Hazard estaban puestas las esperanzas. Después de 82 días sin jugar se le pedía que regresara con las expectativas que genera su fichaje y lo poco que se le ha visto esta temporada. Eden Hazard no defraudó. Fino, ágil y granuja. El belga consiguió derrumbar el muro rival con una acción de pillo. Costó mucho y sirvió de poco. Lo hizo en una de esas jugadas en la que los porteros pican o caen en la trampa cuando el delantero mete la puntita para coger ventaja. Al balón llegó antes Hazard que Rubén. El guardameta del Celta midió mal e impactó con el brazo en la pierna del madridista. La jugada podía haber quedado en nada con el balón perdido en la línea de fondo. Pero Hazard sacó petróleo.

Cero disparos en el primer tiempo

Es la mejor noticia en una noche extraña en el Bernabéu. Zidane incorporó a Hazard y el belga estuvo resolutivo. Pero el juego del equipo sigue teniendo problemas de contundencia arriba. El dato es sorprendente: el Real Madrid no disparó a portería del Celta en toda la primera parte. Se fue al descanso perdiendo y con el susto de una ocasión clarísima de gol en un remate de cabeza que sacó Courtois. Enorme estirada del portero belga. Abajo. Paradón. Es otra clave del empate. Courtois metió al equipo en el partido. De haberse ido al intermedio con dos goles en contra la noche se habría hecho pesada para los blancos. Este tipo de actuaciones son las que se le pedían al portero belga.

Hablamos, entonces, de un partido que lo sacaron adelante dos acciones de los belgas. Courtois en la portería y Hazard en el área. Los dos estuvieron inspirados en una noche espesa de los delanteros y los defensas. El Real Madrid dominó el juego y metió al Celta durante muchos minutos en su campo y en su área. Pero era incapaz de rematar a portería. El descanso le sentó bien y Zidane volvió a enchufar a los jugadores. La reacción fue buena con el gol del empate de Kroos y el penalti que sacó Hazard, pero escasa. El Celta descubrió las grietas y se lleva un punto de oro. Otro petardazo del Real Madrid en el Bernabéu. A la eliminación en la Copa del Rey llega el accidente en la Liga contra un buen rival que está con el agua al cuello para evitar el descenso. El Celta se adelantó en el marcador (como la semana pasada lo hizo Osasuna y la Real Sociedad en la Copa) y se aferró a un ejercicio de supervivencia y los desajustes en la defensa de Zidane.

Lo sorprendente llegó al final del partido con las declaraciones de Emilio Butragueño, en Movistar: "La estructura defensiva ha estado bien. El Celta ha tenido dos fogonazos". El director de Relaciones Institucionales debió ver otro partido. El Celta no dominó el partido, pero las pocas apriciones en el área de Courtois llevó peligro. El Real Madrid, por contra, jugó bien con la pelota, tuvo buena circulación del balón, le dio velocidad, pero le faltó claridad en ataque y estuvo con poca tensión defensiva. La inseguridad atrás penaliza al Real Madrid.

Ficha técnica

2 - Real Madrid: Courtois; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos (Modric, m.81), Valverde; Bale (Mendy, m.84), Hazard (Vinicius, m.73) y Benzema.

2 - Celta: Rubén; Kevin Vázquez (Pione Sisto, m.55), Aidoo, Murillo, Araujo, Olaza; Rafinha, Okay, Bradaric (Santi Mina, m.83); Iago Aspas y Smolov (Denis Suárez, m.70).

Goles: 0-1, m.7: Smolov. 1-1, m.52: Kroos. 2-1, m.65: Ramos de penalti. 2-2, m.86: Santi Mina.
Árbitro: Alberola Rojas (Comité Castellano-Manchego). Amonestó a Bale (m.72) y Carvajal (m.74) por el Real Madrid; y a Olaza (m.56) y Okay (m.76) por el Celta.
Incidencias: encuentro de la vigésima cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 72.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria del periodista David Gistau.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios