el cántabro ha caído de pie en el club

La disciplina de Quique Setién que gusta al vestuario del Barça... y la pregunta de Neymar

Ha dado comienzo la era Quique Setién y parece que con buen pie. Tras su llegada convulsa, por la situación y las formas, ahora es momento de centrarse en la plantilla y su convivencia con el cántabro

Foto: Quique Setién, este domingo en su estreno al frente del Barça. (Reuters)
Quique Setién, este domingo en su estreno al frente del Barça. (Reuters)

Quique Setién, que en su presentación dejó clara su admiración por Leo Messi y por el Barcelona, ya está al frente de una de las naves más complicadas del mundo del fútbol. Lleva una semana de convivencia con su tripulación y un partido saldado con victoria ajustada por 1-0 ante el Granada. Es poco tiempo, pero... ¿qué opinan a día de hoy los futbolistas de su nuevo técnico?

En primer lugar, el vestuario está descontento con la directiva pues el cariño que tenían a Ernesto Valverde era descomunal, casi fraternal. Y no comparten los modos en los que se ha llevado a cabo su salida. Entienden que, ni mucho menos, se merecía un despido de esta manera. Si el Barça cuida mucho las formas en el terreno de juego, aquí también se deberían de cuidar. La plantilla se lleva de Valverde -amén de sus títulos- a una maravillosa persona. No obstante, existe una idea generalizada de los propios jugadores: había perdido la mano dura del vestuario. Bonachón, que no generaba mal ambiente, pero que tampoco imponía la disciplina necesaria en determinados momentos. "Para la buena vida era el entrenador ideal, pero para los resultados...", reconoce una voz del vestuario a El Confidencial.

Gusta la humildad de Quique Setién

Ahora llega Setién, con nuevas costumbres, con cambios. Y, de primeras, el cántabro gusta... y gusta mucho. La plantilla cree que puede funcionar porque tiene carácter al tiempo que escucha a sus jugadores. Han visto que viene con disciplina y con una idea de juego que encaja con lo que la plantilla demanda. Dan valor a la humildad y al trabajo de un entrenador que si algo supo hacer nada más llegar fue rendirse al escudo y a su líder, Leo Messi.

Los cambios son evidentes. En la primera semana la plantilla entrenó en seis ocasiones, el primer día de Setién al mando fue una jornada de doble sesión e incluso canceló el día libre que había dado Valverde. Dos días después de su presentación, el técnico cántabro, organizó una cena para acelerar el proceso de adaptación y conocimiento del vestuario, al tiempo que mostraba con ese gesto su cercanía y deseo de pertenencia al grupo.

Este domingo, ya en el Camp Nou, se observó más intensidad desde el calentamiento, -tanto para titulares como para suplentes-. Un calentamiento supervisado, por cierto, por el mismo Setién, algo que no hacían ni Luis Enrique, ni Valverde. También dejó ver sus intenciones que gustan dentro del grupo como la apuesta por la cantera no solo por la titularidad de Ansu Fati, sino por los minutos de Riqui Puig, la importancia de tener la pelota con una posesión del 82%, la búsqueda de la combinación (1.005 pases) y de la fluidez en ataque.

La pregunta de Neymar

En su primera semana, Quique Setién gusta y ha sabido dar a los culés lo que pedían, y no solo a los aficionados, sino que también a los jugadores. Al margen de la mala forma en la salida de Valverde, todos los jugadores están contentos y quieren trabajar con Quique Setién. Y de eso ya se ha enterado hasta Neymar, que desde París preguntó la semana pasada al chat que tiene con algunos jugadores culés qué les parecía el fichaje del mencionado Setién. La contestación fue positiva. Por cierto, aunque el brasileño esté pendiente de la actualidad del equipo azulgrana, a día de hoy el tema de su posible regreso a la Ciudad Condal está frío, de eso ni se habla...

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios