bartomeu reconoce malas formas con valverde

La culpa de todo la tiene Xavi Hernández (y el pedigrí que no posee Quique Setién)

Bartomeu no se atrevió ni siquiera a nombrar a Xavi y cuando le preguntaron directamente por él, pasó la patata caliente a Abidal. Por si fuera poco, Setién desveló que no hubo planificación del Barça

Foto: Bartomeu, escuchando las primeras palabras de Quique Setién como entrenador. (Reuters)
Bartomeu, escuchando las primeras palabras de Quique Setién como entrenador. (Reuters)

Josep María Bartomeu es el presidente, vicepresidente deportivo y ejerce también como mánager general. Y en la rueda de prensa de presentación de Quique Setién como nuevo entrenador del Barcelona se quitó toda la responsabilidad por las maneras crueles y barriobajeras con las que ha echado a Ernesto Valverde. Ahora resulta que la culpa de todo la tiene Xavi. “Me hubiera gustado que se hiciera de otra manera, el talante de la Junta no es este. Llevábamos mucho tiempo hablando con diferentes entrenadores y ninguno ha salido a la luz pública. Lo íbamos trabajando, no habría tenido que salir el nombre… Pero ha ido así”, soltó visiblemente incómodo consultado unas tarjetas que llevaba en la mano. La imagen del presidente, vicepresidente deportivo y mánager no puede ser peor. Y con él, por extensión, la de un club que sigue presumiendo de estilo y valores, pero que demuestra con los hechos que no tiene ni lo uno, ni lo otro.

[La no consulta a Leo Messi sobre Quique Setién]

Bartomeu no se atrevió ni siquiera a nombrar a Xavi y cuando le preguntaron directamente por él, pasó la patata caliente a Abidal. Por si fuera poco, Setién desveló que la planificación del Barça, el “llevábamos mucho tiempo hablando con diferentes entrenadores”, no era tal: “No tardé ni cinco minutos en aceptar, se caía por su propio peso. Fue una sorpresa ayer cuando me avisaron. No pensé jamás que el Barça se iba a decidir por mí”. Este lunes. A Setién le avisaron este lunes después de que Xavi, que recibió en Qatar la visita de Abidal y Òscar Grau, les diera calabazas. Setién ha tenido la humildad y sinceridad de admitir que “ni en sus mejores sueños hubiera podido imaginar estar aquí. Ayer estaba paseando con las vacas en mi pueblo y hoy estoy entrenando a los mejores jugadores del mundo”.

Xavi tenía el pedigrí que el cántabro, por muy cruyffista que sea que lo es, no tiene y además el club se aseguraba con su fichaje desactivar la candidatura de Víctor Font a un año y medio de las elecciones. El ex jugador ya había admitido su afinidad con Font y le sorprendió la visita no ya de Abidal, sino de Grau, el dueño de la caja de caudales. Los dos le apretaron para que fuera el entrenador ya, mantuvieron dos reuniones, pero las prisas del club y del proyecto espantaron a Xavi. Ahora el club, Bartomeu vaya, le echa las culpas a él de que las formas con Valverde hayan sido las que son: nefastas.

Ni los críticos más acérrimos con Valverde por el mal juego del equipo son capaces de comprar las maneras de Bartomeu. El presidente, vicepresidente deportivo y mánager ha conseguido por primera vez en su mandato unanimidad total. Resultaba imposible argumentar con explicaciones convincentes el nulo tacto con el que se ha tratado al Txingurri y Bartomeu no solo no lo ha conseguido, sino que ha quedado retratado. Balbuceante, nervioso, apoyado en las tarjetas no fuera a ser que se le olvidara algo y todo para decir que Valverde es amigo suyo y que ya le gustaría a él haber podido despedirle de otra manera. En fin, con amigos como Bartomeu, ¿quién necesita enemigos?

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios