victoria con mucho coraje

El ADN del Real Madrid en Vitoria y por qué recupera el carácter que pide Florentino

El Real Madrid tiene hambre, alma y carácter. Lo demuestra con una victoria muy trabajada contra el Alavés en un partido incómodo. Sergio Ramos y Carvajal dieron el triunfo

Foto: Isco remata de cabeza en la jugada que acaba con el gol del triunfo de Carvajal. (Efe)
Isco remata de cabeza en la jugada que acaba con el gol del triunfo de Carvajal. (Efe)

El Real Madrid muestra en Vitoria cuál es su verdadero ADN. Gana al Alavés (1-2) como más le gusta a sus aficionados y su presidente: con garra y un fuerte carácter. Florentino Pérez no para de repetir el discurso de no rendirse, pelear hasta el final, tener hambre y mucho carácter. Este es el Real Madrid con el que se identifican y pueden disfrutar una gran mayoría de aficionados por la seguridad que da sacar partidos adelante cuando no es suficiente con el talento. El éxito hay que apuntárselo a Zidane. Consigue que los jugadores vuelvan a estar en un momento de forma físico alto y enchufados. Es un Madrid renovado. Con otra energía. Más fiable. ZZ da con la tecla.

El Real Madrid es un bloque. En partidos incómodos y ante rivales que ponen máximas dificultades para que fluya el juego y desactivan el talento no queda otra vía que ser más bravo. El Real Madrid mostró coraje en un día señalado en el calendario. Ganar antes del Atlético de Madrid-Barcelona, que se juega este domingo en el Wanda Metropolitano, pone a los de Zidane en una situación privilegiada. Hacerlo en el fortín de Mendizorroza, una ‘cárcel’ para cualquier equipo que visita este estadio es una proeza. Nadie había marcado dos goles en este estadio esta temporada. Los blancos derrumban el muro con tantos de dos defensas: Sergio Ramos, de cabeza, y Carvajal, aprovechando un remate de Isco que desvió Pachecho.

Bale en una acción con Lucas Pérez. (Efe)
Bale en una acción con Lucas Pérez. (Efe)

Los tantos de Carvajal y Sergio Ramos consiguen dar continuidad a la línea ascendente del Real Madrid. La inercia es positiva. La dinámica es ganadora. La racha confirma que la reconstrucción de Zidane pasa por su mejor momento y saca los partidos adelante con buen fútbol y haciendo frente a las adversidades. En la pasada jornada se vio obligado a remontar el gol inicial de la Real Sociedad (en un despiste de Sergio Ramos) y contra el Alavés se repuso al penalti del capitán. Sergio Ramos hizo lo mejor y lo peor. Marcó, en el inicio de la segunda parte, de cabeza en un preciso centro de Kroos. Derribó ese muro que era la defensa del Alavés. Del celebrado cabezazo pasó a meter el brazo a Joselu y provocar un penalti que transformó Lucas Pérez. La celebración dejó un gesto feo de Aleix Vidal. Un corte de mangas cuando pasaba por delante de Ramos.

Un equipo con alma

El Real Madrid (con Fede Valverde en el banquillo) reaccionó con ese carácter que define el estilo de un equipo que ha hecho historia ganando por la resistencia a la derrota. Pelear en cualquier situación y ante cualquier revés. Es el valor de los equipos que aspiran a ser campeones. Sacar el espíritu competitivo cuando no se puede conseguir el objetivo únicamente con la calidad. En un partido engorroso (cayó un manto de agua) y un Alavés serio, ordenado, con las líneas juntas y agresivo se vio un Real Madrid con temperamento y enérgico. "Empezamos muy bien el partido, pero en este campo había que luchar y pelear hasta el final. Con mucha seriedad. Hicimos un gran partido y ganamos en un campo complicado. Es un triunfo muy importante. Nos da la vida. Hemos jugado con mucha personalidad. Aquí todos son muy buenos", comenta Zidane, orgulloso de su plantilla.

Victorias como las de Vitoria son las que confirman que el Real Madrid ha recuperado el hambre y el alma. Lo que más le preocupa a Florentino Pérez. La temporada pasada abandonó el palco, en muchos partidos, con bochorno por la mala imagen de un equipo sin alma. Hace un año el equipo se encogía, bajaba los brazos en encuentros trabados y ante rivales que le superaban en garra. El cambio y la mejoría del Real Madrid no es solo el de un equipo que juega mejor al fútbol. Recupera la sangre. Y las ganas. No se cae. Un equipo enchufado que tiene continuidad y regularidad en el juego. Con ritmo. Intenso. Metido en todas las faenas, con y sin la pelota. En el que hay jugadores que están de vuelta. Como es el caso de Isco. Titular por segundo partido consecutivo e Vitoria tras jugar frente al Paris Saint Germain. El malagueño estuvo omnipresente en un once en el que descansó Fede Valverde y volvió a tener cuatro centrocampistas en el campo (Casemiro, Kroos, Modric e Isco) con dos delanteros (Bale y Benzema). Zidane rotó hasta la portería. Jugó Areola.

El equipo está engrasado. El hambre, el alma y las ganas de Isco se vieron en la acción del gol del triunfo. Fue a por todas a un balón aéreo, su remate lo rechazó Pacheco. Llegó por detrás Carvajal con todo el coraje para marcar el gol del triunfo. Era un partido exigente. Muy difícil ante un rival bien trabajado y en condiciones climatológicas adversas. Apareció el carácter por encima del fútbol vistoso. "Hemos sabido reaccionar en un partido muy duro, donde ha habido muchas faltas, lluvia y frío. Así se ganan las Ligas y esta es muy disputada. Vamos a seguir luchando y mejorando", comentó Marcelo tras el partido. Este Real Madrid crece y mira al Clásico del 18 de diciembre.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios