nueve años de retraso en el aeropuerto

Los arquitectos del nuevo Bernabéu iniciaron el caos en el aeropuerto de Berlín

La remodelación arrancará en abril, casi dos años después de lo previsto y con un presupuesto 175 millones más elevado. Al frente del proyecto estará GMP Architekten

Foto: Así se verá el Santiago Bernabéu desde la Castellana tras su remodelación. (EFE)
Así se verá el Santiago Bernabéu desde la Castellana tras su remodelación. (EFE)

El sí de los socios compromisarios del Real Madrid, el pasado septiembre, al endeudamiento del club hasta los 575 millones de euros para llevar a cabo la ansiada reforma del estadio Santiago Bernabéu plantó, en esencia, la primera piedra a un proyecto vanguardista que pretende situar al vetusto feudo de Concha Espina a la altura de la grandeza deportiva de la entidad merengue.

Han tenido que pasar cinco años y diversos avatares políticos y judiciales desde que Florentino Pérez presentara a bombo y platillo el citado proyecto de remodelación para que el sueño del máximo dirigente blanco empiece a cobrar forma definitivamente. Será el próximo mes de abril, toda vez que se haya licitado la obra (FCC, Ferrovial, Grupo Sanjose y Acciona son las empresas candidatas), cuando se inicie un pausado mimetizaje del recinto erigido en la zona de Chamartín hace más de siete décadas, que se extenderá por espacio de tres años.

Una espectacular envolvente de acero, con cubierta retráctil de 15 metros, tomará el relevo de las míticas cuatro torres como santo y seña de un coliseo cuyo lavado de cara fue encomendado por la entidad madridista en 2014 a la UTE (Unión Temporal de Empresas) encabezada por el prestigioso estudio alemán GMP Architekten, y de la que forman parte los españoles L35 y Ribas & Ribas. "Esta obra es, sin duda, el proyecto más importante de nuestras carreras. Nuestra meta es transformar el Santiago Bernabéu en el estadio más avanzado y desarrollado del siglo XXI", confesó eufórico Volkwin Marg, uno de los socios fundadores del flamante ganador del concurso internacional licitado por Florentino.

Con sede central en Hamburgo y oficinas en Asia y otras regiones del planeta, el estudio GMP (Gerkan, Marg und Partner) cuenta en su extenso currículo con el diseño de tres de los estadios que albergaron el Mundial de Brasil (Brasilia, Manaos y Belo Horizonte), dos en el pasado Mundial de Rusia (Nizni Nóvgorod y Samara); tres en el de Sudáfrica (Ciudad del Cabo, Durban y Port Elizabeth); dos en el de Alemania 2006 (Colonia y Frankfurt) o la reforma del Olímpico de Berlín. Una brillante hoja de servicios que, sin embargo, se ha visto empañada en los últimos años por el que quizás sea el mayor fiasco en la historia reciente de su país: el nuevo Aeropuerto de Berlín-Brandeburgo Willy Brandt.

Utilizar en este caso la palabra nuevo es un eufemismo, puesto que el que debía ser el tercer aeródromo con mayor tráfico aéreo de Alemania sigue sin vislumbrar aviones en sus pistas, y eso que su fecha inicial de despegue era octubre de… 2011. No en vano, el consejo de supervisión de la sociedad que gestiona los aeropuertos de la capital alemana anunció en la recta final del pasado año que el Willy Brandt no abrirá sus puertas al público hasta octubre de 2020. En suma, un total de nueve años de retraso.

Una lista inacabable de errores técnicos de diversa índole y en materia de seguridad, amén de un buen ramillete de escándalos políticos y administrativos, han provocado la cancelación de la puesta de largo del aeropuerto hasta en seis ocasiones, la segunda de ellas, en junio de 2012, apenas un día antes de que tuviera lugar "debido a problemas en materia de seguridad contra incendios" y con miles de billetes de avión vendidos con salida o destino en un aeropuerto que, en realidad, no estaba listo por sus numerosas deficiencias.

El nuevo aeropuerto de Berlín tenía que haber sido inaugurado en 2011, pero no abrirá hasta 2020. (Reuters)
El nuevo aeropuerto de Berlín tenía que haber sido inaugurado en 2011, pero no abrirá hasta 2020. (Reuters)

Despedidos tras dos cancelaciones

Informes periciales posteriores revelaron que el proyecto de la terminal, diseñado por GMP (que a su vez contrató a la firma de arquitectos con sede en Frankfurt JSK International), contaba con "errores de planificación" graves, siendo imposible hacer una estimación real de una fecha para la finalización de las obras. Según tales informes, el aeropuerto tenía desde el punto de vista arquitectónico "fallos constructivos", como el exceso de peso en la cubierta de la terminal principal. A todo eso se sumaron continuos retrasos en la ejecución, como los de la empresa Imtech, que acabó declarándose en bancarrota.

Ante la gravedad de tales denuncias, el 'holding' FBB (Flughafen Berlin Brandenburg GmbH), a la sazón la compañía operadora del futuro aeropuerto, que incluye representación de la ciudad-estado de Berlín, el estado de Brandeburgo y el gobierno federal, tomó en mayo de 2012 la decisión de prescindir de los servicios de GMP.

El octogenario Meinhard von Gerkan, arquitecto estrella de GMP, se defendió de las acusaciones y el despido de su estudio cargando las tintas contra la empresa constructora y la FBB. "Faltó comunicación. No hubo reuniones regulares, ni con el ex director técnico Manfred Körtgen ni con el ex director general Rainer Schwarz (también despedido). Participé en muchas reuniones, pero no en tantas como en proyectos anteriores".

El 'holding' FBB (Flughafen Berlin Brandenburg GmbH), operador del futuro aeropuerto, prescindió en 2012 de los servicios de GMP

La alma mater de GMP tenía claro que fueron los numerosos cambios introducidos en el proyecto por el cliente (calculó 487) lo que abrió de par en par la caja de Pandora en el Willy Brandt. "Sólo recibimos instrucciones, nunca nos preguntaron. Nos trataron como a arquitectos becarios, como si fuéramos camareros. Algo así no me ha pasado en 40 años de profesión", lamentó amargamente Gerkan.

La comisión de investigación creada por la cámara legislativa del Estado de Berlín no ha tenido un respiro en estos últimos años para tratar de resolver los 60.000 fallos denunciados en los informes periciales. Tal cantidad de errores han dado pábulo a un incremento exponencial de los costes del recinto: de los 2.000 millones de euros presupuestados en 2006 se ha pasado a una cifra que superó ya los 7.000 el pasado año.

Con semejante precedente, la pregunta del millón resulta evidente: ¿seguirán las obras del Bernabéu los pasos del interminable aeropuerto Willy Brandt? Lo cierto es que la cronología de la tan deseada remodelación en la zona noble del viejo coliseo no invita en absoluto al optimismo.

La Asamblea del Real Madrid aprobó el endeudamiento del club para costear la reforma del Santiago Bernabéu. (EFE)
La Asamblea del Real Madrid aprobó el endeudamiento del club para costear la reforma del Santiago Bernabéu. (EFE)

Dos años de retraso y mayores costes

Conviene recordar que el día que se conoció el nombre de GMP Architekten como el estudio encargado de ejecutar el proyecto (enero de 2014), Florentino Pérez afirmó que las obras empezarían en 2017 y que tendrían un coste de 400 millones de euros para las arcas del club. Nada más lejos de la realidad. En tiempo y en números.

Dichos planes se fueron al traste un año después cuando el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) tumbó el proyecto al invalidar la modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid aprobado en 2012 por la Comunidad, y que permitía la ampliación del Santiago Bernabéu sobre suelos públicos en el Paseo de la Castellana.

La citada sentencia tuvo como consecuencia inmediata la pérdida de la financiación íntegra de las obras, que iba a correr a cargo de IPIC (International Petroleum Investment Company) a cambio de ponerle apellido al nuevo estadio. La compañía árabe decidió romper unilateralmente el acuerdo acogiéndose a una cláusula del contrato firmado en 2014, por la cual podía renunciar a poner los 400 millones sobre la mesa si se producía alguna modificación sustancial del proyecto, como así iba a suceder.

Hubo que esperar al último día de mayo de 2017 para que el pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobara de forma definitiva el plan especial para reformar el viejo coliseo de Concha Espina, que una semana antes había recibido luz verde de parte de la Comisión de Desarrollo Urbano Sostenible municipal. El Real Madrid y el Ayuntamiento habían alcanzado previamente (mayo de 2016) un acuerdo para impulsar el proyecto de remodelación y la mejora del entorno urbano.

Fachada de la calle Padre Damián del futuro Santiago Bernabéu. (Foto: Ayuntamiento de Madrid)
Fachada de la calle Padre Damián del futuro Santiago Bernabéu. (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

La intención del club merengue era meter las excavadoras durante el verano de 2018, coincidiendo con el Mundial de Rusia, pero la ausencia de un mecenas que sufragara el proyecto obligó a Florentino a posponer el arranque de las obras hasta 2019. No en vano, el presidente blanco no tuvo más remedio que pasar por la asamblea de socios compromisarios para obtener el OK al endeudamiento de la entidad por una cifra que supera en 175 millones la presupuestada en enero de 2014.

Semejante cúmulo de contratiempos también han afectado a GMP Architekten. Los cambios impuestos al proyecto por la sentencia del TSJM propiciaron una serie de modificaciones importantes que, de algún modo, han tensionado la relación del estudio alemán con sus socios españoles, de los que esperaba una mayor implicación y coordinación entre ellos.

Según el sitio web 'Nuevo Bernabéu', fuentes próximas al desarrollo del proyecto revelaron que la empresa alemana tuvo que intervenir tanto en el propio rediseño del Bernabéu como a la hora de ajustar la coordinación entre los dos despachos nacionales, curiosamente ambos con su sede central en Barcelona, aunque sólo L35 cuenta con oficina y equipo en la capital.

La ampliación del museo, la creación de nuevas zonas de ocio y galerías, el tour panorámico o un vídeo marcador de 360º serán, amén de los cambios estéticos, la mejora de la accesibilidad o la seguridad de los aficionados, algunas de las innovaciones que incorporará el nuevo Bernabéu proyectado por GMP allá por 2022, fecha estipulada para la conclusión de las obras. Es decir, ocho años después de haber ganado el concurso. Como para no cruzar los dedos.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios