la asistencia de público en la liga es baja

Los problemas del Real Madrid para llenar el Santiago Bernabéu sin Cristiano Ronaldo

La primera temporada sin Cristiano Ronaldo confirma que tiene un efecto negativo en la afluencia de público al Bernabéu. La asistencia baja en el estadio madridista

Foto: Sergio Ramos durante el partido en el Bernabéu contra el Rayo Vallecano que cerró el 2018. (Efe)
Sergio Ramos durante el partido en el Bernabéu contra el Rayo Vallecano que cerró el 2018. (Efe)

El Real Madrid está notando las consecuencias de la salida de Cristiano Ronaldo con menos espectadores en el estadio Santiago Bernabéu. Es la principal causa que se señala en la primera temporada sin el portugués en nueve años. Las gradas se vacían en los partidos de Liga y de ello dan fe los números de una baja asistencia. Hay más motivos que pueden explicar el por qué de un público que se ha enfriado o muestra menos interés para acudir al coliseum blanco. La primera señal de alarma apareció el domingo 19 de agosto. En el debut liguero contra el Getafe el número de espectadores fue muy pobre. Tan sólo acudieron al estreno del equipo de Julen Lopetegui un total de 48.466 aficionados. Un dato que significó la entrada con menos público en los últimos diez años. Desde el 24 de mayo de 2009 no se registraba una cifra inferior. Fue en el patido contra el Mallorca, cerrando la Liga, con 44.270 seguidores.

En el club blanco justificaron la baja afluencia en la primera jornada de este campeonato por las vacaciones de verano y la hora de un domingo (22:15 horas) en el que la capital está semivacía. Pero las siguientes jornadas han ido confirmando lo que es una tendencia. El aforo del Bernabéu, con capacidad para 81.044 espectadores, está muy lejos del lleno en la Liga. Los encuentros con más afluencia de público fueron el derbi contra el Atlético de Madrid (78.562) y el duelo contra el Valencia (69.563). Destaca el partido contra el Valladolid, el estreno de Solari en casa, con 68.120 seguidores como el tercero con más afluencia. Números que llaman la atención por lo que se considera una baja asistencia.

Otro dato que llamó la atención en el club fue el último partido del año en el Bernabéu contra el Rayo Vallecano con una pobre entrada de 55.229 espectadores. Fue el siguiente partido tras la derrota contra el CSKA de Moscú en la Champions en casa y la gente dio la espalda al equipo de Solari. La falta de ilusión, el descontento y la decepción se han ido apoderando en el último trimestre del año de una afición que ha visto como la trayectoria del equipo es irregular y ha habido cambio de entrenador. Pero sobre todo se puede explicar por el mal juego o la ausencia de caras nuevas que provoquen más ilusión. Se marchó Cristiano Ronaldo y no ha llegado otro crack. El aburrimiento en muchos partidos, el fútbol poco atractivo y algunas como contra el Levante y el CSKA de Moscú provocaron que aparecieran los pitos.

El Real Madrid busca soluciones para conseguir volver a enganchar a la gente. Hay discrepencias entre las peñas que hablan de estar "a las duras y las maduras". El efecto Vinicius se ha diluido, faltan fichajes de más relumbrón y que mejore el juego del equipo. Pero sobre todo se engancha a los aficionados con victorias más convicentes. En estos partidos en el Bernabéu, el Madrid ha ganado por la mínima al Espanyol (1-0) en un día en el que la afluencia fue de 68.034 espectadores.

La tendencia es a la baja

En los primeros cuatro meses de la temporada, el Bernabéu ha registrado la peor asistencia de los diez últimos años. En LaLiga, el porcentaje de ocupación del estadio madridista, con una capacidad de 81.044 espectadores, es del 78,7 %, cuando el curso pasado fue del 82,1 %. Esos porcentajes están lejos del 90,8 % de la 2014-2015 o del 91 % que se superó en la 2011-2012 y la 2009-2010. La tendencia a la baja se repite en el resto de competiciones y es más acentuada aún en la Champions. En los tres primeros partidos en competición europea, la ocupación del Bernabéu fue del 77,4 %, lejos del 93 % de la pasada temporada (en la fase de grupos de la 17-18, la asistencia fue del 90,9 %).

Desde la 2009-2010, en ninguna temporada el estadio madridista ha registrado una ocupación media por debajo del 80 %, límite que no se ha alcanzado aún en el curso actual. De la 2016-2017 a la 2017-2018 se produjo el mayor bajón de la última década. Del 88 % de ocupación se pasó al 81.5 %. Desde la llegada de Cristiano Ronaldo al Real Madrid, la temporada con la ocupación más baja fue la 2012-2013, con 84,2 %.

En lo que va de curso, la ocupación de las gradas del estadio madridista se sitúa en el 77,5%. A los partidos del Real Madrid están acudiendo casi 63.000 espectadores, lo que deja unos 17.000 asientos libres de media por encuentro. Acaba el 2018 con el Real Madrid campeón del mundo tras ganar la tercera final del Mundial de Clubes de forma consecutiva y veremos si la gente se engancha de nuevo y masivamente en 2019.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios