PONE A PRUEBA A SUS ANUNCIANTES

El #MeToo y la preocupación de Nike por la acusación de violación de Cristiano Ronaldo

El extenso artículo de Der Spiegel relatando la presunta violación a una chica en 2009 ha hecho que Nike o EA Sports no defiendan a su estrella. La Juventus, sin embargo, no duda de su profesionalidad

Foto: Una señora observa una publicidad de Cristiano. (Reuters)
Una señora observa una publicidad de Cristiano. (Reuters)

Kathryn Mayorga ha pasado nueve años en silencio. El acuerdo de confidencialidad que firmó exigía que su historia no fuese nunca revelada. Ni siquiera podía decir el nombre de Cristiano Ronaldo, el otro protagonista del relato, a su terapeuta, y eso que el hecho de que sea un personaje de extrema trascendencia pública, uno de esos que te puedes encontrar en un cartel publicitario en la carretera, es un dato importante para entender las ramificaciones psicológicas que puede tener un hecho como el desvelada en las últimas semanas por el semanario alemán 'Der Spiegel'. El centro de todo es una presunta violación del deportista, pero es imposible aislarla en solo eso.

El relato es descorazonador, lleno de detalles, tanto del momento en sí, en un apartamento en Las Vegas, como de las posteriores negociaciones para encubrir todo lo que había pasado. Cristiano lo niega todo. El texto también explica el proceso vivido por ella después de lo acontecido, el miedo, la depresión, no poder salir de casa. Una vida entera sugestionada por un acontecimiento que, como destaca la revista, solo conocen en realidad ambos protagonistas de la historia. La investigación sobre el tema se ha reabierto y es posible que Cristiano se enfrente a un duro proceso legal. Ella tiene a su favor el relato policial, que incluye una prueba de violación en los días posteriores a los hechos, y el propio acuerdo, que visto en perspectiva, puede ser incriminatorio. Una primera comunicación de Gestifute negaba los hechos y la propia existencia de los documentos, pero posteriormente salieron a la luz a pesar de las muchas prevenciones que habían puesto para que fuese difícil identificar a Cristiano en todo eso.

Han sido nueve años de silencio, y en el texto se explica por qué ese tiempo intermedio. Tiene abogados nuevos, mejores que los que cerraron en falso todo en su momento. Ellos consideran que el acuerdo no es válido porque, de todos modos, ella no estaba en condiciones psicológicas para afrontar esas decisiones de una manera libre y consciente. Otro motivo es que Mayoga lleva tiempo pensando si otras pasaron por lo mismo, algo que le obsesiona. Hablar, en ocasiones, puede hacer saltar la liebre. Por último, y quizá de manera decisiva, está el movimiento #MeToo. Desde el caso de Harvey Weinstein, el año pasado, se han conocido muchos, muchos casos más, lo cual ha llevado a desvelar más de la problemática y a señalar más culpables. Eso ha dado fuerzas a la estadounidense para hacer público lo ocurrido. Y, tambén, ha otorgado un contexto radicalmente nuevo que ya no permite el mismo análisis de los hechos que se podía hacer hace, 20, 10 o incluso dos años.

Imágenes promocionales del último juego de EA Sports en el que Cristiano es la portada.
Imágenes promocionales del último juego de EA Sports en el que Cristiano es la portada.

EA Sports, Nike...

EA Sports, por poner un ejemplo, hizo desaparecer durante días su imagen de su web, sin importar que Cristiano es la cara principal de su videojuego de fútbol, el FIFA. Poco más tarde volvió la imagen del luso a su página, aunque a un tamaño menor. Un comunicado de la empresa informática señalaba que estaban "monitorizando de manera cercana" el caso del futbolista portugués. Hace unos años, cuando Tiger Woods pasó por unos problemas de imagen gravísimos en relación con su procacidad sexual, le respaldaron sin dudas. "Esperamos que nuestos atletas de portada y embajadores se comporten de una manera coherente con los valores de EA Sports", remataban en su escrito.

Nike iba un poco más allá. "Estamos profundamente preocupados por las inquietantes acusaciones que pesan sobre Cristiano", explicaban en un comunicado. La compañía de Oregon tiene un contrato publicitario con el futbolista con un monto total de 1.000 millones de dólares, por lo que su relación es especialmente importante. El centro de la polémica, el ojo del huracán del #MeToo, está en Estados Unidos. Nike sabe que esto ya no son crisis pasajeras, que la imagen de muchos está cambiando y que se están reconfigurando ciertas cosas en la sociedad que llevan a hacer escandalosas cuestiones que antes pasaban sin más.

Cristiano ha tenido una vida muy vinculada a ONG's que ahora también buscan explicaciones. Es el caso de Save de Children, que se dijo desencantada con los reportes que están saliendo, tan plenos de detalles y matices. Todos pretenden una cierta distancia y, también, tiempo para ver por dónde rompe la situación ahora. Las próximas semanas, los próximos meses, serán claves para entender la relación del futbolista con las marcas que durante mucho tiempo le han apoyado.

Apoyo de la Juventus

No todos han reaccionado con esa higiénica distancia, la Juventus, que el pasado verano hizo una inversión millonaria en él, no tardó en poner una serie de tuits defendiendo sin cortapisas a su estrella. "Cristiano ha mostrado en tiempos recientes su absoluto profesionalismo y dedicación, que es apreciado por todos en la Juventus", decía el primer mensaje. "Los eventos de los que le acusan, que se remontan a hace diez años, no cambian esa opinión, que es la que comparten todos los que han estado en contacto con este gran campeón", remataban.

Cristiano, en un acto de Nike. (EFE)
Cristiano, en un acto de Nike. (EFE)

La toma de postura de la Juventus es clara y, también, ciertamente peligrosa dependiendo de lo que acontezca en el futuro. Al menos para la imagen de marca. Paolo Bandini, especialista de The Guardian en el fútbol italiano, diseccionaba todo lo que está mal en el mensaje. En su artículo recuerda que es un error enorme juntar el Cristiano futbolista y el proceso penal que le acecha. Que los hechos fuesen hace una década importa solo relativamente. Que sea simpático con sus compañeros no cambia la situación. Que sea un excelente futbolista o uno muy profesional no justificaría en ningún caso todo lo demás. La Juventus no ha dudado, se ha puesto detrás, pero sus argumentos son endebles. Si algún día se lleva a cabo un proceso y hay una condena, ¿qué más daría la profesionalidad del futbolista?

Pasó ya, de hecho, cuando él y Messi tuvieron problemas con Hacienda. Su mejor o peor desempeño en el campo de juego es algo completamente ajeno a los delitos que ambos cometieron con sus cuentas, esos sí ya cerrados y con condenas, y por lo tanto no presuntos sino verificables. El artículo del diario inglés también señala conflictos graves en la prensa. Un magistrado, Piero Calbo, se dedicó a cuestionar los motivos de Mayorga para desvelar esta historia, a pesar de que el texto de Der Spiegel daba largo espacio precisamente a eso, al proceso por el cual ahora ha decidido hacerlo público. Poner en cuestión a la víctima es un clásico en casos así, y no será extraño ver en las gradas consignas de ese signo.

También apuntaba a que varios periódicos han analizado su gol de esta semana como "la mejor respuesta posible a las críticas". En la misma línea con lo anterior, el buen trabajo de Cristiano en el césped no debería servir en ningún caso para resolver el problema legal que le acecha, que es de naturaleza completamente diferente. "Lo que es de lamentar aparentemente es que el caso ya está sacando los peores aspectos del fútbol como tribu, con reacciones asociadas a la lealtad al club y no a la consideración de los seres humanos envueltos en el mismo. Nadie debería escoger bando en una investigación criminal abierta, lo mejor que podemos hacer es mantenernos en los hechos", remataba el autor.

En todo este caso, y también por cómo es el sistema, no hay reacción alguna de la liga italiana o de las federaciones pertinentes. En Estados Unidos es cada vez más habitual ver sanciones por cuestiones de conducta, incluso sin haber pasado por juicio por el momento, como le ha ocurrido recientemente a Addison Russell, de la liga de béisbol. Un reportaje de la revista Time recordaba que todo eso en Europa es prácticamente imposible, que no hay historial de sanciones de este tipo y que la estructura del fútbol europeo está edificada alrededor de la protección de sus jugadores".

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios