no ha jugado ningún minuto este verano

El olvidado de Lopetegui: ¿qué hacemos con Luca Zidane?

En la Supercopa, donde Lopetegui se llevó a los cinco guardametas, uno de los descartes fue Luca junto a Courtois, que no fue inscrito. El recién llegado Lunin tuvo sitio en el banquillo

Foto: Luca Zidane, de rodillas, durante el partido que jugó en Villarreal la última temporada en Liga. (Efe)
Luca Zidane, de rodillas, durante el partido que jugó en Villarreal la última temporada en Liga. (Efe)

La ‘operación portería’ en el Real Madrid se ha ejecutado tal y como se temía Zinedine Zidane con el fichaje de dos porteros (Thibaut Courtois y Andriy Lunin) que revolucionan un puesto que el ex entrenador no quería tocar porque así lo demostró en el mercado de invierno cuando se negó a incorporar a Kepa Arrizabalaga. En el Real Madrid han hecho la táctica del sandwich al costarricense con la llegada de Courtois y la del joven Lunin. Mire por donde mire Navas, tiene que plantearse qué pinta en el proyecto de Lopetegui porque más pronto que temprano se acometerá el relevo con las apuestas del belga y el ucraniano. Lo mismo le sucede al canterano Luca Zidane.

Tiene que estar preocupado el costarricense como está sentenciado Luca. El hijo de Zidane no ha disputado ni un solo minuto en la pretemporada. Contra el Manchester United empezó Kiko Casilla para salir en el segundo tiempo Lunin. Ante la Juventus, el titular fue Keylor Navas y Lunin salió en el minuto 64. Navas jugó todo el partido contra la Roma y frente al Milan, en el trofeo Bernabéu, empezó para acabar Lunin jugando algo más de los últimos diez minutos. En la Supercopa de Europa, donde Lopetegui se llevó a los cinco guardametas, uno de los descartes fue Luca junto al recién llegado Courtois. Hasta Lunin tuvo sitio en el banquillo en una lista de 23 jugadores.

Zidane pretendía seguir con Keylor Navas, Kiko Casilla y Luca Zidane. La portería no se tocaba porque consideraba que había presente (Navas y Casilla) y futuro (su hijo Luca, de 20 años). Este fue uno de los puntos de confrontación entre el club y el técnico galo cuando se hizo un boceto de la planificación de la plantilla, aunque Zizou ya sabía de las intenciones de ir al mercado a por el deseado portero. No fue uno sino dos. Con lo que ahora se tiene que sentir amenazado Keylor Navas pese a que haya jugado de inicio contra el Atlético. Navas tiene días por delante para seguir pensando si le conviene o no seguir, aunque en el club le han asegurado que le respetan los dos años de contrato.

Del que se ha olvidado Julen Lopetegui es del hijo del anterior entrenador. Luca tiene ficha del Castilla, pero figura en la página oficial del club como miembro de la primera plantilla con el dorsal 30. Hoy busca destino. En Tallin se lo dejaron claro cuando, el día antes del partido, empezó el entrenamiento con los cinco porteros y posteriormente fue apartado —junto con Courtois, que todavía no tiene dorsal y no estaba inscrito en la Supercopa— para hacer otro trabajo. Ha sido olvidado porque el resto de numerosos jóvenes —Fede Valverde, Reguilón, Javi Sánchez, Odegaard, Vinicius, Lunin...— sí han tenido su protagonismo en algún momento de la pretemporada.

Daños colaterales

Se intuía que con la salida de Zidane habría unos daños colaterales que afectarían a la plantilla. A unos para bien (Bale) y a otros para mal (Luca). Benzema es un caso aparte porque tiene la plena confianza de los que manda en el club y, como no se ficha a otro delantero tras la salida de Cristiano Ronaldo, se convierte en imprescindible. En Tallin no solo se comprobó que Luca está fuera de los planes del nuevo entrenador sino que hubo más. Una charla, a solas y a vista de todos porque fue en el césped, entre Lopetegui y Kiko Casilla de la que tiene que salir el incierto futuro de otro de los guardametas.

Zidane hizo jugar el último partido de la pasada Liga, en Villarreal, a Luca y la decisión se interpretó como un mensaje del entrenador a la cúpula. Era su debut y encajó dos goles. Se había ganado jugar por su profesionalidad y había que valorar que era un canterano. Pero pasó lo que pasó. Se fue Zidane y Florentino dio vía libre al fichaje del joven Lunin (19 años) para luego lanzarse a por el que fue el mejor portero del Mundial. Con Courtois y Lunin se frotan las manos en el club blanco por tener la portería cerrada para muchos años. ¿Qué hacemos con Luca Zidane? Es la cuestión que tiene que resolver el club y el canterano.

Fútbol
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios