¿QUIÉNES conforman SEVILLISTAS UNIDOS 2020?

La millonaria guerra de acciones en el Sevilla activada por un enigmático grupo de EEUU

En el punto de mira están el actual presidente del club hispalense, José Castro, y un enigmático grupo llamado Sevillistas Unidos 2020 SL, con sede en Delaware (Estados Unidos)

Foto: Escudero, en un partido de la pasada Liga. (EFE)
Escudero, en un partido de la pasada Liga. (EFE)

En el Sevilla Fútbol Club, los rumores sobre la venta de su capital social a manos de un grupo inversor con sede en Estados Unidos ya son un clamor. El capital social del club blanquirrojo (6.208.020 euros y 103.467 acciones) se tambalea nerviosamente y muchos de sus títulos están siendo vendidos en los últimos meses. En la diana de las sospechas, un gigante que, de momento, no tiene cabeza: Sevillistas Unidos 2020 SL. Y también el presidente del club, José Castro, cabeza visible de una sociedad (Sevillistas de Nervión), que en los últimos meses compra compulsivamente acciones por encima de su valor a los minoritarios. La guerra no ha hecho más que empezar.

Desde hace meses, en el viejo club de Nervión las espadas se han afilado hasta el punto de cortar el aire. No hay tregua. Si antes el grupo Sevillista de Nervión, que ostenta la mayoría del club, acusaba al principal oponente, José María del Nido y familia, de comprar acciones y visitar a domicilio a los sevillistas, es ahora José Castro, presidente de la entidad, quien, sin disimulo, y al parecer desde las propias oficinas del club, se ha lanzado a comprar títulos de manera abierta y compulsiva. En nuestro poder obran documentos que prueban la existencia de los mismos. También lo hace el principal aliado de Castro, Rafael Carrión, expresidente, como Del Nido, en muy menor medida, el que llama a las puertas de aquellos sevillistas que disponen de acciones. Según ha podido conocer El Confidencial, estos títulos están siendo pagados por el “grupo del presidente” entre una horquilla de 1.400 y 1.700 euros por acción. El valor nominal de los títulos es solo de 60,06 euros. Uno de los que vendieron a José Castro sus acciones (que pidió anonimato), además de una cuantiosa suma en metálico, recibió una camiseta del Sevilla con el dorsal 10 del argentino Éver Banega.

Extraña sobremanera que representantes de Sevillistas Unidos 2020 SL, con sede en el paraíso fiscal de Delaware, no solo hayan sondeado a los mayoritarios sino que también se hayan lanzado a la caza del pequeño accionista, a quienes les compra sus títulos a un precio “altamente competitivo y casi fuera de mercado”.

El Sevilla de los 1.000 millones de euros

Foto: El Confidencial.
Foto: El Confidencial.

Un club pentacampeón de la UEFA Europa League, cuyo papel en el fútbol mundial ha subido como la espuma, con un valor en jugadores por encima de los 230 millones de euros, un estadio en propiedad en una de las mejores zonas de la ciudad, así como una ciudad deportiva con 250.000 metros cuadrados, hace que el Sevilla sea un caramelo para los inversores. Un caramelo de más de 1.000 millones de euros. Y sigue creciendo.

Ese nerviosismo comprador se debe a la aparición de un poderoso grupo inversor estadounidense, que ha ofrecido a los mayoritarios pagar sus acciones a 3.500 euros. Pero lo curioso del caso es que esta sociedad extranjera está representada por un grupo que hasta el pasado 6 de junio, según consta en el Registro Mercantil, se llamaba Triple Siete Adquisiciones SL y pasó a llamarse Sevillistas Unidos 2020 SL. Pero lo más peculiar es que tan sevillano nombre pertenece a una sociedad llamada Nutme Acquisition LLC, cuya sede no se encuentra precisamente en la Macarena, sino en Delaware, paraíso fiscal bajo el manto de la ley mercantil estadounidense, que permite la opacidad a todas las empresas con sede en dicho estado. Desde hace algunas semanas, varias personas pertenecientes al despacho de abogados Uría Menéndez, uno de los principales bufetes del continente especializados en operaciones mercantiles de alto nivel, se han estado entrevistando con los principales accionistas y encontraron diferentes respuestas.

Según ha podido saber este medio, Sevillistas de Nervión, el grupo formado por José Castro, su cuñado Francisco Guijarro, así como el expresidente Roberto Alés y Rafael Carrión, ha dado una respuesta a los representantes de Sevillistas Unidos 2020 favorable a la venta, sobre todo cuando escucharon de voz de los abogados la cuantía de los números. Por el contrario, la familia Del Nido, que también los atendió, desestimó la oferta y para ello aludió a un compromiso formal adquirido previamente con el sevillismo de base, opuesto “a la venta del club a manos extrañas”.

Los pequeños accionistas, en guerra

Foto: El Confidencial.
Foto: El Confidencial.

Dentro de las bases del sevillismo accionarial, agrupadas inicialmente bajo pequeños accionistas (Accionistas Unidos), ha emergido con fuerza otro grupo denominado Tercera Vía, encabezado por Antonio Galadí, Jacinto Angulo y Antonio Jiménez-Riquelme, plataforma que se niega frontalmente a la venta del club, que insta al resto de los accionistas mayoritarios a un posicionamiento frontal en la venta de acciones y pide al presidente Castro “que no dé la espalda a esta exigencia, que ya es un clamor, obviando al principal activo del Sevilla FC, que es su afición”.

En términos similares se expresó Eduardo Arenas, cabeza visible de Accionistas Unidos, plataforma que el pasado 5 de julio firmó una alianza con la Federación de Peñas del Sevilla, que lidera Carlos Jiménez, “para reivindicar y proponer al club la modificación de sus estatutos que incluya varios artículos que eviten la venta de acciones a manos extranjeras o extrañas y blinde al Sevilla”, aseguró Jiménez. En esa línea, también se expresó Arenas: “Queremos blindar el patrimonio del Sevilla, su estadio, su ciudad deportiva, y queremos que los grandes accionistas se comprometan a ello. La firma de esta modificación será la auténtica prueba del algodón de los que quieren, o no, que el Sevilla pertenezca a los sevillistas”. Hemos podido constatar que el único grupo que se ha pronunciado sobre la no venta de sus títulos a ningún grupo extranjero, Castro, Guijarro, Alés y Carrión, ha guardado un sugerente silencio al requerimiento de los sevillistas de base para que se pronuncien sobre la venta del club.

Fuentes de los pequeños accionistas calculan que la compra masiva de acciones a sevillistas incrementada en los últimos meses puede llegar a la adquisición de unos 6.000 títulos, lo que supondría un gasto de unos 10 millones de euros. A esta carrera se ha sumado el enigmático grupo de Delaware, bajo la denominación Sevillistas Unidos 2020. A tal fin, y con vistas a esclarecer todos estos puntos oscuros que planean sobre el Sevilla, la agrupación Tercera Vía estudia solicitar una junta general de accionistas extraordinaria en cuanto sindique el 5% de las acciones que se requiere.

Según fuentes consultadas por El Confidencial, el grupo de Castro, Guijarro, Carrión y Alés controla hasta el momento casi un 36% del capital (hace unos meses poseía un 32%), mientras la familia Del Nido e hijos, más José Gómez Miñán, roza el 33%. Los pequeños accionistas (Accionistas Unidos) controlan poco más del 5%; la Federación de Peñas, el 1,5%, y el grupo más reciente, Tercera Vía, puede andar en torno al 0,5%. Estas tres agrupaciones se mueven con intensidad entre los sevillistas para sindicar acciones de aquellos accionistas disconformes con la opacidad y el ocultismo de los mayoritarios. Se calcula que en la calle existen alrededor de 20.000 acciones fuera de control, que son las mismas que están siendo buscadas “por tierra, mar y aire” por todos los grupos.

"Esto es una locura"

Foto: El Confidencial.
Foto: El Confidencial.

Roberto Alés, veterano expresidente del club, miembro del grupo mayoritario de accionistas, se expresó con meridiana claridad: “Si no hubiera venta, no existiría compra, y la existencia de compra de acciones es un hecho evidente. Se están vendiendo a 1.500 euros la acción, que es una locura”. A la pregunta sobre si alguien de un grupo inversor se ha dirigido a él ofreciéndole comprar sus títulos, Alés contestó: “A mí concretamente, no, pero no puedo decir nada de otros”. Roberto Alés, un icono de los sevillistas, que se encuentra aquejado de una penosa enfermedad que lo tiene en una silla de ruedas desde hace más de 10 años, es un hombre pragmático: siempre abierto a todo, es un experto en lanzarse al ruedo cuando las cosas pintan mal para su club. Y asegura: “Al final, si hay tanta gente sevillista vendiendo, es porque quieren vender. ¿O no?”. Cuando se le pregunta si reconoce la mano que hay detrás de esta operación de compra masiva, asegura: “Desconozco el nombre de esa gente, pero puedo intuir que hay alguien muy fuerte detrás de todo”.

El Sevilla tiene dos batallas. En el campo, con las previas de clasificación para la fase de grupos de la UEFA Europa League y la final de la Supercopa de España en Tánger, y en la calle. Un montón de preguntas en el aire. Rafael Carrión es un poderoso financiero y posee músculo económico sobrado; Roberto Alés, un empresario jubilado, que defiende su sevillismo; José María del Nido, un lustroso abogado que comienza a salir de sus problemas judiciales; Francisco Guijarro, un empresario avispado cuyos negocios van bien; José Castro, el presidente, con un sueldo de 300.000 euros en el club nervionense y dispuesto a comprar acciones al mejor precio. ¿Para quién compra Sevillistas Unidos 2020 SL? ¿Están Castro, Alés, Guijarro y Carrion detrás de esta sociedad? ¿Pertenece la misma al grupo de inversion que pretende comprar el club? ¿Se están utilizando las dependencias del club para la compra de acciones por los que detentan el poder? Preguntas que nadie osa responder y los miles de sevillistas de a pie quieren saber.

Fútbol

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios