Fernando Alonso empieza a dar la vuelta a la tortilla (francesa): "Hemos sacado el máximo"
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
DE NUEVO POR DELANTE DE SU COMPAÑERO

Fernando Alonso empieza a dar la vuelta a la tortilla (francesa): "Hemos sacado el máximo"

Alonso se bajó satisfecho de su monoplaza al ser consciente de haber sacado todo su partido, mientras su compañero Ocon no lograba entrar en el Q3

placeholder Foto: Alonso se bajaba convencido de haber exprimido el rendimiento del A521 en los clasificatorios del GP de Francia
Alonso se bajaba convencido de haber exprimido el rendimiento del A521 en los clasificatorios del GP de Francia

“Hay más tiempo en el coche, vamos a por un segundo intento". Fernando Alonso había terminado su primer ciclo en el Q2, pero tenía hambre de más. No ofrecía la imagen de un piloto a la defensiva con un monoplaza que no otorgaba confianza, al contrario. Siguió mejorando sus tiempos, y mientras su compañero quedaba de nuevo atrapado en el segundo bloque, el español volvía a marcar la tónica de Alpine. Se confirma la tendencia de que Alonso está dando la vuelta a la tortilla en su retorno a la Fórmula 1. En este caso, francesa.

Sobre todo, porque el español terminaba los clasificatorios con la sensación de haber exprimido al A521. “Creo que ha sido una buena crono, porque hemos extraído el máximo” resumía Alonso tras bajarse de su monoplaza. Es lo que pide un equipo a sus pilotos, agotar el potencial de la máquina, pero es ahora el turno del español y el francés ya no marca la iniciativa como en las primeras carreras. Al margen del nivel que presente el A521, Alonso necesitaba cerrar ese debate para un piloto de su dimensión. Para él era cuestión de tiempo afirmaba repetidamente. Aunque se esperaba un punto más del Alpine por lo visto el viernes.

"Mi conducción agresiva..."

Durante todo el fin de semana Alonso ha mantenido la iniciativa en el equipo, y algunos factores han jugado a su favor en Paul Ricard. Por un lado, el español va refinando los pequeños detalles técnicos que elevan su rendimiento en un monoplaza que ya crecía antes de los dos recientes circuitos urbanos. Pequeñas modificaciones en la dirección asistida parecen propiciar la retroalimentación con sus neumáticos delanteros. Y el compuesto usado este fin de semana ayudaba a Alonso. “Normalmente, en las carreras pasadas el rojo (el más blando) es el que más que cuesta, también coincide que es el que usamos los sábados, pero siempre tengo un poco de movimiento (en el neumático). Mi conducción más agresiva el neumático duro lo soporta mejor, y aquí sabíamos que la crono la íbamos a hacer con amarillos, porque el rojo era el neumático a evitar en carrera. Empezamos a reservar ya desde el viernes los amarillos y tenía tres para hoy. Los he utilizado incluso en la Q3, pensábamos que iban incluso mejor a una vuelta que el rojo”.

El español aludía a su personal estilo de pilotaje, con violentos ‘inputs’ con el volante a la entrada de la curva. En los primeros grandes premios del duelo con Lewis Hamilton en McLaren Alonso necesitó un período de adaptación a los Brigdestone, que le ‘fallaban’ en los momentos críticos de la sesión clasificatoria, acostumbrado a unos Michelin cuya pisada aguantaban esa agresividad de volante volante. La sensibilidad de la dirección asistida del Alpine y la nueva carcasa de Pirelli, desconocida respecto a su época anterior, no jugaban a favor de esa particular forma de atacar las curvas. Las modificaciones introducidas por Alpine parecen haber mejorado ligeramente este aspecto, a lo que se añadía no haber usado el compuesto más blando hasta el último intento, en el que Alonso también mejoraba su tiempo hasta llegar al último sector.

"El tiempo era ese"

Sin embargo, la satisfacción primaria llegaba por la seguridad de que el Alpine no se guardó un rendimiento último al que no llegara el domador. “Desde la Q1 el segundo intento hasta la Q3 creo que me he movido en dos décimas arriba o abajo, así que el tiempo era ese. Podíamos poner otros diez juegos y más o menos me iba a mover en esa franja, lo que en otras cronos no pasaba. Siempre me iba con un sabor agridulce, pensando que si hubiese tenido más oportunidades o avanzando en la crono hubiese sacado más rendimiento. Sin embargo en esta ocasión estaba más contento desde la Q1”.

No obstante, conviene evitar prolongar la satisfacción victoria. Alonso cubría todos los flancos el sábado, limando aspectos técnicos que le permitieron exprimir la bayeta a una vuelta. Pero el domingo estará condicionado por el rendimiento del A521 en tandas largas. Tanto en Montmeló como en Bakú el ritmo en carrera fue pobre. En el trazado español se despeñó incluso con la estrategia errónea. Las dos últimas vueltas de Baku maquillaron sus limitaciones durante la prueba. Queda la referencia más positiva de los giros finales de Portimao. Por tanto, el A521 aún puede mostrarse decepcionántemente caprichoso en carrera.

“Creo que va a estar muy apretado, tenemos malos clientes al lado nuestro con los Ferrari y McLaren y la gente que salga con neumático nuevo detrás nuestro”, anticipaba el español, escaldado quizás por las últimas experiencias y su posición de salida. “Los puntos van a estar caros, no creo que sea una carrera de muchísimos puntos, pero vamos a estar ahí y aprovechar cualquier oportunidad”. Si lloviera, como anticipaba Hamilton... Pero la tortilla francesa ya muestra otra cara.

Fernando Alonso Fórmula 1 Ferrari
El redactor recomienda