La agresividad de Fernando Alonso con el volante que explicaría alguna sorpresa
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
UN SINGULAR ESTILO DE PILOTAJE EN SU CARRERA

La agresividad de Fernando Alonso con el volante que explicaría alguna sorpresa

A Fernando Alonso le ha distinguido un particular agresivo estilo de 'inputs' de volante al entrar en curva, y que podrían estar detrás de la necesidad de una nueva dirección asistida que llega en Francia

placeholder Foto: El Alpine ha supuesto una sorpresa por su dificultad para ser exprimido, especialmente a una vuelta
El Alpine ha supuesto una sorpresa por su dificultad para ser exprimido, especialmente a una vuelta

Fernando Alonso superó nítidamente y por primera vez a su compañero Estaban Ocon en el GP de Azerbaiyan. Los avatares de la prueba le concedieron dos vueltas de gracia sin el lastre de un lento Alpine durante toda la carrera. Los ojos y el gesto del español brillaban de nuevo al final de la prueba. Seguía intacto su zarpazo competitivo. Pero el retorno con Alpine está costando como el propio piloto no imaginaba antes de su retorno, según él mismo ha reconocido.

¿Por qué Alonso no se ha adaptado tan rápido como en el pasado con cualquier máquina, motor, tipos de neumáticos y en diferentes disciplinas? A riesgo de simplificar la respuesta, podría definirse como ‘estilo de pilotaje’, o la personal dinámica cerebral para exprimir una montura a alta velocidad. No parece que el español haya podido armonizar mente y materia como desearía pero, quienes están cerca, dicen, va a llegar pronto. Empezando por el propio interesado.

Para entender mejor el presente quizás ayude volver al pasado, a quienes rodeaban a Alonso en otros tiempos y experimentaban de primera mano su personal estilo de pilotaje. Una visión quizás matizada en estos dos últimos años, pero que ayudaría a iluminar el proceso actual que está viviendo el español en su última etapa en la Formula 1.

placeholder El Dakar puso a prueba la excepcional capacidad de adaptación a cualquier máquina, que está llevando más tiempo con Alpine
El Dakar puso a prueba la excepcional capacidad de adaptación a cualquier máquina, que está llevando más tiempo con Alpine

Diálogo a la velocidad de la luz

Mark Temple, uno de sus ingenieros en Mclaren, confirmaba esa extraordinaria capacidad de adaptación, casi instantánea, que ahora coge otro tempo. “Fernando tiene una gran adaptabilidad en su estilo de pilotaje. La forma en la que se adapta a la pista o al coche es impresionante. Vuelve (de la pista) y te dice: “creo que el problema es este”, pero miras en los datos y dices “pues no lo veo en los datos”, y es porque está sorteando el problema. O sea, que pasa por encima de la limitación, pero no significa que no sea un problema, solo que es difícil de ver”. Temple explicaba que debía consultar las telemetrías de las primeras vueltas del coche, cuando el piloto aún no había encontrado su límite, para encontrar ese problema que luego el español sorteaba con su pilotaje.Una adaptabilidad que alcanzaba su máxima expresión en el territorio comanche de los óvalos, la resistencia con un sofisticado y complejo Toyota híbrido o en el Dakar con una bestia del desierto. ¿Qué puede estar pasando entonces con el Alpine?

Alonso ha ido explicando con cuentagotas al gran público cuestiones técnicamente complejas. “Estoy acostumbrado a un tipo diferente de asistencia en la dirección. Esto es algo que me llegará, y esperemos que sea un paso más para acostumbrarme al monoplaza”, explicaba antes del GP de Mónaco. El español no siente que sus 'inputs' de volante reflejen el necesario diálogo a velocidad de la luz entre cerebro, manos, pies y monoplaza, con el neumático como termómetro último. “Una de las cosas en las que necesito mejorar, por supuesto, es extraer el máximo del coche a una vuelta. Y cuando atacas con el coche, tener la confianza en él, en lo que está haciendo. Y no estoy al cien por cien en este momento”. Sin esa necesaria e instantánea retroalimentación, el piloto no encuentra la respuesta del neumático a sus ‘inputs’. Entonces reina la impotencia y hasta el desconcierto, como en Mónaco.

placeholder La llegada de una nueva dirección asistida en el GP de Francia podría suponer un antes y un después para Alonso en 2021
La llegada de una nueva dirección asistida en el GP de Francia podría suponer un antes y un después para Alonso en 2021

En Francia, la dirección asistida

Porque Alonso se ha distinguido durante toda su carrera por un singular y muy agresivo estilo de pilotaje. Cada tipo de neumático exige una adaptación, y no se puede tratar un Pirelli actual como los Michelín en tiempos de Renault. Que la dirección asistida del Alpine impide la expresión última de su personal estilo parece obvio. De nuevo, Mark Temple, que trabajaba con el español en McLaren, y con Pirelli. “Fernando es un piloto al que le gusta atacar y ser agresivo en la entrada de la curva, es una de sus fortalezas”. Con esos violentos golpes de volante en la entrada de la curva se intenta armonizar subviraje y sobreviraje para frenar lo más tarde posible y salir con la mayor velocidad de la curva. Cada piloto, a su manera, buscan lo mismo. Quizás, gracias a ese estilo recuperó casi dos minutos por la noche de su primera victoria en las 24 Horas, cuando logró meter en temperatura los neumáticos de su Toyota en comparación al otro prototipo de Pechito Lopez. Pero la respuesta de la dirección asistida actual del Alpine podría estar impidiéndolo.

Temple añadía algún detalle más quizás explique algunas de las diferencias a favor de un Ocon que conoce mejor su actual monoplaza. “Pero como con todos los grandes pilotos, su fortaleza no lo es necesariamente en cada circuito. De modo que poder llevar tanta velocidad en las curvas y atacar en algunos circuitos -como en Singapur, donde Fernando es muy fuerte-, puede suponer una ventaja enorme en algunos, aunque no en otros. Es cuestión de decir: “no hagas eso”, tirando de instinto".

Alonso estará intentando sincronizar su instinto con la personalidad del A521, a la espera de esa nueva dirección asistida que llegará en el GP de Francia, la respuesta a alguna de sus oraciones. Aunque según el español, otros factores inciden en su adaptación y sobre los que no ha querido extenderse. “El coche tiene diferentes características en cómo se comporta. Pero con el cambio de reglamento para el próximo año no tiene sentido un cambio en la filosofía del monoplaza. Depende de mí pilotar de forma diferente este coche, y es lo que intentaré hacer más adelante esta temporada. Así que mejoraré, y estaré pronto ahí, espero”. Bakú fue el primer gran paso. El próximo GP de Francia podría ser el siguiente.

Fernando Alonso Fórmula 1 Gran Premio de Francia
El redactor recomienda