Cómo McLaren y Zak Brown siguen el camino del 'Enzo Ferrari' de Estados Unidos
  1. Deportes
  2. Fórmula 1
Roger Penske, espejo para McLaren

Cómo McLaren y Zak Brown siguen el camino del 'Enzo Ferrari' de Estados Unidos

Las recientes 500 Millas de Indianápolis han puesto en primer plano el inmenso imperio creado por Roger Penske, sin parangón en la Fórmula 1, y que Zak Brown y McLaren quieren seguir como ejemplo

placeholder Foto: Zak Brown está transformado McLaren desde el punto de vista deportivo y comercial.
Zak Brown está transformado McLaren desde el punto de vista deportivo y comercial.

¿Se imaginan a un joven Ron Dennis entrevistando a Enzo Ferrari a comienzos de los 80, cuando el mánager británico tomó las riendas de McLaren y comenzó a batir regularmente a los coches de Maranello? Difícil, ¿verdad?

Hacía falta un espíritu muy abierto liberado de prejuicios y complejos para que Ferrari y Dennis se entrevistaran en público en su día. Estas cosas son típicas ‘only in América’ y por ello pudimos ver a Zak Brown, máximo responsable de McLaren entrevistar a Roger Penske en la víspera de las 500 millas de Indianápolis. Una entrevista deliciosa publicada en el canal oficial del equipo, donde pudo comprobarse la química especial que hay entre ambos. Rivales claros para la carrera del día siguiente, pero con el respeto y la camaradería de los viejos tiempos del automovilismo, algo perdido en Europa hace ya muchos años. Ambos son los dos indiscutibles titanes del ‘Motorsport business’ en Estados Unidos. Aunque rivales en pista del IndyCar, son grandes amigos con una relación muy cercana a la de maestro y discípulo aventajado.

Un coloso deportivo y empresarial

Por poner en contexto la mencionada comparación con Ron Dennis y Enzo Ferrari, valga decir que Roger Penske es lo más parecido al ‘Commendatore’ al otro lado del Atlántico. Penske Racing es la única organización a nivel mundial que ha logrado vencer en la Fórmula 1, en Indycar y en la Nascar, con más de 580 victorias en carreras de primer nivel, más de 650 'pole positions' y 40 campeonatos a lo largo de sus 55 años de historia. Junto a sus 18 victorias en las 500 Millas de Indianápolis, hay que sumar dos victorias en las 500 millas de Daytona de Nascar, el evento número 1 del mundo en cuanto a público asistente en vivo. 24 horas de Daytona, 12 horas de Sebring o incluso la mítica de Bathurst 1000 de Australia de Superturismos, la lista es interminable. Salvo las 24 horas de LeMans, pocas carreras de renombre del planeta automovilístico se le han resistido a Penske.

Pero más allá de la actividad de las carreras, Penske Corporation es un gigante empresarial, con ramificaciones en todos los sectores de la automoción, los camiones y el transporte, con un volumen de negocios consolidado de más de 32 mil millones de dólares, operando en más de 3.200 sedes y empleando a más de 56.000 personas en todo el mundo. A sus 84 años, The Captain hace honor al dicho de Clint Eastwood de no dejar que entre ‘el hombre viejo’ dentro de él y, sin ir más lejos, se le pudo ver a pie de boxes liderando la estrategia de su equipo este pasado fin de semana en Indianápolis, con la ilusión y energía de un adolescente.

Modelos a seguir

Es lógico que Zak Brown le profesara en la entrevista su admiración como ejemplo a seguir en el mundo de los negocios. El plan de diversificación de McLaren bajo la dirección de Brown busca lograr presencia en diferentes categorías al estilo Penske, tanto en Fórmula 1, Indycar y en breve en Hypercars y Fórmula E. Frente a los escépticos que argumentaban que McLaren se dispersaría en vez de llegar a la cumbre en Fórmula 1, Brown está demostrando cada año que su plan tiene sentido desde el punto de vista deportivo y a nivel empresarial. La receta para combinar éxito en ambas parcelas la resumía el propio Roger Penske a Brown: “Mis financieros a menudo ven a las carreras como un gasto, pero lo que hacen las carreras por nuestro conglomerado empresarial no tiene precio. La gente quiere asociarse a ganadores y cada vez que ganamos en los circuitos es mayor la confianza de los clientes”.

La estrategia de McLaren a cargo de Brown llena de orgullo a Penske. No en vano, McLaren tuvo mucho que ver con los inicios de Penske como equipo de competición. Junto al respeto que el joven Penske tenía por Bruce McLaren, al que consideraba su modelo a seguir, los primeros pasos de su equipo de competición, tanto en Fórmula 1 como en Indycar, se realizaron con coches McLaren. Curiosamente, los coches preparados por Penske iban mejor que los oficiales, y fruto de ello comenzó la construcción del imperio que a día de hoy sigue sólido y en crecimiento.

Enfrentados en Le Mans

La última conquista del imperio Penske ha sido la adquisición del circuito de Indianápolis, así como el propio campeonato Indycar, que en solo su primer año al frente de la organización ha logrado unos hitos muy significativos. Sin ir más lejos, la edición celebrada este pasado fin de semana de las 500 millas de Indianápolis se ha convertido en el primer evento mundial que reúne 135.000 personas desde el inicio de la pandemia. Nada menos que 60.000 personas se quedaron sin poder asistir, debido a la implantación de medidas de seguridad. Solo hace cinco semanas se recomendaba la carrera sin público, pero Penske estableció una serie de medidas de seguridad que se convertirán en referencia en el mundo de los grandes eventos deportivos.

placeholder (EFE)
(EFE)

El campeonato Indycar también está experimentando un crecimiento notable con sus recetas: cuenta con veteranos de renombre, con jóvenes de reconocido talento, una temporada de no más de 15-16 carreras, mezclando circuitos ovales, urbanos y permanentes, intentando, progresivamente también, que los equipos, tal y como ocurría en el pasado, sean igualmente propietarios como accionistas del campeonato. Curiosamente, se cumplen ahora 25 años del infausto momento en el que el petulante Tony George, dueño vía herencia del circuito de Indianápolis, inició la guerra fratricida en el automovilismo norteamericano que casi lo destruye cuando creó su certamen paralelo. Todo terminó cuando Penske adquirió el año pasado el circuito y el campeonato a su arruinado rival. Y Penske salvó el Indycar y las 500 Millas en plena pandemia.

Penske, que acaba de ser contratado por Porsche para liderar su asalto a las 24 horas de Le Mans con los Hypercars, se enfrentará allí con Zak Brown y McLaren, así que solo queda la Fórmula 1 como el único escenario de la ‘triple corona’ donde no van a enfrentarse los dos titanes. No sería de extrañar ver juntos al Capitán y a su pequeño saltamontes en la máxima especialidad del automovilismo, bien como rivales o quién sabe incluso si como socios. Junto a su talento para los negocios, en el fondo de su corazón los dos son ‘carreristas’, de los que se pelean duro en las curvas y se funden en un abrazo y una cerveza al caer la bandera a cuadros.

McLaren Zak Brown IndyCar Fórmula 1 Ron Dennis
El redactor recomienda